Sección

El Reino de Granada

Agenda

Abril / 2019
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

Ciudades del Reino de Granada

Granada, Almería, Málaga y Jaén

Los pueblos y  ciudades del Reino de Granada brillaron con luz propia, y el legado artístico y cultural de este Reino aún es contemplada, admirado y disfrutado por miles de personas. Granada, Almería, Málaga, Jaén,  Alcalá la Real,  Algeciras, Ronda,  Alhama de Granada,  Baza,  Guadix, Loja,  Lucena,  Motril, Vélez Málaga, Priego de Córdoba... y un gran número de ciudades conservan aún su patrimonio, del que los autores a lo largo de la historia nos han hecho preciosas descripciones:

Granada:

Granada (Granada.jpeg)

Granada es el Damasco de al-Andalus, pasto de los ojos, elevación de las almas.   Tiene una alcazaba inexpugnable, de altos muros y edificios espléndidos. Se    distingue por la peculiaridad de su río, que se reparte por sus casas, baños, zocos,   molinos exteriores e interiores y jardines. Dios la ha adornado colocándola en lo   alto de su extensa vega, donde los lingotes de plata de los arroyos se ramifican entre   la esmeralda de los árboles. El céfiro de su Nayd y el bello panorama de su Hawr   encantan ojos y corazones, sutilizando las almas. Todo en ella es nuevo y peregrino.   No le faltan ilustres personajes, grandes sabios y eminentes poetas; pero aunque no   tuviese más que el privilegio que Dios le concedió de ser la ciudad en que  sobresalieron poetisas tales como Nazhun al-Qala`iyya, Zaynab bint Ziyad y Hafsa   bint al Hayy, tendrías bastante en cuanto a ingenio y cultura.

Al-Saqundi, siglo XIII.

Almería:

Almería (Almería.jpeg)
 

Cuenta con una manifiesta superioridad sobre el resto de ciudades que se le pueden   equiparar, con su río de plata, su mar de esmeralda, su costa de oro en polvo, sus   guijarros veteados, su apariencia taraceada, sus altas y sólidas murallas y su    inexpugnable, elevada y escarpada fortaleza.  […] Entre aquello que la hace    excelente se encuentra la templanza de su aire y la bondad de su carácter, las    buenas costumbres y la afabilidad de las mentes de sus habitantes.

Ibn Sa´id, siglo XIII.

Málaga:

málaga (málaga y alcazaba.jpeg)

Málaga reúne las dos perspectivas de mar y tierra, con viñas que se suceden sin    interrupción, sin que puedas ver entre ellas un claro de terreno falto de cultivo; con   quintas que se parecen a las estrellas del cielo, por su gran número y por el    esplendor de su brillo; y con el río, que cruza, visitándolo en las dos estaciones del   invierno y la primavera, lo hondo de su vega y la rodea para conocer sus contornos.

Al-Saqundi, siglo XIII.

Jaén:

Jaén (Jaén.jpeg)


Es el castillo de las tierras de al-Andalus, porque es la cuidad más abundante en   mieses, la más esforzada en héroes, la más inexpugnable. Cuantas veces intentaron   tomarla los ejércitos de los cristianos en los interregnos de la guerra civil, la vieron   más lejana que la estrella Cabrilla y más difícil de obtener que los huevos de anuq.   No faltan en ella sabios y poetas. Se la llama “Jaén de la seda” por el gran número   de gentes, tanto del campo como de la ciudad, que se dedican en ella a la cría del   gusano de seda.

Al-Saqundi, siglo XIII.

 

Alhama

Alhama de Granada (AlhamaDeGranada.jpg)

 

 

 

 

 

ROMANCE DE LA PÉRDIDA DE ALHAMA


Paseábase el rey moro
por la ciudad de Granada,
desde la puerta de Elvira
hasta la de Vivarrambla.
—¡Ay de mi Alhama!
Cartas le fueron venidas
que Alhama era ganada;
las cartas echó en el fuego
y al mensajero matara.
—¡Ay de mi Alhama!
Descabalga de una mula
y en un caballo cabalga,
por el Zacatín arriba
subido se había al Alhambra.
—¡Ay de mi Alhama!
Como en el Alhambra estuvo,
al mismo punto mandaba
que se toquen sus trompetas,
sus añafiles de plata.
—¡Ay de mi Alhama!
Y que las cajas de guerra
apriesa toquen al arma,
porque lo oigan sus moros,
los de la Vega y Granada.
—¡Ay de mi Albama!
Los moros, que el son oyeron
que al sangriento Marte llama,
uno a uno y dos a dos

juntado se ha gran batalla.
—¡Ay de mi Alhama!
Allí habló un moro viejo,
de esta manera hablara:
-¿Para qué nos llamas, rey,
para qué es esta llamada?
—¡Ay de mi Alhama!
—Habéis de saber, amigos,
una nueva desdichada,
que cristianos de braveza
ya nos han ganado Alhama.
—¡Ay de mi Alhama!
Allí habló un a1faquí
de barba crecida y cana:
—Bien se te emplea, buen rey,
buen rey, bien se te empleara.
—¡Ay de mi Alhama!
Mataste los Bencerrajes,
que eran la flor de Granada;
cogiste los tornadizos
de Córdoba la nombrada.
—¡Ay de mi Alhama!
Por eso mereces, rey,
una pena muy doblada:
que te pierdas tú y el reino
y aquí se pierda Granada.
—¡Ay de mi Alhama!

(Anónimo)

 

Baza

Baños de Baza (Baños de Baza.jpg)

Ibn al-Qaysi al-Basti vivió el ataque contra Baza y escribió:

 

"Por ello abandonamos los hogares
y nuestros párpados se embriagaron de desvelo.
No quedó allí, en este lugar, ningún ser humano
al que no vieras que el exilio le sobreviniera
por estos enemigos que nos dañaron, quemando
las cosechas de nuestra tierra que ardieron".

Loja

Loja (Loja.jpeg)

Loja ha sido llamada, con razón, la llave de Granada, dada su privilegiada posición en las mismas puertas, por decirlo así, de este desfiladero. Muy agreste y pintoresca, está edificada en la falda de una árida montaña. Las ruinas de un alcázar coronan un montículo rocoso que se alza en el centro de la ciudad. La baña el río Genil, que serpentea entre rocas y arboledas, prados y jardines, y que está cruzado por un puente morisco.
Washington Irving.

Lucena

Lucena (Lucena.jpeg)Entre el Sur y el Oeste (de Cabra) está Lucena, la ciudad de los judíos. El arrabal está habitado por musulmanes y por algunos judíos; en él se encuentra la mezquita, pero no está rodeado de murallas. La villa, por el contrario, está ceñida de buenas murallas, rodeada por todas partes por un foso profundo y por canales cuyos excedentes de agua vierten en este foso. Los judíos viven en el interior de la villa y no dejan penetrar en ella a los musulmanes. Son allí los judíos más ricos que en algún país sometido a la dominación musulmana y están muy sobre aviso de las empresas de sus rivales. De Lucena a Córdoba se cuentan 20 leguas.
El viajero y geógrafo Al-Idrisí,

Motril

Motril (motril.jpeg)La gran importancia del azúcar en la vida motrileña se remonta cuando menos al siglo X, momento en el cual sabemos de la presencia de dicho cultivo en la costas de Elvira gracias a la información proporcionada por el geógrafo e historiador cordobés al-Razî. La pervivencia y desarrollo de este cultivo a partir de estas fechas es sobradamente conocida. Así, en el siglo XIII el geógrafo Yakût hace referencia a los cultivos de caña de azúcar como uno de los elementos más característicos del paisaje agrario de la vega del Guadalfeo.

Priego de Córdoba

Priego de Córdoba

 

"Priego [Baguh] es una ciudad pequeña, muy favorable a causa de la existencia de gran cantidad de agua corriente. Estas aguas mueven muchos molinos en el mismo interior de la ciudad. Su territorio está cubierto de viñedos y de huertos de gran fertilidad"

AL-IDRISI

Ronda

Ronda Ronda ciudad soñada
¿Dónde aquel embeleso, aquella ansia de ciudad típica andaluza, de mejor pueblo, aquella seguridad para después, aquel tiempo detenido?. Esta es, aquí está Ronda, Serranía de Ronda.

Ronda alta y honda, rotunda, profunda, redonda y alta ...

Juan Ramón Jiménez