Sección

Comunidad Educativa

Estás en: Inicio > Comunidad Educativa >  Centros >  AE innova

Crecer Cantando, Crecer Soñando

 
Imprimir

miércoles, 20 de agosto de 2014, 14:24 h.



Crecer cantando

 

 

Gustavo Porras Funes del IES Las Encinas de Valencina

Yolanda Rodríguez García del IES Nestor Almendros de Tomares

 

El proyecto

Crecer Cantando, Crecer Soñando es un proyecto coral que nació hace ahora siete años a partir de un pequeño grupo de alumnos y alumnas que sentían verdadera pasión por cantar. Empezamos a hacerlo en nuestro tiempo libre, sin contraprestaciones, por el placer de compartir, y poco a poco le fuimos dando forma al enorme proyecto que hoy nos une y nos hace ser un poco mejores. Actualmente lo conforman cuatro instituciones de diferentes localidades y regímenes educativos y más de 130 alumnos y alumnas entre cantantes y técnicos de producción y sonido.

El grupo vocal lo forma alumnado del IES Las Encinas de Valencina de la Concepción, del Conservatorio Elemental de Música de Osuna y de la Escuela Municipal Ian Murray de Aracena, mientras que el equipo de producción y sonido proviene del IES Néstor Almendros de Tomares. La red se coordina gracias a Internet y el trabajo cooperativo se encuentra en el corazón de nuestra práctica docente. En Crecer Cantando nadie es imprescindible pero todos somos importantes. En nuestro día a día, lo colectivo siempre está por encima de lo individual y la horizontalidad prima sobre la verticalidad.

Cada año, elegimos un hilo conductor que vertebra todo nuestro  trabajo, le da forma al proyecto y organiza el programa musical. Esa idea, cargada de valores, está presente durante todo el curso y le imprime coherencia a cada paso que damos. Una vez elegidas las obras que vamos a cantar, elaboramos los materiales (partituras y audios) y los vamos alojando en nuestro blog. Aunque cantemos lejos, todos los centros compartimos los mismos recursos y, por supuesto, el mismo sueño y las mismas metas, y eso nos hace sentirnos cerca.

Desde principio de curso nos planteamos objetivos a corto, medio y largo plazo. Cada centro organiza sus ensayos semanales de forma autónoma e independiente y en función de su contexto y sus posibilidades. A lo largo del curso, planteamos encuentros formativos durante varios fines de semana donde unimos todas las secciones del coro para convertirlas en una. Esos días de intenso trabajo suponen un acicate para el alumnado y una oportunidad para el encuentro y la convivencia. De forma paralela, el grupo instrumental, que se organiza cada año según las necesidades del programa, va montando el repertorio por separado y se une al grupo vocal en los últimos ensayos.

El equipo de producción comienza a trabajar desde septiembre gestionando todos los derechos de autoría, las fichas y autorizaciones del alumnado, organizando la logística de los encuentros y reservando los teatros para las actuaciones. Así mismo, durante los conciertos asumen labores de organización y regiduría. Por su parte, el alumnado de sonido planifica la sonorización de los conciertos y la grabación de las actuaciones para posibles ediciones posteriores.  Tras un año de trabajo unimos todas las piezas del puzzle en los conciertos finales que se acaban convirtiendo en una explosión de emociones, música y color.

 

Crecer cantando 8 (169.PNG)

 

Cultura emprendedora

En nuestro proyecto cobran un especial protagonismo los valores de cultura emprendedora. Uno de nuestros objetivos principales es afianzar el espíritu emprendedor entre los integrantes del proyecto con actitudes de creatividad, flexibilidad, iniciativa, trabajo en equipo,  proactividad, capacidad de afrontar riesgos, confianza en sí, resistencia al fracaso y sentido crítico.  A esto hay que sumarle la habilidad para planificar y gestionar proyectos con el fin de alcanzar una  meta.

El alumnado encuentra un sentido al trabajo, lo que supone una automotivación y la satisfacción de estar construyendo su propia realidad, buscando nuevos retos y oportunidades, y creando en equipo un producto final, que promoverán y distribuirán, aportando un valor añadido.

Nuestra intención es transmitirle al alumnado  que Emprender  es sobre todo una actitud, una cultura, una forma de ver la vida y de transformar las ideas, la creatividad y el talento  en productos, servicios y, por qué no,  en una opción de futuro.

Competencias básicas

Desde el punto de vista de las competencias básicas, podríamos pensar que el desarrollo de las destrezas asociadas a la competencia cultural y artística se encuentra en el centro de nuestro trabajo, pero Crecer Cantando es mucho más que música. Nuestro principal objetivo radica en el desarrollo emocional de nuestro alumnado, alrededor de un proyecto artístico compartido y dentro de un entorno de aprendizaje motivador y lleno de cariño.

Durante todo el proceso, el aprendizaje individual y el cooperativo se combinan continuamente. Por supuesto, cada cantante debe tratar de mejorar en todos los sentidos, tanto vocalmente como a nivel teórico, lo cual supone un reto importante y un verdadero proceso de autoconocimiento. Pero en un coro una voz solo cobra sentido al unirse a la de los demás y las metas individuales solo se alcanzan a través de las colectivas. Si mejoras como cantante, tu voz mejorará; si las tres voces realizan el mismo trabajo, tu sección sonará mejor; si las tres secciones vocales trabajan de la misma forma, el coro resultante será el mejor posible.

     crecer c 5 (165.PNG)

Sistema de mentoría

Cada año se incorporan al proyecto un número elevado de nuevos cantantes, lo cual supone una dificultad añadida si queremos mantener el mismo ritmo de trabajo. Para afrontar este problema hemos diseñado un sistema de mentores y que está funcionando con éxito. Primero estudiamos las dificultades de cada cantante novel (afinación, registro, timbre, etc.) y le asignamos el mentor adecuado y una posición fija en el coro. Las funciones de los mentores, cantantes experimentados, no solo son musicales sino que además son responsables de la integración y el bienestar de sus tutorandos.  Por tanto, como profesores y profesoras, no estamos solos: nos acompañan muchos pequeños asistentes que hacen un excelente  trabajo desde el primer ensayo. Los niños y niñas aprenden mejor si lo hacen con sus iguales y si sienten, además, que sus profesores y profesoras están aprendiendo a la vez.

Un coro es un grupo musical pero, sobre todo, es una tribu muy interesante donde todos están conectados por una responsabilidad y un propósito comunes, algo que puede llegar a ser extraordinariamente liberador. Encontrar una tribu y sentir la protección de una buena red afectiva tiene efectos positivos y transformadores que nos dan seguridad y afianzan nuestro sentido de identidad. Conectar con personas que comparten tus mismas pasiones nos recuerda que no estamos solos y este sentimiento de pertenencia y aceptación mejora considerablemente la autoestima, la autoconfianza y, en definitiva, el bienestar general de nuestro alumnado.

La herramienta de las TIC

Por otra parte, las TIC son claves en un proyecto como el nuestro. Gracias a Internet hemos podido tejer una red común y crear espacios en los que compartir materiales y recursos. Las redes sociales se han convertido en un canal de comunicación y difusión fundamental y gracias a ellas la participación de las familias es mucho más activa. Facebook o Twitter son herramientas muy poderosas para reforzar el sentido de comunidad y pertenencia al grupo.

 

Crecer c 2 (107.PNG)

 

La metodología

En cuanto a nuestra metodología, las líneas pedagógicas que se han desarrollado desde que comenzó el proyecto se basan en los equilibrios necesarios entre motivación y trabajo, entre diversión y aprendizaje, entre confianza y responsabilidad. La propuesta de Crecer Cantando consiste en ofrecer al alumnado la posibilidad de vivir una experiencia musical real, un goce estético pleno y una puesta en escena que no cabe en los libros de texto ni en las aulas escolares tradicionales. Nuestra metodología se basa en la premisa aprender haciendo y se apoya en los siguientes pilares:

  • Aprender a conocer, conociendo. Indica priorizar la práctica y la vivencia frente al conocimiento o la adquisición de contenidos. Conoce cantando, experimenta cantando: llegar al concepto a través del procedimiento.
  • Aprender a ser, siendo. El fomento de la confianza y la autoestima se ve reforzado a través del autoconocimiento que cada uno de los miembros del coro adquiere durante el proceso de enseñanza-aprendizaje. El alumnado aprende a ser conociendo sus limitaciones, sus carencias y también sus potencialidades y capacidad de superación.
  • Aprender a hacer, haciendo. El centro docente actuará como un lugar de prueba y ensayo para la vida futura, capacitando al alumnado para hacer frente a las diferentes situaciones que pueden presentarse a lo largo de su vida. De ahí que cobre especial importancia el trabajo en equipo, plantear soluciones y alternativas a problemas varios, enfrentarse a un público, etc.
  • Aprender a convivir, conviviendo. La Música es un arte social. La oportunidad para un amplio colectivo del alumnado de empezar a formarse en una disciplina nueva, con un instrumento similar y con una competencia previa semejante posibilita que el punto de partida sea igualitario y no discriminador, por tanto la equidad es un principio que impregna el proyecto desde sus orígenes. En el seno de la agrupación coral tiene lugar el desarrollo de la personalidad y la adopción de roles sociales, el fomento de valores y de nuevas actitudes más responsables en torno a la convivencia y al trabajo en grupo.

Puente entre el alumnado y el mundo laboral

Al alumnado de los ciclos superiores de la familia de Imagen y Sonido se les brinda, además, la oportunidad de implementar los conocimientos adquiridos en sus estudios. Es decir, ponen en la práctica real el conjunto de conocimientos y capacidades que le permitirán el ejercicio de la actividad profesional con un rigor y resultados a nivel profesional. Los alumnos y alumnas producen, sonorizan, graban y  postproducen un concierto en un Teatro de primer nivel junto a profesionales y equipamiento  que no pueden encontrar en el aula.  Además desarrollan competencias sociales y personales en un ámbito profesional fuera de la seguridad del aula. Tendemos así un puente entre el alumnado y el mundo laboral, entre la creatividad, el talento y la producción musical.

 

Crecer c 1 (88.PNG)

 

La evaluación

La evaluación de nuestro proyecto no resulta sencilla porque nuestras realidades son diversas y nuestros objetivos complejos. Estamos trabajando  intensamente en este apartado, tratando de sistematizar todo el proceso y hacer más eficaces los instrumentos que utilizamos. Además de las reuniones periódicas del equipo del profesorado, realizamos una evaluación continua del proyecto a lo largo del año, utilizando instrumentos diversos en función del momento y el objetivo de la evaluación.

Cuando comienza el curso, realizamos una prueba inicial de voces antes de los ensayos generales. En esa primera evaluación, individual y personalizada, realizamos un primer cuestionario sobre intereses personales y conocimientos previos y valoramos las cualidades musicales del alumnado mediante una prueba práctica. Además, comprobamos parámetros como la memoria musical y la afinación. El proceso de selección de nuevas voces es público y en él participa el alumnado veterano del proyecto.

Durante el curso realizamos una evaluación continua de todo el proceso, tanto a nivel individual como grupal. Los encuentros periódicos actúan en ese sentido como momentos de parada y reflexión. Antes de cada uno de ellos realizamos pruebas vocales en grupos pequeños sobre el repertorio a trabajar en cada ocasión. Durante el encuentro, el profesorado valora el grado de consecución de los objetivos planteados, la adecuación del repertorio, así como los posibles cambios a introducir de cara a los conciertos finales. Para nosotros, los principales indicadores para evaluar el grado de consecución de los objetivos planteados son el concierto en directo y los encuentros finales. En este sentido, no solo evaluamos los logros musicales sino todo lo que engloba nuestro proyecto, es decir, el grado de consecución de todas y cada una de las competencias básicas.

En cuanto a los instrumentos de evaluación, un proyecto de esta naturaleza, planteado como una actividad complementaria y extraescolar, nos permite rehuir  los procedimientos formales para centrarnos en una evaluación mucho más cualitativa que cuantitativa. A nivel individual, la observación continuada de la evolución del proceso de aprendizaje de cada alumno o alumna y de su maduración personal es nuestro principal instrumento de evaluación. Ahora bien, como proyecto colectivo, las asambleas, tanto con las familias como con el alumnado, son nuestra principal herramienta. Realizamos una al trimestre y en ellas evaluamos y tomamos decisiones de forma consensuada. Tanto las familias como el alumnado participan en todo el proceso creativo, desde la elección del repertorio hasta el diseño del cartel, y eso hace que sientan el proyecto como algo propio y muy personal. Por último, las TIC nos facilitan la recogida de datos al final de cada año a través de cuestionarios online. Resultan fáciles de completar y el análisis de la información es inmediato. En esos cuestionarios pedimos a nuestro alumnado y a sus familias que evalúen tanto el proyecto como al equipo del profesorado y nuestra práctica docente en todas sus dimensiones. Gracias a ellos hoy somos un poco mejores.

 

Crecer cantando 10 (177.PNG)

 

El micromecenazgo: de la cultura de la subvención a la del emprendimiento

En cuanto a la financiación del proyecto, durante los primeros años contamos con la ayuda de diversas instituciones, públicas y privadas. Dada la situación económica actual el mantenimiento de un proyecto como este requiere de grandes dosis de imaginación, ilusión y creatividad, lo cual se ha convertido, para nosotros, en una enorme oportunidad.

El curso pasado dimos un salto importante hacia la independencia económica y la autogestión, es decir, el paso, tan importante como necesario, de la cultura de la subvención a la del emprendimiento.

En primer lugar nos constituimos como asociación. De esta forma, todos los centros participantes están bajo el paraguas de una sola entidad jurídica. A partir de ahí decidimos sostenernos con nuestro trabajo, es decir, con la música y los espectáculos que producimos.  En esa línea optamos por la financiación a través del micromecenazgo o crowdfunding por ser esta la modalidad que pone en valor la principal fortaleza de Crecer Cantando, su gran base social, que no solo es numerosa sino que además es extremadamente fiel.

El crowdfunding es un sistema de financiación colectiva muy sencillo que  nos permite como creadores reunir el dinero suficiente para acometer y sustentar año tras año nuestro proyecto, gracias al apoyo económico de nuestros seguidores que, con una pequeña aportación, se convierten en cofinanciadores. A cambio de su participación en el proyecto, los cofinanciadores, reciben recompensas no monetarias que pueden ir desde agradecimientos personalizados en nuestra web a la precompra de nuestro concierto grabado en soporte CD o DVD, libros digitales, etc. Y lo más importante: los cofinanciadores se  quedan con la sensación de haber colaborado con su aportación a sostener algo realmente grande e importante.

Las nuevas generaciones son nativos digitales y saben que los modelos tradicionales de distribución han dado paso a modalidades de distribución más flexibles y adecuadas al mercado actual. Día a día cobra más importancia la distribución por Internet, sin intermediarios, de quien produce o crea al público de manera directa, lo que supone que los costes derivados de la distribución se reduzcan. Es por lo que el alumnado será el responsable de la promoción y distribución de sus propios productos a través de Internet. Es consciente de que la participación en la red potencia las relaciones sociales, profesionales, las experiencias y también las relaciones económicas, creando además una identidad digital. Fusionan valores de la cultura emprendedora como la persistencia, la eficiencia, la competitividad o el liderazgo con el desempeño en redes y la utilización eficaz de la información para la distribución del producto  y explotación del propio talento.

 

Crecer c 6 (166.PNG)

 

En su primer año de andadura como institución independiente, Crecer Cantando no solo fue solvente sino que creció exponencialmente, y lo que es más importante, conseguimos nuestro principal objetivo: garantizar la igualdad de oportunidades sin subvenciones públicas. Es cierto que las familias se convirtieron en nuestro principal apoyo pero cada una lo hizo según sus posibilidades y con total flexibilidad, logrando así que ningún alumno o alumna se quedara fuera del proyecto por problemas económicos. Además, este sistema nos permitió extender las redes de apoyo más allá de las familias directas y llegar a muchos más simpatizantes que apoyaron nuestro proyecto y se llevaron nuestra música a casa.

En el presente curso seguiremos mejorando esta vía, desarrollando nuevos productos y abriéndonos, además, a posibles mecenazgos. Ofreceremos la grabación en DVD de nuestro espectáculo “Viaje a Ítaca” y en breve aparecerán camisetas y chapas con la nueva imagen corporativa del proyecto. Además estamos potenciando la  asociación como herramienta didáctica y elemento cohesionador de nuestra comunidad, haciendo partícipes tanto a las familias como al alumnado de todas las decisiones que se toman entorno al proyecto. Y por supuesto seguiremos creciendo, cantando y soñando con la misma ilusión de aquel primer ensayo.

www.crecercantando.com

Compartir en: