Sección

En Portada

Estás en: Inicio > En Portada

Grupos Interactivos en la Comunidad de Aprendizaje Mosaico de Santiponce

 
Imprimir



CEIP Mosaico

 

 

 

Aurora Moreno Garrido
Directora del CEIP Mosaico de Santiponce (Sevilla).


Los grupos interactivos constituyen una forma de organizar el aula. El alumnado se agrupa de forma heterogénea en pequeños grupos (4 ó 5 alumnos y alumnas). Los grupos trabajan 3 ó 4 actividades distintas con una duración aproximada de 20 minutos. Estas actividades están moderadas en cada grupo por un adulto (Voluntariado de la comunidad: familias, vecinos, asociaciones, universitarios o maestros) que entran a formar parte del aula. Cuando se termina una actividad, los alumnos y alumnas rotan con el grupo mientras que el voluntario permanece siempre en el mismo sitio trabajando la misma actividad.


Los grupos interactivos están integrados y relacionados con el currículo ya que se pueden trabajar contenidos de cualquier asignatura incrementando los aprendizajes instrumentales, mejora la atención del alumnado y producen una mayor motivación y dedicación hacia el aprendizaje, están recogidos como prácticas habituales  en las programaciones de ciclo y aula puesto que acoge todos los principios del aprendizaje dialógico (diálogo igualitario, transformación, inteligencia cultural, dimensión instrumental, creación de sentido, solidaridad e igualdad de diferencias) que caracterizan a las Comunidades de Aprendizaje.


Trabajar en Grupos interactivos en cualquier nivel está avalado por los buenos resultados que se obtienen, tanto a nivel académico, como de mejora de la convivencia y entusiasmo por el aprendizaje. Hemos podido comprobar que el alumnado fija mejor los conocimientos y fomentan sus competencias al tener que poner en práctica sus habilidades lingüísticas (aprendizaje entre iguales) y los conocimientos necesarios para desarrollar las actividades, por lo que se produce una aceleración del aprendizaje palpable en la realización de otras pruebas más académicas.


Antonio Aguilera (P1250197.JPG)

 

 

 

Es importante implantar la práctica de grupos interactivos de forma gradual, con una continuidad en el tiempo, clave del éxito en la mejora de los rendimientos.

 

 

 

 

 

 

 

Las actividades son planificadas por el profesorado (tutores o especialistas) que preparan tres o cuatro actividades diferentes, coordinándose con el especialista de inglés, ya que dichas actividades nacen de la interdisciplinariedad. Normalmente las actividades engloban los contenidos de las áreas de lengua, matemáticas, Conocimiento del Medio e inglés que se estén trabajando en ese momento en la unidad didáctica. El desarrollo y finalización de las actividades no debe ser superior a los 20 minutos.


En los grupos interactivos el profesor o profesora que los lleva a la práctica no es responsable de ningún grupo, sino que coordina y observa la clase, resolviendo dudas o problemas que puedan surgir en los grupos o en el voluntariado. Con anterioridad a la práctica, el profesor o profesora se coordina con los voluntarios: hace la convocatoria estableciendo el día y el horario en que se realizará la práctica, les envía la tarea a dinamizar, se resuelven dudas, se aprenden algunas estrategias de dinamización de los grupos y con posterioridad se evalúa aportando el voluntariado sus valoraciones y observaciones al profesor, teniéndose en cuenta para la elaboración de las próximas actividades. Para poner en marcha los grupos interactivos es clave tener el respaldo de toda la Comunidad Educativa porque todos son protagonistas: El profesorado prepara la actividad, la coordina y observa; el alumnado está distribuido en grupos heterogéneos (distinto ritmos de aprendizaje, género, cultura…), todo el grupo resuelve la actividad mediante el diálogo igualitario. Los que acaban antes ayudan a sus compañeros y compañeras a resolver la tarea; El voluntariado dinamiza y promueve las interacciones entre los niños y niñas, asegurándose de que todos sean partícipes y resuelvan con éxito las actividades y se produzca la ayuda y la solidaridad necesaria.


El voluntariado, tanto de las familias como universitario u otras entidades colaboradoras con el centro, reciben unas orientaciones por parte del profesor o profesora que realiza la actividad sobre cuál es su papel dentro del aula y en los grupos, proporcionándoles consignas y estrategias que favorecen las interacciones entre iguales, para evitar que ningún miembro del grupo se quede atrás, ya que el éxito de cada uno de sus componentes es el éxito de todos.


Estas consignas abarcan distintos ámbitos:


Estrategias para entender la actividad.
Estrategias para que todo el mundo pueda participar en las actividades.
Estrategias para acabar la actividad.
Estrategias para corregir.
Estrategias para alentar a los menos participativos.
Estrategias para ralentizar un poco.
Estrategias para favorecer la argumentación y la reflexión:

Con todas estas estrategias se consigue, no sólo que el voluntario tenga más clara su actuación dentro del grupo o le facilite la tarea de dinamizarlo, también que los niños y niñas comprendan que el éxito de la actividad radica, en esencia, en la participación de todos y cada uno de ellos, favoreciendo sus relaciones personales y por tanto mejorando la comunicación y el diálogo en la resolución de conflictos que se puede extrapolar a otros ámbitos de su vida, tanto escolar como extraescolar.


Las actividades son muy variadas y responden a distintas necesidades educativas: contenidos y áreas curriculares, actividades interdisciplinares, resolución de Tareas integradas o micro tareas relacionadas con días especiales, pudiéndose utilizar todos los recursos disponibles: libro de texto, fichas, libros de lectura, pizarra interactiva, ordenadores, juegos…etc.


Con respecto a la evaluación, el voluntariado cuenta con un documento de evaluación individual entregado por el especialista o tutor donde se evalúan unos ítems concretos sobre cada actividad que irán completando conforme vayan terminando de actividad antes de pasar al siguiente grupo. Este documento de evaluación es muy concreto y aporta una gran información del grupo tanto a nivel académico como a nivel comportamental.

 

                                                                  CEIP Mosaico (Foto0089.jpg)

 

Para el alumnado con dificultades de aprendizaje, trabajar en grupos interactivos con la mediación o andamiaje de una persona “experta” (compañero, docente o voluntario), hace que situarse en la llamada ZDP (Zona de Desarrollo Próximo) sea más fácil, atreviéndonos a decir que aquí los verdaderos expertos para ayudar a superar las dificultades de aprendizaje son los propios iguales, que acaban de transitar por el camino de aprender ese concepto, procedimiento o actitud ante la cual el alumno está atascado. Pero para que esto pueda desarrollarse, todos, tanto el profesorado como los voluntarios, deben mantener unas altas expectativas de éxito hacia nuestros niños y niñas y entender que el éxito en el aprendizaje es tarea de todos. Cada alumno es responsable del aprendizaje del resto de sus compañeros, existiendo una responsabilidad individual y grupal al mismo tiempo. Al agruparse a los alumnos en grupos heterogéneos, se optimiza al máximo los aprendizajes de todos y se apuran todas las posibilidades organizativas físicas y horarias para ubicar en el aula ordinaria los recursos materiales y humanos que se consideran convenientes para que todos los niños y niñas desarrollen al máximo sus capacidades.


En áreas curriculares como inglés, tras la práctica de grupos interactivos se ha observado que se consigue trabajar el doble de actividades; los alumnos se escuchan y respetan no existiendo clima disruptivo, trabajándose valores de forma espontánea y natural; Aumenta la motivación; El alumnado con dificultades de aprendizaje participa en los diálogos, aspecto que difícilmente se consigue en el aula ordinaria y es el propio alumnado el que demanda más grupos interactivos.


Generalmente en una sesión normal de E. Física donde el alumnado está más disperso porque sólo tiene un punto de referencia (la maestra de educación física), se desarrollan una media de cuatro juegos. En la sesión de GGII están más concentrados y controlados,  por lo tanto se desarrollan una media de ocho juegos.


Lo grupos reducidos y guiados por una voluntaria repercute también en la mejora del tiempo empleado en la práctica. Se anima al alumnado en la participación de los juegos desde cuatro puntos de referencia (adultos que guiamos los juegos).  Además la explicación de los juegos es más rápida y efectiva, facilita el diálogo y las interacciones entre los niños y las niñas y disminuye de manera importante los conflictos que suelen darse en las clases de educación física, como por ejemplo las discusiones por la aplicación de la normativa de un juego.

Compartir en:

En Portada

 

Nº 954  2018

PREMIOS "FLAMENCO EN EL AULA". Cuarta Edición

 

portada flamenco (PRIMER DIA SEP 2018 (120)-001. retocado 2JPG.JPG)