Germán González Pérez

Si hay un lugar donde se va gestando el porvenir, donde el mañana se va tejiendo con los hilos del saber y la palabra, está sin duda entre las paredes de un colegio. Allí se decide el futuro de cada uno, allí se forjan cabezas y corazones. Es en el aula donde aprendimos a convivir, donde nos hicimos personas, donde se sentaros las bases de lo que hoy somos.


Por ello, quiero comenzar mi andadura en esta nueva etapa expresando mi mayor gratitud a todas las personas que han formado y formamos parte del sistema educativo, y especialmente a los docentes, porque es gracias a su esfuerzo y dedicación que hoy podamos estar en igualdad de condiciones en Andalucía  y podamos afirmar que hemos salvado las diferencias que otro tiempo impusieron en esta tierra.


Ahora es momento de renovar ese compromiso; es momento de que todos y todas nos pongamos a trabajar, juntos, para continuar mejorando la Educación en Andalucía, haciendo de nuestro sistema educativo un referente de calidad, equidad y compromiso social.
Y, para ello, desde el gobierno andaluz y desde esta Delegación de Educación de Granada nuestra acción de gobierno estará marcada por tres pilares fundamentales.


Un primer pilar que será el consenso, tan necesario en materia educativa y tan olvidado por algunos sectores de nuestra sociedad. La participación de todos los sectores educativos, es clave para para el éxito escolar, por lo que desde la Delegación se impulsará la complicidad con los profesionales de la educación, con los colectivos de madres y padres, con los agentes sociales y con todos los que tienen algo que aportar a la educación en la provincia de Granada.


Un segundo pilar que se basará en la búsqueda de la calidad de la educación y la excelencia formativa, caminando para mejorar día a día, desde nuestra responsabilidad, salvando incluso la limitación que a priori pueda suponer que los recursos no son infinitos.


Por último, consideramos fundamental el carácter inclusivo y equitativo del sistema educativo, de forma que se trabaje con el objetivo de alcanzar el éxito de todas y todos los alumnos, independientemente de sus circunstancias, creando una igualdad de oportunidades efectiva que facilite a nuestros escolares un futuro mejor.


Decía Nelson Mandela que “la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo”. Hagamos nuestra esta idea y trabajemos juntos para avanzar hacia un mejor porvenir.