Sección

Editorial

Estás en: Inicio > Editorial

Noticias

La Escuela Pública tiene que evolucionar de forma constante ampliando planes de estudio, de aprendizaje, de integración, de investigación. En definitiva, desarrollando las estrategias necesarias que hagan factible la mejora: una formación más adecuada y la superación del fracaso escolar.

Nuestros centros en Andalucía están consiguiendo de forma progresiva implantar experiencias y prácticas que nos orientan hacia esa mejora educativa. Este crecimiento está siendo posible gracias al incremento de planes donde es fundamental la participación activa de la comunidad educativa y a la dedicación de muchos profesionales de la docencia que  sienten  la necesidad de ser más autónomos para innovar.

Con el proyecto denominado “Comunidad de Aprendizaje” estamos consiguiendo hacer efectivo que el aprendizaje no recaiga exclusivamente en el profesorado, sino que sea compartido con otros agentes esenciales en la vida de cualquier persona, como son la familia, las asociaciones o colectivos dispuestos a aportar conocimiento. Un  aprendizaje basado en el diálogo, el esfuerzo común, en disminuir las desigualdades, donde los grupos interactivos están consiguiendo que el alumnado se integre socialmente con más firmeza y con más igualdad.

Estamos en la línea de hacer realidad la utopía de contar con esa escuela que queremos tener para nuestros hijos e hijas, con aulas que se abren desde el conocimiento a la participación y que son vitales para la comunidad y para contribuir a una transformación social más equitativa.

Compartir en:


 
Hace más de dos años arrancó en Andalucía el programa de profundización de conocimientos: Profundiza. Tenía como objetivo dar una respuesta adaptada a las necesidades de aprendizaje del alumnado más motivado.

El punto de partida era la certeza de que se habían adoptado medidas adecuadas para el alumnado que presentaba mayores dificultades en su aprendizaje, pero no se habían promovido actuaciones suficientes para el  alumnado con mayor motivación y al alumnado con altas capacidades intelectuales.

Así, se plantea la posibilidad de abrir los centros educativos para que este alumnado pueda dedicar parte del tiempo de ocio a la investigación, al desarrollo de proyectos en el que es el alumnado el protagonista de su aprendizaje, indagando, observando, en definitiva, profundizando.

Desde el primer año de funcionamiento, Andalucía se convirtió en un referente claro del programa Profundiza a nivel estatal, por su nivel de desarrollo. Sin embargo, el curso actual ha supuesto un cambio notable en su desarrollo una vez que el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes decidió suprimir toda la dotación presupuestaria para este programa.

 

La postura de la Consejería de Educación ante esta decisión no podía ser otra que la búsqueda de alternativas. El programa funciona y tiene una acogida excelente. Todas las partes implicadas (profesorado, alumnado, familias…) lo valoran positivamente, de manera que optamos por continuar con nuestros propios recursos.

Por este motivo, debido a esta nueva gestión y financiación plenamente andaluza, el programa ha pasado a llamarse Andalucía Profundiza.

Ahora más que nunca, estamos particularmente orgullosos de este programa y de haber podido 'recuperarlo'. No podíamos permitirnos estrechar aún más el espacio de la investigación en la escuela, y, desde luego, no queríamos limitar las posibilidades de desarrollo del alumnado que puede y quiere profundizar en su aprendizaje.

Compartir en:

 

Se han cumplido ya más de dos décadas desde la celebración de la Conferencia Europea de Educación para la Salud en la ciudad irlandesa de Dublín. Aquel destacado foro reunió en 1990 a docentes, investigadores y expertos en pedagogía, junto a especialistas en salud pública de varios países del continente.

Todas las voces autorizadas en aquella Conferencia coincidieron en una conclusión: los centros escolares, junto a la familia, son espacios clave para el desarrollo individual y social de cualquier ciudadano de una sociedad moderna.

Nadie dudaba de su influencia en la configuración de la conducta, en la adquisición de hábitos y valores. De hecho, el Gobierno Andaluz ha tenido clara está premisa en su responsabilidad educativa; un principio con plena vigencia en el momento actual y que seguimos manteniendo.

Sin embargo, algo ha cambiado en la escuela pública andaluza durante estos años: gracias al trabajo y al esfuerzo compartido de todos los sectores de esta sociedad hemos conseguido que los centros educativos de Andalucía, como se apuntaba en ese principio formulado en 1990, se hayan transformado en lugares de encuentro, convivencia y formación para la vida real de los ciudadanos andaluces. Espacios para la construcción del carácter que ha de marcar el desarrollo individual y colectivo de nuestros jóvenes.

En este proceso debemos tener muy en cuenta la formación en pautas de vida saludables y adaptadas el medio que nos rodea. No podemos dejar de reconocer que ninguna otra realidad es posible sin contar con la salud.

Las metas, deseos o principios a los que aspiramos serán inviables si no se apoyan en un modo de vida armónico con la naturaleza. Esta idea está permanentemente presente en todas y cada una de las acciones que se emprenden en los centros andaluces; es un principio que trasciende los programas y actividades escolares de promoción de pautas de vida saludables y que está profundamente arraigado en el día a día de los docentes y profesionales que mantienen y construyen el presente de la escuela pública andaluza.

Compartir en:


Los objetivos de Andalucía en relación al bilingüismo no han variado desde que en 2005 se pusiera en marcha el Plan de Plurilingüismo: alcanzar el conocimiento de otras lenguas en el marco de un mundo global y entender el idioma como un instrumento fundamental para asegurar las posibilidades de éxito desde un punto de vista tanto personal como colectivo.


Nuestro proyecto bilingüe supone, además, un empuje en el proceso de enseñanza y aprendizaje de lenguas extranjeras que también contribuye a la mejora de la propia lengua. Es decir, el aprendizaje de diversas lenguas no se guarda en compartimentos mentales separados, sino que contribuye a adquirir una competencia comunicativa global.


Todos sabemos que el desarrollo del programa bilingüe y el cumplimiento de esos objetivos no ha estado, ni está, exento de dificultades: las inherentes a todo proceso que supone un profundo cambio en la metodología de enseñanza.


Aún así, incluso en el complejo contexto económico actual, continuamos avanzando debido a un reto en el que está implicada la comunidad educativa al completo: hacer que el alumnado andaluz acceda a una formación de calidad, como la bilingüe, que hasta poco tiempo era exclusiva de las élites socioeconómicas.


Hoy podemos afirmar que la red andaluza de centros bilingües se ha extendido de forma notable (pasamos de 27 centros en 2005 a 824 en 2013), que incorpora un patrón lingüístico que se atiene a lo establecido por Europa en materia educativa y también que constituye un modelo acertado de planificación lingüística y, particularmente, un elemento de transformación social.
 

Compartir en:


Han pasado ya 15 años desde que se decidió reunir en una sola todas las publicaciones que existían en el entorno educativo andaluz. En 1996, la Dirección General de Innovación Educativa y Formación del Profesorado asumió su edición y nació así la revista Andalucía Educativa.

Entonces, se utilizaba el formato tabloide y su objetivo principal era poner a disposición de la comunidad educativa una publicación que sirviera de elemento de comunicación entre los distintos estamentos, que recogiera las experiencias pedagógicas, proyectos o materiales curriculares que pudieran contribuir a la mejora de la práctica docente.

A partir de 2000 se optó por el formato de revista a color con abundante contenido gráfico. Se renovaron secciones y adquirió especial protagonismo la presencia de las más importantes firmas de profesionales expertos dentro del mundo educativo.

Ya en 2009, la revista se incorporó plenamente a la era digital.  Dejó de editarse en papel y nació Andalucía Educativa como revista digital, alojada en la página web de la Consejería (www.juntadeandalucia.es/educacion/andaluciaeducativa)

Han sido 15 años de evolución y de divulgación; 15 años de trabajo y esfuerzo al servicio del educador y del sistema educativo en general.

Hoy, Andalucía Educativa sigue teniendo los mismos objetivos. Han cambiado los formatos, pero la revista se ha consolidado como un  instrumento de comunicación entre los distintos estamentos de la comunidad educativa y de formación del profesorado, un vehículo fundamental para la difusión de información sobre actuaciones y novedades de la Consejería de Educación, y sobre todo, se ha convertido en el medio de publicación preferente para el profesorado andaluz. Por todo ello, merece nuestra enhorabuena.

 

Mar Moreno Ruiz

Consejera de Educación


 

 

Compartir en: