Junta de Andalucía

Antes de iniciar la búsqueda de la vivienda a comprar

Volver
Una de las decisiones, a nivel económico, más importantes en la vida de una persona es comprar una vivienda. Por esta razón entran en juego en la toma de la decisión final multitud de factores, opciones, preguntas, precauciones, etcétera.
 
 
Lo primero que debemos hacer es localizar una vivienda que resuelva nuestras necesidades reales. La ubicación, superficie y características generales de la vivienda serán, junto con el precio, lo que nos lleve a tomar una decisión sobre la compra. De este tipo de cuestiones pueden depender los gastos diarios de tu vida en la nueva casa y, también, la calidad de vida de la que goces.
 
 
Al ser una compra tan importante no está de más que dediques tiempo suficiente a informarte sobre todos los aspectos relacionados con la operación. Basta con que tengas unos conocimientos generales que te permitan moverte en este mundo con cierta soltura y en todo caso si tienes alguna duda que no puedas resolver solo, siempre podrás acudir a algún experto que te asesore.
 
 
Es primordial disponer de toda la información necesaria para decidirse a comprar una vivienda y que, además, se trate de aquella que mejor se ajuste a tus necesidades y posibilidades.
 
 
La vivienda que compres puede ser una casa o un piso de nueva construcción o de segunda mano, y libre o de protección oficial y lo primero es, precisamente, reducir la búsqueda a un tipo concreto de viviendas. Para ello, puedes tener en cuenta:
  • De cuánto dinero dispones.
    • ¿Tienes cuenta ahorro vivienda?
    • ¿Tienes una vivienda que vas a vender para comprar otra?
    • ¿De cuánto capital dispones inicialmente?
    • ¿Cuál es tu capacidad de endeudamiento?
  • Qué vivienda quieres.
  • A quién te vas a dirigir.
 
Además, hay dos preguntas que surgen siempre que una persona se decide a comprar la vivienda en la que va a vivir: ¿Qué información previa debo obtener para realizar una compra segura? ¿Quién debe proporcionarme esa información?
 
 
1. Los promotores y/o vendedores habituales de viviendas están obligados legalmente a suministrar una serie de datos a los compradores quedando vinculados por su exigibilidad, a través de la publicidad que realizan.
 
En particular, los promotores deben tener a disposición del público una serie de datos y documentos relativos a:
  • El nombre o razón social del promotor, domicilio y datos de inscripción en el Registro Mercantil;
  • Los planos de emplazamiento de la vivienda y de la vivienda misma, descripción de ésta, con expresión de superficie útil del edificio, de servicios y suministros, de zonas comunes y medidas de seguridad contra incendios, etc...;
  • Los datos del Registro de la Propiedad;
  • El seguro de daños y vicios ocultos previsto en la nueva Ley de Edificación (Ley 38/1999, de 5 de noviembre) (ver última pregunta de esta guía).
  • Copias de las licencias precisas para la construcción y ocupación de las viviendas;
  • Los Estatutos de la Comunidad;
  • El precio total de venta y forma de pago;
  • Si se prevé subrogación de hipoteca, datos de la misma;
  • La forma en que está previsto documentar el contrato, con sus condiciones generales y especiales, haciendo constar expresa y claramente:
    • Que el comprador (consumidor) no soportará los gastos previos que por ley corresponden al vendedor;
    • Lo dispuesto en los artículos 1.279 y 1.280 del Código Civil, que establecen el derecho del comprador a exigir el otorgamiento de escritura pública;
    • El derecho de elección de notario, que corresponde, en estos casos, al comprador.
Junto a estos datos el vendedor debe suministrar la siguiente documentación: cédula de habitabilidad, recibo de haber pagado la última anualidad del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, recibo de haberse satisfecho el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Bienes de Naturaleza Urbana, información registral de la finca (propietario y cargas) y plano técnico en que figure la superficie y distribución de la vivienda.
 
 
2. En el caso de que la compra se haga a un particular (viviendas de segunda mano), el vendedor particular no está sometido a las normas y obligaciones de información anteriores. No obstante, debemos recabar igualmente del vendedor en estos casos, al menos, la siguiente documentación:
  • Información registral de la propiedad del vendedor o transmitente (sólo la certificación da fe del contenido del Registro);
  • El recibo de haber pagado la última anualidad del Impuesto sobre Bienes Inmuebles ("contribución urbana");
  • El certificado del secretario de la comunidad de propietarios, con el "visto bueno" del presidente, que acredite que el vendedor está al corriente en el pago de los gastos de comunidad (en caso contrario, la comunidad puede exigir su importe hasta cierto límite al comprador, sin perjuicio de su posterior derecho a reclamar contra quien le vendió);
  • Una copia de los estatutos de la comunidad, inscritos en el Registro de la Propiedad, y en su caso, los reglamentos que existan en la misma.
 
Una vez que te has decidido a comprar, empieza la búsqueda de la vivienda que quieres para vivir.

 

Volver
Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía - Todos los derechos reservados. Avenida Diego Martínez Barrio, 10. 41071, Sevilla