Notas de prensa

Educación realizará once actuaciones de retirada de amianto en centros escolares durante las vacaciones de Navidad

 

La Consejería invertirá más de 100.000 euros en estas obras, que se ejecutan en periodos no lectivos para no afectar el desarrollo de la actividad docente

La Consejería de Educación ejecutará durante las próximas vacaciones de Navidad obras en once centros docentes de Sevilla para la retirada de elementos constructivos con amianto. Estas actuaciones, que están presupuestadas en 102,189,08 euros, se enmarcan en la planificación para la eliminación progresiva del amianto en las infraestructuras educativas aprobada por el Consejo de Gobierno el pasado 5 de julio.

Las actuaciones se centrarán en la E.I. Los Pinos y en el CEIP Al-Guadaira de Alcalá de Guadaíra , CEIP Pío XII de Carrión de los Céspedes, CEIP Cerro de San Juan e IES Caura de Coria del Río, IES El Arenal de Dos Hermanas, CEIP  San José de Calasanz de La Puebla de los Infantes, CEIP El Prado de Olivares, CEIP La Paz de San José de la Rinconada, CEIP Carlos V y CEIP Zurbarán de Sevilla. 

Los trabajos se inscriben así en el plan de retirada progresiva del amianto, que se desarrollará en distintas fases hasta el año 2022 con una dotación presupuestaria de 60 millones de euros. El plazo y los recursos asignados a cada intervención dependen de la conservación y vida útil del material evaluado, de su dimensión, de su mayor o menor accesibilidad y de si requiere o no material de reposición.

La Agencia Pública de Educación realiza desde el pasado mes de julio un trabajo de inspección e inventariado para contar con un registro de infraestructuras educativas con presencia de este material, que es el primer paso del proceso de actuación en la planificación de retirada de amianto de centros educativos.

Dadas las especiales condiciones de seguridad que requiere la manipulación de este material, las empresas encargadas de la retirada del mismo deben pertenecer al registro de empresas con riesgo por amianto. Cabe recordar que la mera presencia de fibrocemento no debe ser motivo de alarma para la comunidad educativa. Solo si el material se manipula, perforándolo o cortándolo, o en menor medida si se rompe, puede haber riesgo de desprendimiento de partículas de amianto, situación que hasta el momento no se ha detectado en ningún centro escolar.