Inicio / La Cultura Preventiva y el Instituto Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales

La Cultura Preventiva y el Instituto Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales

El fomento de la Cultura Preventiva forma parte de los fines fundacionales del IAPRL. Desde su creación en 2006 ha abierto distintas líneas de trabajo en relación con la Cultura de la Prevención en el ámbito laboral de Andalucía, en relación con su difusión y con su enriquecimiento.

A la hora de hablar de Cultura Preventiva nos encontramos ante un concepto que la mayoría de los autores considera insuficientemente definido, al que se han ido haciendo sucesivas aportaciones y precisiones, y que está considerado por algunos expertos como “un concepto en caos”.

Pero si superamos el concepto, y nos adentramos en aquellos elementos en los que coinciden los estudiosos podemos aventurar una definición de la Cultura Preventiva como:

“Una forma sostenida y estable de ejercer la gestión y supervisión de la empresa, acorde con los valores de la salud y la seguridad, que genera un clima favorecedor del comportamiento preventivo de todos los individuos de la organización, reconociendo los éxitos y aprendiendo de los errores”.

EL IAPRL define tres dimensiones de la cultura preventiva:

  • El compromiso de la empresa por impulsar estrategias y dinámicas positivas para la mejora de la seguridad y  la salud.
  • La dinamización, que es la forma práctica en que se traduce el compromiso, mediante la movilización de recursos y la implementación de actividades para implicar a toda la organización.
  • El aprendizaje, que es el esfuerzo continuado que realiza una organización para sostener y mejorar la gestión de la prevención.

1.1 NOSACQ

Esta visión de las dimensiones de la cultura preventiva deriva de la que plantea el NOSACQ-50. Se trata de un instrumento diagnóstico de cultura preventiva que efectúa una evaluación a través de 50 preguntas. Los resultados se reúnen en siete dimensiones que tienen su correspondencia con las tres del IAPRL, tal y como muestra la imagen anterior.

EL IAPRL cree en la cultura preventiva como estrategia de seguridad y salud, por ello ha puesto herramientas a disposición del tejido productivo andaluz como la implantación de programas de formación, la organización de jornadas de trabajo, campañas de difusión, investigaciones… con el objeto de prevenir la siniestralidad laboral y mejorar las condiciones de trabajo.

Todo ello le ha permitido acompañar a las empresas en su proceso de implantación de la cultura preventiva. A las que han comenzado a poner énfasis en la seguridad,  a las que quieren seguir mejorando y no se conforman,  y a las que apuestan por la excelencia y quieren reducir sus accidentes a cero.

Cuando la cultura preventiva se constituye en un proceso estratégico aporta innumerables beneficios, más allá del ámbito de la prevención de riesgos laborales y de meros indicadores de accidentalidad. La madurez de una organización depende de su ubicación en la escalera de cultura preventiva.

1.2 Escalera

1.2 TENDENCIAS-01

decalogo_med

 

info_mandos

 

 

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone