Junta de Andalucía

Estás en

Antes de iniciar la búsqueda

Imprimir Imprimir
Volver

 Tomar la decisión entre vivir de alquiler o comprar una vivienda es difícil y, en ella, entran en juego multitud de factores tales como los ingresos, la necesidad/posibilidad de movilidad laboral, los ahorros, los condicionantes familiares (si tus padres tienen o no vivienda en propiedad) e incluso la edad y el nivel social pueden ser determinantes a la hora de tomar esa decisión trascendente en torno a cómo viviremos.

 
 
Una vez que se ha tomado la decisión de vivir de alquiler es importante tener en cuenta una serie de cuestiones:
  • Las viviendas se pueden alquilar vacías o amuebladas (cuando son de renta libre). Deberás decidir qué prefieres o qué se adecua más a tus necesidades.
    • Una vivienda vacía ofrece un alquiler mensual más barato, pero tendrás que amueblarlo y, prácticamente, dar de alta todos los servicios normales de una vivienda (luz, agua, gas…).
    • Una vivienda amueblada supone un alquiler mensual más elevado, pero evitas las grandes mudanzas y la necesidad de disponer (o comprar) muebles propios.
  • Siempre se le dedicará mucho tiempo y esfuerzo a la búsqueda de la vivienda perfecta: zona, precio, etc.

Además, es fundamental tener siempre presente las ventajas de vivir de alquiler antes de decidirte a arrendar una vivienda y mudarte. Pueden ayudarte a decidirte por esta vía:


Ventajas de vivir de alquiler

Existen ayudas al alquiler por parte de las Administraciones Públicas. Fundamentalmente son dos:

El alquiler es deducible hasta en un 15% (y un máximo de 500€) para los menores de 35 años.
No es necesario disponer de grandes ahorros para alquilar una vivienda. Sólo es necesario depositar una fianza y, algunas veces, hacer frente a los gastos de gestión y una garantía.
No existen gastos implícitos, tales como apertura de hipoteca, registrar y escriturar la vivienda y otros impuestos.
Las gestiones son sencillas y, por lo general, todos los servicios elementales (agua, luz, gas) están contratados. Sólo hay que ocuparse de los opcionales (teléfono, Internet).
 Favorece la movilidad laboral, facilitando los cambios de residencia por motivos profesionales.
 Es responsabilidad del dueño el mantenimiento general de la vivienda, con la excepción del desgaste normal por su uso cotidiano.
 Además, se colabora positivamente con la productividad de Andalucía y, por extensión, de España.

 Una vez que te has decidido a alquilar, empieza la búsqueda de la vivienda que quieres para vivir. 

Volver
Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía - Todos los derechos reservados. Avenida Diego Martínez Barrio, 10. 41071, Sevilla