Saltar la navegación

Navegación

Los alquileres de viviendas tributan por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales

Última revisión de contenidos:

Los inquilinos de viviendas arrendadas a particulares tienen que liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos (ITP). Este tributo, vigente desde el año 1993, grava el derecho de uso de la vivienda que se transmite del arrendador al arrendatario durante el periodo de vigencia del contrato.

El impuesto debe liquidarse en un plazo de 30 días hábiles desde la formalización del contrato de alquiler. Corresponde al inquilino el abono de la tasa correspondiente que será variable en función de la cuantía de la renta mensual acordada con el propietario y la duración del contrato. En caso de no liquidarse el tributo, responderá subsidiariamente el propietario del inmueble al que se le exigirá el pago. El inquilino, por su parte, será sancionado con una multa.

En la práctica, el abono del ITP es necesario cuando se quiere hacer constar el alquiler en otros trámites públicos como el propio depósito de la fianza, deducciones en el IRPF o para acceder a ayudas públicas de Universidad.

La liquidación del ITP puede hacerse directamente en las delegaciones de Hacienda o bien telemáticamente a través de la Oficina Virtual de la Agencia Tributaria (http://www.juntadeandalucia.es/agenciatributariadeandalucia). En este caso, el inquilino que cuente con certificado digital o DNI electrónico deberá confeccionar y presentar on-line el Modelo 600, adjuntando la copia en pdf del contrato de arrendamiento. La propia web calculará el importe de la autoliquidación correspondiente, a partir de una escala de gravamen establecida a nivel nacional.

El impuesto se abona por una única vez, independientemente de los años de vigencia del contrato de arrendamiento. Si el contrato no establece la duración, el cálculo del tributo se hará sobre un periodo de 6 años. En caso de renovación, deberá realizarse una nueva liquidación ajustada a la nueva renta y periodo de vigencia.

El ITP no se pagará cuando el arrendatario sea una empresa o profesional, es decir cuando se trata del alquiler de un local de negocios o de una vivienda usada como oficina o despacho. En estos caso, el impuesto a aplicar es el IVA cuyo abono corresponde al propietario, si bien se repercute al inquilino.

Modelo 600

Documentación requerida

 

Pie de página