Sección

En Portada

Estás en: Inicio > En Portada

3.- Mi formación como profesora de lenguas y el impacto de mi experiencia como auxiliar de conversación en Andalucía

 
Imprimir

jueves, 21 de mayo de 2015, 15:03 h.



Erika Roth

 

Erica Rebecca Roth
Auxiliar de conversación
IES Ángel de Saavedra 2008-2009,
IES Santa Rosa de Lima 2009-2010,
CEIP Juan de Mena 2009-2010

eroth@stab.org

 

Cuando me licencié de Occidental College en Los Ángeles, California, en estudios literarios y culturales del español, recibí un correo electrónico que me cambiaría la vida para siempre. Venía de la organización CIEE (Council on International Educational Exchange/ Consejería  del intercambio educativo internacional), una organización de estudios en el extranjero con base en Estados Unidos. En el correo electrónico me preguntaban si estuviera interesada en ser participante en Teach in Spain. Según el correo electrónico y mi propia investigación, Teach in Spain era un programa de un año con base en Andalucía, en el cual trabajaría como auxiliar de conversación y cultura en una escuela local dentro de una provincia andaluza. Aunque no tenía ninguna experiencia previa en la enseñanza de lenguas, y no me consideraba bilingüe, pensé que era el momento perfecto de mi vida para empezar una aventura así, por ello no dudé presentar la solicitud para ir a España. Tenía veintidós años, y poca experiencia en el mundo laboral, pero estaba muy ilusionada por la oportunidad que tenía por delante y la posibilidad de vivir en otro país. No me figuraba que esta experiencia me iba a poner en el camino de una carrera en la educación bilingüe.

Durante mi primer año en España, empezando en agosto de 2008, me asignaron el instituto de enseñanza secundaria Ángel de Saavedra, en la ciudad de Córdoba. Desde el primer momento estuve dirigida por la Señora Colette Laigle. Empecé a trabajar con los alumnos y el profesorado del instituto. Los primeros meses que pasé en España fueron difíciles, pero poco a poco empecé a entender y aprender sobre la enseñanza de lenguas, y el significado e importancia de ser bilingüe.  También empecé a entender y a contemplar la importancia de los idiomas y la comunicación, dos ideas en las que nunca había pensado antes de empezar mi trabajo en España. El bilingüismo y el biculturalísmo son dos términos que a día de hoy creo que deben que ir juntos. Estos dos términos estaban  acentuados continuamente en el instituto. Tanto los alumnos como los profesores estaban interesados en trabajar conmigo y aprender de mis experiencias como una joven de los Estados Unidos viviendo en un país foráneo. Creo que es este deseo de aprender el que anima y conduce los programas bilingües dentro de Andalucía.

Al final del año escolar de 2008-2009 me di cuenta de que no estaba lista para irme de España y volver a mi país. Mi aprendizaje acababa de empezar. Hice la solicitud y fui aceptada otro año en el programa Teach in Spain. Durante el curso de 2009-2010 repartí mi tiempo entre dos escuelas de Córdoba: IES Santa Rosa de Lima y CEIP Juan de Mena. Esto me permitió ganar  experiencia en dos campos educativos distintos: la educación primaria y secundaria. En el instituto Santa Rosa de Lima estaba incluida desde el principio en la comunidad de la enseñanza bilingüe, dirigida por Trinidad Jerez Montoya, que se ha convertido en mi mentor y amiga. Durante este segundo año como auxiliar de conversación y cultura en Andalucía, empecé a darme cuenta de las ganas que tenía de trabajar permanentemente en el campo de la enseñanza, y concretamente en el de lenguas. Mi estancia en Juan de Mena me ayudó a ver que estaba más interesada en trabajar con alumnos al nivel infantil y primaria, de tres a diez años.

Durante el final del curso 2010 había conocido a mi futuro esposo, un cordobés, y sabía que quería estar por los menos un año más en Córdoba. Esto me hizo solicitar trabajo en varios centros y academias en la ciudad. Acepté un trabajo con Albany School of English en Córdoba, y me pasé el siguiente año enseñando inglés a niños de cinco a trece años, y un curso de conversación a adultos por la noche. Sabiendo que quería trabajar permanentemente en la enseñanza, también empecé a mirar y hacer solicitudes a programas de master en magisterio en Estados Unidos. Esto me llevó al programa de master de educación bilingüe y bicultural con certificación del estado de Nueva York en Teachers College, Columbia University. Si no fuese por mi tiempo como auxiliar de conversación y cultura, nunca hubiera llegado a Teachers College.

 

Student teaching (Student teaching at PS 178.jpg)

 

Durante el verano de 2011 mi marido y yo nos mudamos a la ciudad de Nueva York para empezar el programa en Columbia University. Aunque hay muchos temas en común que rodean las conversaciones sobre el bilingüismo y el biculturalismo al nivel internacional, mi tiempo en Teachers College también me llevó a observar a la gran comunidad bilingüe que existe en Estados Unidos, lo cuál tiene una seria de habilidades lingüísticas que la sociedad general ignora por gran parte. Como parte de mi programa de estudios en Teachers College, tuve la oportunidad de trabajar durante un año en PS 178, una escuela primaria de inmersión en dos idiomas, localizada en el norte de la isla de Manhattan. La mayoría de los estudiantes de PS 178 llegaron al colegio siendo bilingües, hablando español con sus familias en casa mientras vivían en los Estados Unidos y hablando inglés fuera de ella. Los alumnos y sus familias estaban enfocados en alfabetizarse en inglés y español. En PS 178 trabajé guiada por dos maestras bilingües de la Republica Dominicana, Yasmin y Noelina. Ellas me ayudaron a ver la diferencia entre trabajar en un programa de inmersión bilingüe y un programa de enseñanza del idioma como segunda lengua. Aunque el enfoque era diferente, La importancia que se daba a los idiomas en esta comunidad neoyorquina, reflejaba la motivación de los estudiantes y profesores de lenguas que había conocido durante mi tiempo en España.

Después de recibir mi master de Teachers College, tuve que decidir entre quedarme en Nueva York para trabajar con la comunidad inmigrante en un programa de inmersión o de transición, o mudarme a un sitio fuera del centro urbano para enseñar el español como segundo idioma. Al final, mi marido y yo nos mudamos a Charlottesville, Virginia. Charlottesville es un pueblo universitario en el sur del país, donde actualmente enseño español a niños de tres a diez años en el colegio St. Anne’s-Belfield ( www.stab.org ). Aplico al diario muchas de las técnicas y estrategias de la enseñanza que aprendí durante mi tiempo como auxiliar de conversación y cultura en Córdoba. Mi tiempo en Córdoba ayudó a formarme como persona e influyó en como veo los idiomas y el bilingüismo. También me permitió ver que mi futuro estaría enfocado en la enseñanza de lenguas.

 

Teaching at St. Anne¿s (Teaching at St. Anne

 

A lo largo de mi tiempo viviendo en España y trabajando en programas de idiomas en Estados Unidos, he llegado a darme cuenta de que el ser bilingüe y bicultural no es un estado definitivo, sino más bien un ciclo en el que uno debe estar trabajando continuamente para alcanzar el siguiente nivel. Una persona bilingüe acepta el hecho de que el aprendizaje nunca se termina, y trabaja para enseñar a los demás sobre las culturas asociadas con las lenguas que hablan. En nuestro mundo globalizado, el poder de comunicarse con otras personas a nivel nacional e internacional, tiene que ver con el poder de comunicarse cruzando culturas y con personas que hacen las cosas de otra manera. La comunicación transcultural no solo tiene que ver con hablar otro idioma, se trata también de un conocimiento más profundo que permite a una persona entender los valores y estilo de vida de personas que son diferentes a ellos. Como educadora de idiomas veo como mi meta principal preparar a mis estudiantes para vivir y trabajar en una comunidad multinacional en la cual sean capaces de comunicarse e interactuar con personas de alrededor del mundo de la misma manera en la que se comunican con personas cercanas a ellos, sin que el idioma en el que lo hagan sea un obstáculo. Es más, que sirva para incentivar sus inquietudes. Por todo ello, muchas veces recuerdo mi experiencia en España, estoy segura de que si no hubiese sido por mi tiempo en Andalucía, hoy no sería la persona y la maestra que soy.

Compartir en:

En Portada

 

Nº 955  2018

PREMIOS BUENAS PRÁCTICAS EN BIBLIOTECAS ESCOLARES Y FOMENTO DE LA LECTURA

 

Premios