Sección

El flamenco

Estás en: Inicio > El flamenco

El Flamenco ha sido declarado Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Los primeros viajeros románticos ya dejaron constancia en sus escritos de la sorpresa y hechizo que en ellos produjo el exotismo de una Andalucía pasional y hospitalaria que tenía en el flamenco un  común denominador de la expresión popular más auténtica y diferente con respecto a otros pueblos.

En el transcurso de los tiempos, el flamenco ha pasado por variados estados hasta llegar al momento actual de gran difusión y reconocimiento tanto nacional como internacional.

Las modulaciones y melismas que definen al género flamenco pueden provenir de los cantos monocordes islámicos. Hay también quien atribuye la creación de esta música a los gitanos, un pueblo procedente de la India y desperdigado, por su condición de errante, por toda Europa. En España entraron a principios del siglo XV. Tampoco se pueden olvidar los diferentes legados musicales que dejaron en el Sur de España las melodías salmodiales y el sistema musical judío, los modos jónico y frigio inspirados en el canto bizantino, los antiguos sistemas musicales hindúes, los cantos musulmanes y las canciones populares mozárabes, de donde probablemente proceden las jarchas y las zambras.

Sin entrar en juicios de valor, lo que sí se puede asegurar es que el flamenco nace del propio pueblo, tiene una evidente raíz folclórica, que, al pasar por las gargantas de creadores puntuales, se ha convertido en un arte indiscutible.

El flamenco es como Andalucía misma: una tierra que encuentra su razón de ser en la diversidad, un lugar donde conviven multitud de puntos de vista y donde todos sus habitantes son conscientes de que eso les enriquece y diferencia de otros pueblos.

La navegación por esta sección permitirá al profesorado y al alumnado conocer y profundizar en el origen, la historia y la evolución de este patrimonio nuestro que la Unesco ha querido declarar patrimonio de la Humanidad.