Organización de la biblioteca escolar

 

La organización de una biblioteca escolar como centro de recursos para la enseñanza y el aprendizaje y su posterior uso didáctico necesita de profesorado informado y formado en este ámbito.

El conocimiento de los aspectos técnicos, organizativos y de tratamiento de la colección son importantes porque servirán de base para presentes y futuras actuaciones en la propia biblioteca escolar, facilitará la localización y uso de los documentos, favorecerá la realización de actividades de diferentes tamaños de grupos, motivará el uso de una colección actualizada y atractiva...

Organización y funcionamiento de la biblioteca escolar

 

Además de plantearse de dónde partimos y qué biblioteca escolar queremos poner en marcha, es necesario que el responsable de la biblioteca y su equipo de apoyo conozcan sus funciones para a partir de ahí realizar una distribución de tareas que permita intervenir en los numerosos frentes de la organización de la biblioteca escolar.

Organización y funcionamiento de la biblioteca escolar

1. Distribuir el espacio, el fondo y el mobiliario disponible. Sin prisas, asesorándose y aplicando el sentido común, prevaleciendo lo práctico sobre lo estético, e intentando crear un ambiente acogedor. Procurar que los espacios sean flexibles y permitan reducir o ampliar zonas en función de las necesidades, para lo cual huiremos de la saturación de sillas y mesas y de estanterías altas, optando por las más bajas y a ser posible con ruedas para que sirvan de separador de espacios.

Los espacios

 

Distribución de espacios de la biblioteca escolar

2. Una vez realizada la distribuido el espacio y el mobiliario hay señalizar el espacio y las diferentes áreas y secciones, primero de manera provisional y de forma definitiva posteriormente. Para ello se usaran tamaños y tipologías de letra acordes con el mensaje y los destinatarios, huyendo de palabras excesivamente técnicas y de la saturación de carteles.

Las señalizaciones

Tarjetas de señalización para bibliotecas escolares

Tarjetas de señalización para el rincón infantil

 

Tarjetas de señalización para la biblioteca escolar.

3. El primer tratamiento de la colección pasa por centralizar temporalmente en la biblioteca todos los documentos dispersos por la diferentes dependencias del centro a fin de aplicar los criterios de expurgo previamente establecidos. Esta etapa de expurgo hay que tomársela con calma y no catalogar nada de momento, tampoco tirar ni donar documentos hasta estar seguros de que cumplen con los requisitos de expurgo.

 

 

4. En este momento ya estamos en disposición de separar los documentos librarios y no librarios. Los primeros serán de referencia (grupo 0 de la CDU) e informativos que corresponderán al resto de los grupos de la CDU, y los libros de ficción que se agruparán por géneros literarios y edades.

Los documentos no librarios se agruparán también según sean de referencia, informativos y de ficción, y dentro de estos por soporte audiovisual.

 

 

5. Posteriormente pasaríamos al proceso técnico propiamente dicho, es decir, a la aplicación sobre la colección de un conjunto de técnicas que permiten identificar un documento, su posterior recuperación y su control cuando esté en circulación. De la correcta aplicación de estas técnicas dependerá en gran medida que posteriormente saquemos partido a la gran inversión de esfuerzo y tiempo que supone aplicarlas; de nada servirá la catalogación si determinados campos como la clasificación, la indización y la ubicación no están cumplimentados.

Este proceso técnico se iniciará desde los documentos nuevos a los más antiguos y de los que se usen de manera más inmediata a lo menos solicitados, dejando para el final aquellos documentos que se consideran como no prestables, como por ejemplo las obras de referencia.

Proceso técnico, cuestiones previas

 

 

6. Aplicación de las técnicas del proceso técnico:

Registro: Es el número de entrada asignado a un documento para distinguirlo de cualquier otro dentro de la colección de una biblioteca. El número de registro se indica en la portada precedido de la letra R cerca del sello.

Sellado: Es la identificación de los documentos como propiedad de la biblioteca. Se estampa en la portada, en algunas páginas intermedias impares y en la última página.

Catalogación: Es la técnica mediante la cual se presenta de forma sintética los detalles técnicos, gráficos, tipográficos y bibliográficos de un documento para ubicarlo dentro de la colección, identificarlo y acceder a él rápidamente. Su resultado es el registro bibliográfico (lo que en el catálogo manual correspondería a la ficha tradicional).

Catalogación de la colección

El contenido de los documentos:

  • Clasificación: Es la representación del tema principal del documento mediante un código, numérico o alfanumérico, que corresponde a su materia dentro de un sistema de clasificación bibliográfica (CDU).

Clasificación Decimal Universal adaptada para primaria

Clasificación Decimal Universal adaptada para secundaria

  • Indización: Es el proceso por el que se describe el contenido de un documento mediante palabras del lenguaje natural (descriptores). Este campo es fundamental para recuperar los documentos solicitados por el alumnado, pues ellos piden libros de amor, de miedo, de familia... El profesorado suele solicitar libros para el día de la paz, día de Andalucía, día de la Constitución... es decir, para las efemérides escolares, por lo que el campo de aplicación pedagógica adquiere un especial protagonismo.

Clasificación e indización

Signatura: Es el signo utilizado para indicar la localización del documento dentro de la biblioteca.

Tejuelado: Colocación de la etiqueta en el lomo con la información topográfica.

Código de barras: Es la etiqueta, colocada preferentemente en la contracubierta, que contiene la información necesaria para identificar a un ejemplar dentro de la colección. Los elementos de esta etiqueta son: código de barras, signatura y número del ejemplar.

Actualmente el proceso técnico requiere de la utilización del programa para la automatización Abies implantado y generalizado en las bibliotecas escolares andaluzas.

La colocación de los documentos en las estanterías se realiza de izquierda a derecha y de abajo-arriba en orden alfabético del autor, procurando dejar espacios en las baldas para intercalar futuros documentos. La colocación del material no librario se realizará por formato, debidamente señalizado.

Signaturación, tejuelado, colocación

Clasificación Decimal Universal de primaria

 

 

Clasificación Decimal Universal secundaria

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Señalización infantil

7. Terminadas estas acciones puramente técnicas, debe tener en cuenta que es necesario establecer una política de préstamos, que en muchos de sus aspectos deberá reflejar convenientemente en Abies. Estas decisiones se harán públicas y se incluirán en las normas de funcionamiento de la biblioteca.

Política de préstamos

 

 

 

 

 

8. De forma más genérica deberá establecer la política documental o política de gestión de contenidos (selección, adquisición, filtro y distribución de contenidos) entendida como los criterios de actualización de la colección y de contenidos, de su filtrado, de su distribución, de su circulación y de su explotación en función de las necesidades del centro y siempre vinculada al quehacer cotidiano del alumnado y del profesorado.

Todas estas decisiones, debatidas y consensuadas, deben incorporarse al capítulo dedicado a la biblioteca escolar del reglamento de organización y funcionamiento del centro.

  La colección de la biblioteca escolar

 

 

9. Por último, una vez superada la fase de organización habrá que planificar las actuaciones de la biblioteca encaminadas a fomentar su uso pedagógico, incorporando dicha planificación en el Plan de Centro.

 

Plan de trabajo y autoevaluación de la biblioteca escolar

 

A todas estas actuaciones, a los servicios que ofrece la biblioteca y a los programas didácticos que promueve, a sus actividades, a las recomendaciones de libros, a sus noticias... se arbitrará un plan de difusión (cartelería, tablón de anuncios, notas informativas, boletines...), cobrando especial relevancia la presencia de la biblioteca escolar en internet a través de página web y/o blog, y usando los medios que la web social 2.0 pone a nuestro alcance.

Los servicios de la biblioteca escolar

 

Plan de trabajo y autoevaluación de la biblioteca escolar

 

Documentos relacionados