Sección

Comunidad Educativa

Nuestra versión del Guernica

 
Imprimir

miércoles, 04 de mayo de 2016, 12:20 h.



Otra versión del Guernica

 

 

José María Muñoz Vidal
I.E.S. Blas Infante de Córdoba

 

Pablo Ruiz era un niño de Málaga que pintó un cuadro muy bonito pero perdió la caja de colores y sólo pudo terminar su dibujo en blancos, negros y grises. En la clase de 1º ESO “C” del I.E.S. Blas Infante de Córdoba hemos querido ayudarle a terminarlo, es decir a colorearlo.

Bueno, la realidad no es del todo así, Picasso tenía 56 años cuando aceptó el encargo de hacer un mural para el pabellón español de la Exposición Internacional de París en 1937. Durante abril y mayo de aquel año pintó un óleo de grandes dimensiones que con el tiempo se convirtió en uno de los iconos del siglo XX.

Picasso decía que la pintura no estaba hecha para decorar habitaciones. Guernica es un cuadro simbólico, sin referencias concretas al bombardeo del mismo nombre, pero la elección de  dejarlo sin color refuerza el dramatismo que el autor quería darle a este alegato contra la violencia.

Como profesor, creo firmemente en trabajar de forma que el alumnado desarrolle una actividad que requiera un esfuerzo compartido y con un producto final claramente definido y motivador, que actúe como motor del proceso educativo, que forme a la persona independientemente de la asignatura desde la que se trabaje. El siguiente paso será darle difusión al trabajo para hacer, si cabe, más protagonista al alumnado. Trabajar así, además de hacer el aprendizaje más significativo que en el modelo de enseñanza más tradicional, aumentará la autoestima del alumnado. Ésta es esencial siempre y, con ella, la confianza del alumno en sí mismo.

 

Guernica 6 (IMG_20160316_114040.jpg)

 

En el caso que nos ocupa, a principio del curso tenía mis dudas con respecto a si éste era un cuadro con el grado de dificultad idóneo para un curso de 1º de E.S.O., pero durante el primer trimestre me quedó claro que la clase estaba formada por un alumnado muy capaz de emprender cualquier proyecto a poco que estuviera bien planteado. Y como dice Primitivo, el profesor con el que coincidí hace unos años y al que debo la idea: “Picasso da mucho juego”.

En la asignatura de Educación Plástica y Audivisual hicimos diversas prácticas de dibujo artístico, una de ellas la de dibujo por cuadricula. Esta técnica permite copiar un dibujo cuadriculando tanto el original como el soporte en el que va a ser reproducido para luego ir dibujando fragmento a fragmento. Y así se puede hacer a escala natural, de reducción o de ampliación.

Trabajamos desde mitad de enero hasta final de febrero, 6 semanas a 2 horas por semana, un total de 12 sesiones para completar el cuadro. Además de pintar, también hemos estudiado el contexto en el que Picasso creó el cuadro, hemos entendido bien que el arte es un medio de expresión de ideas más allá de la creación de objetos decorativos.

La clase está formada por 30 estudiantes de modo que pensé en 15 parejas de trabajo elegidas voluntariamente por ellos mismos. Mi trabajo fue sólo el de transmitir la ilusión de empezar el viaje, hacer la partición del Guernica en 15 partes y guiar a las alumnas y alumnos a elegir los colores.

 

Guernica 3 (IMG_20160129_101829.jpg)

 

Descargué de la página web del Museo Reina Sofía la imagen del cuadro. Mediante el programa GIMP, programa de edición de imágenes libre y gratuito que viene por defecto en el software de Gualalinex, hice la división de la imagen en 5 columnas y 3 filas. Imprimí los 15 trozos en folios de formato A4 y repartí a cada pareja un folio y una cartulina. Así que, aunque el cuadro de Picasso es el doble de grande (aprox. 7'5x3'5 m y el nuestro 3'25x1'5 m) como ejercicio ha sido de ampliación pues su trozo de cuadro estaba en un folio de 21x29 cm y lo pasaban a una cartulina de 65x50 cm.

Aunque no había mucha diferencia de dificultad entre los diferentes fragmentos, sí es cierto que di los más complejos a las parejas con más facilidad para el dibujo. A partir de aquí apenas tuve que intervenir, excepto un poco en la elección de los colores. Para esto es necesario ver el cuadro al completo y, debido al tamaño total de nuestra versión, los alumnos sólo lo veían entero cuando yo les mostraba la fotografía de lo que llevaban hecho tras hacer el montaje de las quince cartulinas en el suelo del taller. Además, queríamos darle al cuadro mucho colorido, con el equilibrio necesario y tratando de mantener en cierta medida los claroscuros de la obra original.

 

Guernica 2 (IMG_20160122_100100.jpg)

 

Al principio usaban el lápiz y, cuando ya habían comprobado la correspondencia de las líneas que salían de una cartulina y seguían en otra, empezaron a pintar el cuadro con ceras blandas.

Preguntados los alumnos por la importancia del arte en su etapa de instituto, Clara responde que el arte es muy importante por que sin él no sabríamos que quieren expresar los artistas; en el caso del Guernica, don Pablo Picasso nos enseña lo mala que es la guerra, que no solo sufre una persona si no todo el mundo y cuando pinta de grises y negros es para demostrarnos que así es como lo ven las personas que estan en medio de la guerra sin haber tenido culpa. Rafa dice que le encanta, que es como una nueva forma de aprender.

Nuestra versión del Guernica está actualmente en la T4, una zona de exposición que conecta los dos edificios del instituto. Para mí, como profesor, ha sido una experiencia muy gratificante, las chicas y los chicos han disfrutado pintando y han quedado muy satisfechos con el resultado final y a la comunidad educativa del instituto le ha gustado mucho. Pese a ser un cuadro triste, el color y el saber que los autores son niños y niñas de 12 a 13 años dan una alegría al cuadro que se transmite a la persona que lo contempla.

 

Guernica nuevo (IMG_4209 2 .JPG)

 

Compartir en: