Sección

En Portada

Estás en: Inicio > En Portada

El Enfoque AICLE, seña de identidad de los centros bilingües y plurilingües en Andalucía

 
Imprimir


El enfoque metodológico adoptado por los 993 centros con enseñanza bilingüe en Andalucía es el llamado enfoque AICLE, acrónimo que corresponde al Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lenguas Extranjeras. Esta metodología aparece también bajo las siglas CLIL en inglés (Content and Language Integrated Learning) o las siglas francesas ÉMILE (Enseignement de Matières par l´Intégration d´une Langue Étrangère). David Marsh la define como “aquella que hace referencia a las situaciones en las que las materias o parte de las materias se enseñan a través de una lengua extranjera con un objetivo doble, el aprendizaje de contenidos y el aprendizaje simultáneo de una lengua extranjera. " En efecto, en los centros bilingües y plurilingües andaluces el alumnado cursa como mínimo 2 áreas o materias no lingüísticas (ANL) en inglés, francés o alemán, al menos en un 50%.


Podemos encontrar algunas bases teóricas del AICLE en el último tercio del S.XX cuando las corrientes pedagógicas insisten en la importancia del carácter comunicativo y sociocultural de la competencia lingüística así como en la necesidad de que el alumno sea el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje, la consideración de la lengua como un instrumento  y no como objeto de estudio inmanente así como en la aparición de nuevos registros lingüísticos diferenciados que debían ser tenidos en cuenta.

Aicle 2 (aicle-principal.png)
Esta metodología tiene como antecedentes los programas de inmersión que se desarrollaron en Canadá y en E.E.U.U en los años 60, los programas de Enseñanza del Lenguaje a través de los Contenidos implantados en el Reino Unido (Language Across the Curriculum) y constituyó una manera de aprender idiomas en algunas zonas con alguna peculiariedad lingüística como las zonas fronterizas o bilingües.


Además de todas las Iniciativas del Consejo de Europa para democratizar el aprendizaje de las lenguas y fomentar la diversidad lingüística (Año Europeo de las Lenguas, Día de las lenguas, Elaboración del MCER, Portfolio Europeo de las Lenguas, Guía para la elaboración de Políticas Lingüísticas, etc.), la apuesta por el AICLE constituye una manera de dar respuesta a los bajos resultados de los distintos sistemas educativos europeos en competencia lingüística ya que los sondeos realizados constataron que menos de la mitad de los europeos no se sentían capaces de mantener una conversación en una lengua ajena a la materna. De ahí que, en coherencia con las directrices europeas, la Consejería de Educación adoptara esta metodología en 1998 cuando los centros bilingües experimentales de alemán y francés empezaron su andadura.


La normativa vigente que regula la enseñanza bilingüe en la Comunidad Andaluza (Orden de 28 de Junio de 2011 BOJA 135 de 12 julio de 2011) define un centro bilingüe como aquel que promueve la adquisición y el desarrollo de las competencias lingüísticas del alumnado en relación con las 5 destrezas mediante el AICLE. De ahí que estos centros se doten de un modelo metodológico, curricular y organizativo que contenga los principios del Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lenguas Extranjeras.


Estos centros elaborarán un currículo integrado de las lenguas así como materiales para el aprendizaje integrado de contenidos y lenguas extranjeras que contemplará aspectos como estrategias que propicien el AICLE, diseño de tareas comunicativas, el uso del Portfolio Europeo de las Lenguas, la inclusión del principio de competencias lingüísticas para el desarrollo de las competencias básicas, la incorporación de actividades comunicativas en todas las lenguas impartidas en el centro, establecer vínculos entre las lenguas unificando metodología y planteamientos metodológicos basados en un enfoque comunicativo y el uso de vocabulario técnico-profesional en los ciclos formativos bilingües.  Para ello podrán elaborar sus propios materiales o utilizar los publicados en la web por la Consejería de Educación como son las 130 Secuencias AICLE http://www.juntadeandalucia.es/educacion/webportal/web/aicle o los elaborados con esa metodología por el profesorado de los diferentes centros bilingües.

Aicle 1 (Pantallazo AICLE.png)
El profesorado que sigue la metodología AICLE debe incorporar en su praxis pedagógica diaria una serie de ideas fundamentales como son la de tener en cuenta que son los contenidos los que vertebran el aprendizaje del idioma porque la lengua extranjera no es más que un instrumento que vehicula el currículo. El alumnado debe trabajar la L2 desde el contenido con lo cual será necesario seleccionar contenidos de área y lingüísticos integrando todas las destrezas lingüísticas.


El enfoque AICLE implica igualmente el fomento del trabajo colaborativo por tareas o proyectos dando lugar a un aprendizaje más autónomo evitando así el modelo pedagógico centrado en el profesor.
Asimismo, será necesario desarrollar estrategias de comprensión y seguimiento para lograr que la información académica sea vehiculada al mismo tiempo que se crea un proceso de inmersión lingüística en el aula gracias al uso de la L2. Para ello se deberá recurrir a la paráfrasis o repetición de la información, el uso de elementos visuales, la comprobación recurrente de la asimilación de contenidos, la anticipación de léxico y estructura ya sea por parte del profesor de ANL o el de lengua extranjera.


Además será necesario establecer un nuevo marco de evaluación basado en los principios comunicativos, con lo cual se impone una adaptación lingüística de las pruebas escritas que implica la graduación de la dificultad de los tests,  la integración de los objetivos lingüísticos del MCER recogidos en el PEL para evaluar las 5 destrezas o el uso de técnicas cooperativas como medio de evaluación.


La apuesta de la Consejería de Educación en Andalucía por este enfoque integrador  conlleva numerosas ventajas desde distintos puntos de vista. Desde la perspectiva lingüística, el vehicular los contenidos a través de una lengua extranjera proporciona al alumnado una mayor exposición a la L2 y por ende más oportunidad de utilizarla, al abordar una gran diversidad de campos semánticos aumenta el léxico y favorece la comprensión en L2 y en términos generales hay un incremento del desarrollo de la competencia lingüística. Desde la óptica cultural, este enfoque permite establecer comparaciones significativas y fomenta valores, actitudes de tolerancia y respeto al pluralismo. Por último desde el punto de vista cognitivo favorece el desarrollo de las capacidades generales de aprendizaje pues se produce un ejercicio intelectual innegable.


En definitiva es un enfoque integrador que conlleva las 4 “C” de las que hablaba Coyle en 1999 : Contenidos, Comunicación, Cognición y Cultura.

 

 

 

Compartir en: