Sección

En Portada

Estás en: Inicio > En Portada

Un centro bilingüe en Andalucía

 
Imprimir


Según la Orden de 28 de junio de 2011, por la que se regula la enseñanza bilingüe en Andalucía, un centro bilingüe es aquel en el que se enseñan materias en dos lenguas: en la materna y en otra lengua extranjera.


En los centros bilingües se promoverá la adquisición de las cinco destrezas básicas de escuchar hablar, conversar, leer y escribir mediante el Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lenguas Extranjeras (AICLE).


Previa a la autorización se necesita el compromiso explícito de toda la comunidad escolar que lo compone de constituirse en centro bilingüe, es decir, profesorado, familias y alumnado deben desear que su centro sea bilingüe, en las condiciones establecidas en la normativa. Pero esto no basta para ser autorizado como centro bilingüe.


Además debe reunir los requisitos siguientes:


1º Estar autorizado a enseñar las enseñanzas de la etapa para las que solicita la autorización.
2º Tener profesorado para impartir las áreas, materias o módulos no lingüísticos (ANL) que acrediten al menos el nivel B2 del Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas.
3º Modificar su proyecto educativo adaptándolo a lo que la Orden indica.


Para que la enseñanza  de una materia se considere bilingüe es necesario que se imparta, al menos, el 50% del área, la materia, o módulo de formación profesional en lengua extranjera.

 

Niños en clase (Niños en clase.JPG)En Educación Primaria el área que debe obligatoriamente impartirse es Conocimiento  del  Medio  Natural, Social y Cultural, y , en caso de contar con recursos para ello, Educación Física y/o Música.


En Educación Secundaria deben impartirse al menos dos materias en lengua extranjera. El horario de estas dos materias sumado al horario de la propia lengua extranjera debe constituir, al menos, el 30% del horario lectivo del alumnado. Es decir, unas  9 horas semanales. En Formación Profesional se impartirá al menos el 30% de las horas totales establecidas para el ciclo formativo, sin contabilizar los módulos de idioma en el caso de que los haya.

La autorización de centro bilingüe se hace por etapa educativa, es decir, si un centro imparte Educación Infantil y Primaria, se autoriza para esas etapas y para todo el alumnado que la cursa con la siguiente salvedad: En el segundo ciclo de educación infantil se autorizan todos los cursos de la etapa simultáneamente: 1º,2º,3º. En Educación Primaria se autorizan todos los grupos del primer curso, y progresivamente se van incorporando los cursos que siguen: el primer año 1º, el segundo año 1º y 2º, el tercer año 1º, 2º, y 3º . Y así sucesivamente hasta alcanzar todos los cursos de la etapa. En Educación Secundaria se autoriza el primer curso de ESO y año tras año los demás hasta llegar a 4º de ESO. En cuanto al Bachillerato,un centro solo puede solicitar su autorización si antes ha completado los cuatros cursos de Educación secundaria Obligatoria.

En lo que se refiere a la modificación del proyecto educativo tenemos que tener en cuenta que un centro autorizado se compromete a modificar sus enseñanzas y organización del modo siguiente:


Metodología:
El enfoque metodológico adoptado por los 993 centros con enseñanza bilingüe en Andalucía es el llamado enfoque AICLE, acrónimo que corresponde al Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lenguas Extranjeras.


El profesorado que sigue la metodología AICLE debe incorporar en su praxis pedagógica diaria una serie de ideas fundamentales como son la de tener en cuenta que son los contenidos los que vertebran el aprendizaje del idioma porque la lengua extranjera no es más que un instrumento vehicular  del currículo.


Evaluación:
En las áreas, materias o módulos lingüísticos se atenderá a los objetivos a conseguir en las cinco destrezas básicas. En las áreas , materias  o módulos no lingüísticos primará su currículo y las competencias lingüísticas contarán para mejorar los resultados.

alumno ordenador (alumno ordenador 1.JPG)
Coordinación:
Si se trata de un centro público, debe haber una persona que asuma la coordinación del programa bilingüe en el  centro. Esa persona deberá asumir las funciones que la Orden de 28 de junio de 2011 establece y para su desempeño contará con las horas de reducción que la normativa establece de acuerdo con  los artículos 5 y 7 de la Orden de 3 de septiembre de 2010. Entre sus cometidos estarán la convocatoria de reuniones periódicas, preparar el horario de las personas auxiliares, coordinar las actividades del profesorado de ANL, etc.


Profesorado:
1º) El equipo docente bilingüe, a su vez,  debe participar en la elaboración del Currículo Integrado de las Lenguas con todo el profesorado de lenguas de los grupos bilingües, con el objetivo básico de armonizar la enseñanza de las lenguas en el centro, partiendo de la coordinación del profesorado de las mismas. Este documento que será un documento abierto, establecerá el modo en el que se va a trabajar la competencia lingüística en el centro incluyendo en todas las lenguas las cinco destrezas básicas en su doble faceta de comprensión y expresión, de modo que cada aspecto se trate con diferente profundidad, la mayor en la lengua materna.


El profesorado de las áreas, materias o módulos no lingüísticos incluirá en el currículo los contenidos que va a impartir durante el curso, con su vocabulario básico y el modo en que va a evaluar la consecución de objetivos en las diferentes destrezas.


2º) El profesorado de lenguas fomentará el uso propio y con el alumnado del Portfolio Europeo de las lenguas (PEL), documento que se puede bajar de la red y que sirve para que el alumnado vaya autoevaluando su progreso en todas las lenguas que conoce, se enseñen en el centro o no. Asimismo, este documento será una guía para el profesorado en la evaluación de las cinco destrezas del alumnado de acuerdo con el MCER.


3º) El equipo docente celebrará reuniones periódicas que deberán ser tenidas en cuenta en el horario de permanencia en el centro, para tratar de todos los problemas , iniciativas, actividades previstas, programación de áreas, materias o módulos, etc. Consecuentemente, el equipo docente bilingüe trabará en equipo, de modo que la acción conjunta de sus componentes se refleje en una mayor efectividad en el aprendizaje de las lenguas extranjeras del alumnado del centro.


4º) Además se animará al profesorado implicado a preparar sus propios materiales.

El profesorado participante de lenguas y de áreas, materia o módulos no lingüísticos recibirán su correspondiente certificación de participación.

Auxiliares de conversación:
 

Auxiliares en centro bilingüe (Auxiliares en centro bilingüe.JPG)El centro contará, salvo situaciones excepcionales, con un auxiliar de conversación. Esta persona nativa de un país de la lengua extranjera del centro bilingüe será de gran ayuda al profesorado, tanto de lenguas extranjeras , como de áreas, materias o módulos no lingüísticos. Estas personas no son los responsables directos del alumnado ni de la clase y el trabajo que realicen, siempre en presencia del profesorado, debe ser sistemáticamente programado con antelación.

 

Este trabajo estará directamente relacionado con el contenido a desarrollar, tanto si se trata de la lengua extranjera como del área, materia o módulo no lingüístico. La programación es responsabilidad del profesorado y no debe haber lugar para la improvisación. Al tratarse de una persona nativa, las actividades que realice con el alumnado deben ser preferentemente orales. A fin de optimizar el empleo de este recurso, la persona auxiliar puede ser compartida por dos grupos distintos en una misma sesión, de modo que pueda realizar la misma u otra actividad con dos grupos de alumnado diferentes.

Centros plurilingües:
La normativa también permite que existan centros plurilingües, entendiéndose por tales aquellos centros bilingües en lo que se impartan  áreas , materias o módulos no lingüísticos en L3.
Esto no es posible en educación infantil.

Este es el modelo que la normativa permite y progresivamente los centros deberán adaptarse a él.

 

Compartir en:

En Portada

 

Nº 955  2018

PREMIOS BUENAS PRÁCTICAS EN BIBLIOTECAS ESCOLARES Y FOMENTO DE LA LECTURA

 

Premios