Sección

Entrevista

Estás en: Inicio > Entrevista

Carmela Trujillo. Escritora

 
Imprimir

miércoles, 29 de agosto de 2018, 10:05 h.



Carmela Trujillo

 

 

Carmela Trujillo , licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación,  se ha convertido en poco tiempo y sin proponérselo en uno de los referentes de la literatura infantil y juvenil de nuestro país. Autora prolífica, merecedora de numerosos premios, también como autora de literatura para adultos, ha adaptado recientemente doce cuentos tradicionales para un libro de texto que la editorial Algar acaba de sacar de la imprenta; próximamente aparecerán dos álbumes ilustrados: ¿Cuántas reinas caben en una casa? y Hermana gata. Además, en febrero del próximo año aparecerán  dos libros para primeros lectores: El héroe de la piscina  y Yo quería ser saltimbanqui. 

 

 

¿Cómo y por qué decidió escribir para los más pequeños?

Nunca pensé que escribiría para jóvenes lectores, pero de repente sucedió algo: nos cambiamos de vivienda y, la primera noche, una violenta tormenta azotó la terraza, las tejas, las persianas... Al estar en el último piso, se oía cómo la lluvia corría por todas partes. Se oía el viento. Casi no pegamos ojo. Y a la mañana siguiente, bien temprano, llamaron al timbre unas vecinas sexagenarias que querían entrar a toda costa (¡qué cotillas!) y que nos culpaban de los destrozos que les había provocado esa tormenta (¡pero, bueno…!). Todo eso me pareció tan surrealista que quise escribir una historia de fantasmas y vecinas chismosas, de lluvias que llegaban en plan susto, de hermanas que cambiaban de lugar de residencia, de vivienda, de colegio, de amigos. Esa historia la titulé “Esto no puede seguir así” y ganó el Premio de Literatura Infantil Vila d’Ibi de 2006.

Sus cuentos se caracterizan por una aparente sencillez. Sin embargo, detrás de esa apariencia se adivinan muchas horas de trabajo. ¿Cómo es ese proceso?

Sí, esa “aparente” sencillez puede resultar muy difícil de conseguir. Hay que encontrar esas frases, esos diálogos, ese estilo que atraiga al joven lector… Y todo eso surge después de mucho pulir y de encontrar ese estado en el que sepa qué es lo que quiero y guiarme por una genuina intuición.

Para escribir para los niños imagino que habrá que intentar ponerse en su piel...

Claro, claro. Supongo que a los actores les ocurre lo mismo, eso de meterse en la piel del personaje que tienen que interpretar. Yo, cuando escribo para los niños, tengo que mirar la vida con sus mismos ojos (al menos, intentarlo). Me gusta hablar de la cotidianidad, de cosas que les pueden resultar conocidas. Y me gusta hacerlo con humor, provocar sonrisas tanto a ellos como a sus padres. Sí, eso también me gusta.


¿Cuáles fueron sus lecturas de la infancia?

Me recuerdo leyendo cualquier cosa que caía en mis manos, como las revistas religiosas que recibía en casa mi abuela materna o los libritos de Bruguera que ella me regalaba (recuerdo, especialmente, “Bajo las lilas”, de Louise May Alcott, que me envió por correo como regalo de cumpleaños). También guardo en mi memoria una enciclopedia escolar que contenía todo tipo de materias e incluso poesía clásica (¡aún resuenan en mí los versos del Romance de Abenámar!). Y más tarde, ya con diez años, están mis visitas a la biblioteca del barrio para leer toda la colección de “Tintín”, por ejemplo. O la de “Los cinco”. Que me regalaran un libro era (y sigue siendo) el mejor de los regalos.

¿Hubo alguien que colaborara a desarrollar su gusto por la lectura?

Quizá mi abuela materna, Tina. Me llamaba la atención que ella leyera. Y que supiera escribir (claro, en mi pueblo extremeño, y en aquella época, eran muchas las personas mayores que no sabían leer ni escribir). Yo también quería hacerlo.

 

Feria del Libro 2 (20180512_141545.jpg)

 

Y ¿ alguien determinante en su vocación escritora?

Tal vez Juan José Millás (¡!). Me parecía un escritor extraordinario y, un día que vino a Sabadell a dar una conferencia, me acerqué para que me dedicara una de sus novelas. En aquel entonces, yo comenzaba a escribir mis primeros relatos cortos. Él, en su dedicatoria, me deseó lo mejor en el futuro y yo quise entender que se refería a mi vida literaria y que eso, su dedicatoria, era una señal, jaja. Poco después envié un relato a un certamen en Sitges y quedé finalista justo el día de la Virgen del Carmen, mi santo (lo de las señales y tal).
Carmen Martín Gaite también fue (sigue siendo) un referente para mí. Su recopilación “Cuadernos de todo” es casi mi libro de cabecera.

¿Qué cualidades debe tener un escritor que quiere dirigirse a un público juvenil?


Es una pregunta muy complicada, porque el mundo juvenil, y la sociedad en su conjunto, está cambiando vertiginosamente. Todo va muy rápido. Existe una falta de tiempo generalizada y una saturación de información. Quizá, entre esas cualidades por las que me pregunta, esté el saber escuchar, la empatía, conocer los temas que les llama la atención… Resulta difícil, como autores, conseguir un hueco en su mundo, tan sobrecargado de estímulos mediáticos. Sin embargo, no creo que se trate de conquistar “al que no lee”, sino de mimar a los buenos lectores, a esos jóvenes con la cabeza bien amueblada a los que hay que ofrecerles un buen tema, una historia que les haga disfrutar. Como siempre ha sucedido, por cierto.

¿Cuáles son sus gustos literarios?

Muy variados. Me gustan los relatos cortos de Lorrie Moore, Lucía Berlin, Alice Munro o de la recién descubierta (por mí) Edith Pearlman. Disfruto con la obra de Terry Pratchett o de Coetze, por ejemplo. Chimamanda Ngozi Adichie. Últimamente, Mary Karr con “El club de los mentirosos” o Margaret Atwood con “El cuento de la criada”. Y, cómo no, autores infantiles y juveniles, tanto españoles (aquí tenemos muy buenos autores y eso es un gran aliciente) como extranjeros (imposible no mencionar a Roald Dahl).

 

Feria del Libro (20180512_141536.jpg)

 

Usted ha participado en muchas jornadas lectoras con niños,  y en la feria del libro se la ve interactuando con ellos. ¿Qué aprende de los más pequeños?

Aprendo a mirar.  A estar en el presente. A disfrutar. Ya lo hacía con mis tres hijos, cuando eran pequeños. Y ahora, bien en las ferias del libro, bien cuando soy una autora recorriendo aulas, recojo con alegría esos momentos de auténtica conexión.

Creo que sus comienzos literarios fueron en el campo del relato corto y la novela. Ganó su primer premio con "Clic-foto" y posteriormente comenzó su andadura en la literatura infantil y juvenil... ganando el premio de Literatuta Infantil Ciudad Vila d´Ibi por Esto no puede seguir así....¿Qué valoración hace de su carrera literaria hasta el momento?

Muy positiva. Como comenté antes, me sorprende la vertiente infantil, cuando yo creía que me iba a mover por los senderos del relato corto y de la novela, pero bueno, son cosas que pasan. Son cosas de la vida y sus regalos. 

Sus publicaciones suelen contar con grandes ilustraciones en las que se aprecia una extraordinaria simbiosis entre texto e imagen. ¿Cómo es este trabajo colaborativo?

Son las editoriales las que suelen buscan el ilustrador que, por el estilo, se adecúa mejor a la historia que les he enviado y durante el proceso no tengo relación con ellos, con los ilustradores, de manera que solo veo cómo ha quedado el libro cuando la editorial me envía la maquetación. Sin embargo, en alguna ocasión sí he realizado algún proyecto conjunto con ilustradores. Esto quiere decir que puedo ver cómo el trabajo va desarrollándose hasta alcanzar su esplendor. Es algo muy gratificante y me ha sucedido con Andrés Guerrero (“En las nubes”, “Cuando las vacas toman el té de las cinco”, “Lo recuerdo perfectamente”); Rafael Gil (“¿Cuántas reinas caben en una casa?”) y Antonio Sánchez (“¿Castillo? ¿Qué castillo?”, “Hermana gata” y la última versión de “Y de repente, echándola de menos”).

 

Feria del Libro 3 (20180512_141548.jpg)

 

¿En qué medida cree que una buena ilustración favorece a un texto para niños?

Casi al cien por cien. Es evidente que, lo primero que llama la atención a la hora de hojear un libro con ilustraciones son la portada y sus dibujos interiores. Lo ideal es que el texto y la ilustración vayan de la mano, se complementen, porque tan nefasto es que el texto sea horrible y la ilustración pura belleza como que el texto sea sublime y la ilustración lo eche a perder.

¿Qué opinión tiene sobre los cuentos de hadas y la literatura infantil clásica en general?

Creo que son necesarios. Actualmente, los cuentos de hadas se relacionan (de una forma incluso despectiva) con las princesas y los romances y nos olvidamos de que son historias ficticias que están repletas de magia y de personajes extraños (y a la vez fascinantes), como hadas, duendes, unicornios, sirenas, brujas… Todo ello favorece y desarrolla la imaginación de los niños, no lo olvidemos.

¿Cómo cree que influye en su educación emocional/sentimental?

A ellos les atrae mucho este tipo de historias y se identifican rápidamente con los personajes arquetípicos de cada cuento.

¿Qué conceptos y valores cree que es necesario visibilizar en la literatura infantil para mejorar el desarrollo de los niños?

Me parece que estamos infravalorando a los niños. Creemos que no son capaces de pensar por sí mismos, de llegar por sí mismos a ciertas conclusiones. En mi opinión, de un tiempo a esta parte existe una exagerada búsqueda de valores que está ensombreciendo el placer de la lectura, el placer de oír un cuento o leer una novela infantil (incluso nos coarta, a los autores, a la hora de escribir). Se buscan libros que “sirvan” para algo y la falta de tiempo que nos rodea ha llegado, también, a la lectura. 

"La niña que quería pasear perros pequeños", "Y por eso no me gustan los gatos", "Cuando las vacas toman el té de las 5"... ¿Qué tiene el mundo animal para seducir tanto a los más pequeños?

Bueno, ellos poseen una imaginación extraordinaria y ven muy normal que los animales puedan hablar o que puedan tener características humanas. En verdad, lo que quieren es identificarse con la historia. Los animales de mis libros no hablan, aunque están muy presentes y acompañan a los protagonistas humanos. Bueno, he de rectificar, porque ya tengo una historia cien por cien animal: dentro de unos meses, la editorial Bambú publicará “El héroe de la piscina”, una divertida historia para primeros lectores protagonizada por una familia de ardillas que se va a un bosque desconocido a pasar sus vacaciones estivales. Espero que haga las delicias de los niños y los adultos.

 

Carmela (2.jpg)

 

A partir de su experiencia en los encuentros con los niños y niñas, ¿siguen interesados en leer en papel los pequeños de la era digital?

Creo que sí, siempre y cuando continúen viendo a sus padres y a sus educadores con un libro en las manos y no con un móvil o Tablet a todas horas. Son muy necesarios esos momentos de desconexión, de poder dedicarles tiempo de calidad que incluya, también, la lectura (conjunta o individual).

¿Gozan de una buena comprensión lectora?

Sí, aunque hablar de un libro, de lo que les ha parecido, de lo que han entendido, debería tomar un camino de diálogo y no de obligación (esos comentarios de texto que, en ocasiones, diluyen el disfrute de la lectura). Sin embargo, las editoriales y los profesores son cada vez más conscientes de ello y utilizan fichas muy visuales, por ejemplo, algo que busque esa relación lúdica o placentera que tiene la lectura.

En su opinión, ¿qué podemos hacer para fomentar el hábito lector en los niños?

Somos su ejemplo. Su espejo. Si nos ven leyendo, ya sea un libro, un cómic o una revista, ellos lo asimilarán como algo normal. Cualquier cosa que hagamos (un gesto, una acción, una expresión), ellos lo repetirán. Es una gran responsabilidad la que tenemos como adultos y no solo me refiero a la lectura, por supuesto. 

En un corto espacio de tiempo ha recibido numerosos premios. ¿Cómo valora estos reconocimientos?

Son una palmadita en la espalda para continuar, sobre todo cuando llegan en momentos de incertidumbre, que he tenido muchos (sigo teniéndolos, claro).

También escribe poesía. ¿Ha pensado en escribir versos para niños?

Sí, sí, pero una cosa es escribirlos y otra, encontrar una editorial.

¿Para cuándo algún nuevo proyecto dirigido a los adultos?

En eso estoy, en eso estoy …

¿Cuál es su sueño literario?

Continuar mejorando.

 

https://carmelatrujillo.wixsite.com/carmela-trujillo

Compartir en: