Pradollano y las cumbres de Sierra Nevada: De la conquista de un territorio inhóspito, a su preservación y aprovechamiento científico

Publicado el 29.Octubre.2015 por IECA y archivado en Cartografía
Comentarios desactivados en Pradollano y las cumbres de Sierra Nevada: De la conquista de un territorio inhóspito, a su preservación y aprovechamiento científico

Sierra Nevada, techo peninsular, no solo es un espectacular territorio de alta montaña dotado de un extraordinario valor biológico y geológico, también constituye uno de los recursos fundamentales para el desarrollo económico de la provincia, y un privilegiado escenario para el estudio y análisis de nuevos retos ambientales. La historia de este territorio, hito geográfico citado por Estrabón, Plinio y otros clásicos como Montaña del Sol, ha estado marcada por la dificultad que presentaba la compleja conquista de unos territorios de alta montaña, muy condicionada por las adversas condiciones climatológicas y de accesibilidad. Solo hasta la segunda mitad del siglo XX se dieron las condiciones para la implantación y desarrollo de la Estación de Deportes de Invierno de Sierra Nevada en los términos municipales de Monachil y Dílar, que hoy día recibe más de un millón de visitantes al año.

La estación, la más meridional de Europa, está compuesta por Pradollano, el núcleo de población situado a mayor altura en Europa Occidental, donde se ubican las instalaciones hoteleras y los principales servicios, y el área de Borreguiles en la cara norte del Pico Veleta, donde se encuentran las principales infraestructuras para los practicantes de los deportes de invierno. La consolidación de la estación, cuyo hito coincide con la celebración en 1996 del Campeonato Mundial de Esquí Alpino, ha sido posible gracias a las condiciones climatológicas benignas y las que ofrece la propia altura y extensión del área de nieve, que permiten una de las más amplias temporadas con unas condiciones de nieve óptimas. Así como la disponibilidad de unas excelentes instalaciones a unas dos horas de la costa y a pocos kilómetros de las principales capitales andaluzas. Estas circunstancias la han consolidado como una de las mejores estaciones de España.

La conquista de la alta montaña y el inicio de las actividades deportivas

Los descubridores de las cumbres de Sierra Nevada fueron los pastores, los buscadores de la manzanilla de la sierra, por la que se pagaba un alto precio y, sobre todo, los neveros que durante los meses de verano subían a las cumbres más altas. Estos emprendían la vuelta de noche para disminuir las pérdidas, con sus mulos cargados de nieve para su reparto en Granada, abriendo como ruta principal de acceso hasta el corral del Veleta el Camino de los Neveros.

En el siglo XIX el macizo Penibético comenzó a ser objeto de estudio por parte de botánicos nacionales y extranjeros, destacando los trabajos del suizo Boissier. Estos primero trabajos científicos fueron secundados por los topográficos: en 1879 se consigue realizar la unión geodésica entre Europa y África desde la cima del Mulhacén, para el cual se construye un camino de acceso a la cima, y ciertas instalaciones fijas que permitieron después de una estancia de un mes observar los destellos emitidos por los geodestas franceses desde Argelia. Alguna de estas edificaciones sirvieron de refugio a los primeros montañeros.

graf1

Enlace geodésico entre los continentes europeo y africano. La Ilustración Española y Americana, 1880
http://www.bibliotecavirtualdeandalucia.es/catalogo/exposicion/expovirtual/a4_01b.htm

Ya a finales del siglo XIX las actividades recreativas y deportivas descubren las altas cumbres penibéticas. Se empiezan a realizar las primeras excursiones de grupos culturales y deportivos. El escritor granadino Ángel Ganivet, cónsul de España en Helsinki, en sus "Cartas Finlandesas" a un diario granadino, comentaba la propuesta de crear en Sierra Nevada la Finlandia andaluza, estimulando así el nacimiento de los deportes de nieve en las cumbres de Granada. La creación en 1912 de la Sociedad Sierra Nevada, tercer club más antiguo de España y pionero en el impulso el desarrollo turístico y deportivo de las altas cumbres, facilitó la construcción en 1915 del primer albergue en el macizo montañoso granadino, en la cara norte de los Peñones de San Francisco, en las proximidades de parte más alta de la actual Pradollano. La práctica del esquí se había iniciado en 1914, aún de forma muy testimonial, pues hasta 1928 no se organizaron las primeras pruebas deportivas, que se consolidarían a partir de ese momento.

El problema de las comunicaciones era el gran obstáculo que salvar para facilitar el desarrollo de estas actividades, dado que el Camino de los Neveros solo era practicable por bestias de carga. Ello fue posible gracias al inicio de la construcción de un tranvía eléctrico y de la carretera de la Sierra, gracias al impulso de dos importantes personalidades:

El Duque de San Pedro de Galatino fue un empresario emprendedor y adelantado a su tiempo, que buscó el progreso de Granada. Puso en marcha multitud de iniciativas empresariales, siendo pionero de la industria azucarera en el sureste español y un visionario del potencial turístico de Granada y de Sierra Nevada. Construyó el Hotel Alhambra Palace, establecimiento de lujo situado en las inmediaciones del palacio nazarí e inaugurado por Alfonso XIII en 1910. Promovió la construcción de la carretera que sube hasta Sierra Nevada, pero sobre todo construyó una línea de tranvía desde la capital hasta el Hotel del Duque, dotada con red eléctrica propia, que se alimentaba con energía suministrada por Eléctrica del Maitena, compañía fundada también por el Duque.

El trazado del tranvía seguía el curso del río Genil, discurriendo paralelo a la carretera de Granada a Sierra Nevada hasta Pinos Genil, atravesando catorce túneles y veinte puentes. En 1925 se inauguró el primer tramo entre Granada y Güéjar Sierra, extendiéndose hasta Maitena en 1927. Debido a dificultades económicas y a los avatares políticos de España, hubo que esperar hasta 1944 para la puesta en funcionamiento del tramo entre Maitena y el Barranco de San Juan. El trazado, con un total de 24 kilómetros, fue anegado en parte tras la construcción del embalse de Canales, siendo clausurado el servicio en 1974. De forma simultánea a la construcción de la línea, se inició la del Gran Hotel Sierra Nevada en el Barranco de San Juan, a 1.600 metros de altura (msnm), presentado como sucursal del Alhambra Palace. Fue inaugurado el mismo año que entró en servicio el tranvía. Desde 1950 cumple la función de seminario de verano de la Archidiócesis de Granada.

El Duque también impulsó el aprovechamiento hidráulico de la Sierra, ya que ésta es un aljibe natural, al almacenar en invierno por encima de los 2.000 msnm unos 750 hm3 de agua en forma de nieve que la convierte en el mayor embalse de Andalucía, lo que unido al desnivel existente convierte a sus ríos de régimen pluvionival en fábricas de luz, aprovechados por numerosas instalaciones hidroeléctricas.

Juan José de Santa Cruz es el ingeniero al que se debe el haber proyectado y construido la carretera más alta de Europa, para unir Granada con las cumbres de Sierra Nevada. Pero se le deben también obras no menos importantes, como el haber realizado el estudio de abastecimientos de aguas potables a Granada o al Puerto de Motril. Fue presidente del Centro Artístico, Literario y Científico, que integraba lo mejor de la intelectualidad granadina y Diputado en las Cortes Constituyentes de la Segunda República. Como Jefe de Obras Públicas, en 1920 inició la construcción de la carretera Granada-Sierra Nevada-Alpujarras de 51 km de longitud, con el apoyo del Duque, que inauguró oficialmente su primer tramo en 1935, pudiéndose acceder en coche al Veleta y convirtiéndose en la carretera más alta de Europa, con el puerto de montaña de la Carihuela a 3.367msnm.

graf2

Proyecto de la carretera de Granada a la de Laujár a Órgiva. Hacia 1920. Archivo y Biblioteca de la Casa de los Tiros, Granada
http://www.juntadeandalucia.es/culturaydeporte/ba/bivian/media/lucesdesulayr

El interés por las actividades deportivas en las altas cumbres se veía lastrado no sólo por el mal estado de las comunicaciones por carretera y las inexistentes instalaciones mecánicas. Otra dificultad era la de encontrar un hospedaje adecuado. Para la construcción de la carretera se habilitaron dos casillas-albergues: de las Sabinas y de la Hoya de la Mora, aún hoy en uso. A comienzos de los años treinta del siglo XX se construye el Albergue Universitario, en el Peñón de San Francisco a 2.560 msnm. Durante mucho tiempo fue sede de las principales actividades deportivas y el refugio de Hoya de la Mora por lo que se consolida esta zona como la más adecuada para la localización de las infraestructuras básicas y para el desarrollo de las primeras actividades de nieve. Las precarias instalaciones de hospedaje permanecerían casi inalterables hasta los años sesenta.

La Guerra Civil provocó un parón, periodo en el que Sierra Nevada conoció un uso militar. Hasta la ocupación por el Ejército de Franco de Málaga, la Costa Tropical y las Alpujarras en el invierno de 1937, la vertiente sur de Sierra Nevada estuvo en posesión de los republicanos, y para defender la ciudad de Granada se construyeron las denominadas Posiciones del Veleta, parapetos defensivos situados a 3.100 msnm sobre la carretera del Veleta, aún visibles.

graf3Mapa Topográfico Nacional 1:50.000, Hoja 1027. 1940. Instituto Geográfico Nacional. Cartoteca del IECA 1989001864
http://www.juntadeandalucia.es/institutodeestadisticaycartografia/cartoteca/buscar/getisbn/startid/70/id/96433

En la hoja del Mapa Topografico Nacional de 1940 se observa la carretera recién construida de acceso al Veleta y al Hotel Alhambra, la presencia de los primeros albergues y la existencia de chozas de uso ganadero en las proximidades de donde se ubica actualmente Pradollano.

Tras el parón de la Guerra Civil, entre 1939 y 1964 se produce un renacimiento progresivo de la actividad montañera y esquiadora, si bien con escasos medios técnicos e instalaciones. Gracias a la tenacidad, la voluntad y el esfuerzo de los deportistas de aquellas décadas poco a poco se produjo la revitalización deportiva en Sierra Nevada. El tranvía prolongó su recorrido en 1947 hasta el Barranco de San Juan y desde aquí se proyectó la construcción de un teleférico que enlazara con la zona de los albergues, a 2.500 metros de altitud, aunque no se llegó a realizar.

graf4Fotograma aéreo de Pradollano. Vuelo Americano 20 de julio de 1957. Ministerio de Defensa

En este fotograma del Vuelo Americano de 1957 (la ortofotografía no está disponible por estar parcialmente censurada, lo que indica la presencia de alguna instalación militar) se observa la imagen de este territorio justo antes de su transformación una década después. Se aprecia el carácter aparentemente desnudo de este territorio. Las zonas más altas, a partir de los 2.900 msnm, son un desierto de piedra fragmentada por el hielo en el que se desarrolla en verano un ralo pastizal con comunidades muy adaptadas, con endemismos glaciares.

A partir de los 2.000 msnm, donde el manto de nieve invernal persiste durante meses, existe una vegetación leñosa de escaso porte, adaptada a sobrevivir mediante sus formas almohadilladas y rastreras, protagonizadas por enebros y piornos. En las zonas más húmedas aparecen los pastizales o borreguiles, lo que propicia suelos turbosos que han sido pastoreados tradicionalmente en el estío.

Por debajo de los 2.000 msnm existía un aprovechamiento mixto agrícola-silvo-pastoril, pero a partir de la segunda mitad del siglo XX se acomete una intensa repoblación hidrológico-forestal para proteger los suelos de la erosión y paliar los efectos de las riadas. Miles de hectáreas se han plantado con especies coníferas exóticas que han formado bosques poco naturalizados.

graf5Borreguiles y Veleta. Ortofotografía del Vuelo Americano, 1957. Ministerio de Defensa

En la ortofotografía de abril de 1957 del Vuelo Americano, en la zona denominada Corral del Veleta, situada al pie de su tajo norte, existe un área de permafrost (capa de hielo permanente) con hielo fósil que se estima de la última glaciación, hace 13.000 años, que demuestra que Sierra Nevada fue una zona glaciar activa hasta que el glaciar del Corral del Veleta se derritió completamente en el verano de 1913 (aunque algunas fuentes sitúan este hecho en 1910). Desde entonces, el glaciar más meridional de Europa se encuentra en el pico Gran Sasso, en los Apeninos. En la cara norte del Veleta aún hay neveros con amplias proporciones que permanecen sin fundirse de una temporada a otra, salvo en puntuales años muy calurosos o de sequías agudas. Los neveros de nieves perennes también se encuentran incluso al final del verano en su vertiente sureste, en los denominados "Basares del Veleta", donde radica el Lagunillo del Veleta, aunque constituyendo aquí manchas níveas de considerablemente menor tamaño.

Construcción de la estación Solynieve y sus primeros años (1964-85)

En 1961 el Ayuntamiento de Granada toma la iniciativa de crear una zona deportiva municipal en Sierra Nevada y compra a la congregación de las Adoratrices la dehesa de San Jerónimo. El proyecto cobró impulso tras la visita del Jefe del Estado y su declaración como Centro de Interés Turístico Nacional. En 1962 el Ayuntamiento aprobó un presupuesto de 290 millones de pesetas y en 1964 se elaboró un “Plan Municipal de Granada sobre Sierra Nevada” que establece en Pradollano un núcleo residencial y de servicios cuyo centro neurálgico sería una plaza rectangular, en torno a la que se aglutinarán los primeros apartamentos y hoteles, y que se apoyará en Borreguiles como punto de acceso a las pistas de esquí, uniendo ambas zonas mediante un telecabina. En 1964 nace Centros Turísticos S.A. (CETURSA). Se convierte en la empresa de gestión de la estación de esquí, iniciándose así el desarrollo turístico de Sierra Nevada con las obras de urbanización, el desarrollo de la zona esquiable, la habilitación de las pistas y la construcción de 9 medios mecánicos en las zonas de Borreguiles, Veleta y Laguna de las Yeguas. También estaba prevista la construcción de un telesquí en la zona de la Hoya de la Mora, que finalmente no se realizó. El Estado se comprometió con la construcción del Parador Nacional de Turismo y el asfaltado de la carretera hasta el kilómetro 32, así como la continuación de la carretera desde el Veleta a las Alpujarras. En 1966 quedó abierto el recorrido desde Granada a Capileira.

Ese año, Manuel Fraga, Ministro de Información y Turismo, visitó la estación en dos ocasiones: la primera a finales de enero, para inaugurar el centro de interés turístico “Solynieve”, y la segunda en diciembre, volvió para asistir a la apertura del Parador Nacional de Turismo de Sierra Nevada. El nuevo parador estaba situado junto al albergue universitario. Para facilitar el acceso de los esquiadores se construye un telesilla conocido como del Parador. La estación estaba plenamente operativa en 1969.

 

graf6Noticiario NODO de febrero de 1966. Plaza de Monachil durante la inauguración de la estación Solynieve
http://www.rtve.es/filmoteca/no-do/not-1206/1468885/

Pradollano, inicialmente denominado Sierra Nevada, es el único núcleo habitado de la Estación de Esquí de Sierra Nevada y donde se encuentran todos los servicios principales de esta estación. Es una localidad perteneciente al municipio de Monachil. Con sus 2.078-2.400 msnm, es el núcleo de población ubicado a mayor altitud de toda España. Pradollano era la pieza fundamental de la que fue conocida durante sus primeros años como Estación de Esquí Solynieve, nombre ya en desuso. El lugar ya era conocido con ese nombre, ya que la parte más baja y origen de la localidad es una zona relativamente llana que contrasta con las pendientes de alta montaña que la rodean. Tenía un uso ganadero en verano del que hay constancia por la existencia de numerosas chozas que servían de refugio a los pastores.

En el fotograma de 1974, procedente del fondo de CETFA adquirido por el IECA para la fototeca de Andalucía, se observa el estado de Pradollano en sus primeros años, aún con un aspecto incipiente y poco consolidado. Pradollano tiene la distribución típica de un pueblo-calle, en el que todos los edificios se aglomeran en torno a una única vía. Esta calle se adapta a la gran pendiente con un trazado típico de alta montaña con curvas en zig-zag que dividen la calle en siete tramos paralelos entre sí. En algunos puntos existen vías peatonales que conectan mediante escaleras los diferentes tramos de la misma calle entre ellos.

La calle principal se inicia con la plaza de Monachil, situada en la parte más baja de la localidad, donde se localizan los primeros edificios construidos en la estación. No son demasiado innovadores ya que presentan una estructura de carácter alpino. Las únicas obras destacables de la época serían el Hotel Meliá Sol y Nieve y el Parador Nacional de Turismo, éste de perfil escalonado, con gran terraza exterior y gran superficie acristalada, lamentablemente derribado hace poco tras su abandono en 1993 y su posterior incendio en el 2006. La mayor parte de los edificios de la vía principal son hoteles y edificios de apartamentos, así como locales comerciales dedicados a las actividades deportivas y de restauración.

graf7Pradollano 1974. Fondo CETFA, Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía

La ortofotografía del Vuelo Interministerial de 1977, propiedad del Instituto Geográfico Nacional, coincide con el año en el que se celebran las primeras competiciones internacionales en la estación, concretamente la final de la Copa del Mundo de Esquí. Se observan numerosas transformaciones: Pradollano crece (en el censo de 1981 ya tenía 1.408 viviendas, pero solo 109 habitantes empadronados). La construcción de las pistas de esquí conllevó la alteración del terreno, especialmente visible en torno a Pradollano y en la zona de Borreguiles. La construcción de accesos, la instalación de los remontes que ahora se extienden también por la Loma de Dílar, afectan al paisaje y altera el sensible ecosistema. La laguna de las Yeguas (2.900 msnm) fue convertida desde los años 1970 en pantaneta para servicio de la estación de esquí. En aquellos años las medidas de corrección ambiental simplemente no existían.

Entre los años 1966 y 1999, la carretera de Sierra Nevada se prolongó y estuvo transitable por vehículos de motor desde el Veleta hasta conectar con el alpujarreño pueblo de Capileira, discurriendo por la falda del Mulhacén, según se había previsto inicialmente en la segunda década del siglo XX, cuando se aprobó su construcción.

Las primeras medidas proteccionistas no se toman hasta 1966, cuando se declaran 35.000 has de las cumbres de Sierra Nevada como Reserva Nacional de Caza, lo que permitió regular la actividad cinegética y una recuperación de la cabra montés. Algunos destrozos ecológicos y los intentos de crear una nueva estación invernal en la Hoya de la Mora, contemplada en las Normas Subsidiarias de Güéjar Sierra, provocó la movilización ciudadana y de la comunidad científica para proteger Sierra Nevada y declararla como Parque Nacional. A partir de entonces en Sierra Nevada han confluido otras intenciones conservacionistas, que pretenden conseguir una utilización sostenible de sus recursos.

Las actividades científicas han estado presentes, y ahora también se van intensificando: en 1961 se instala una construcción permanente en la misma cumbre del Veleta: el laboratorio de Física de la Universidad de Granada.

graf8

Pradollano 1977. Ortofotografia del Vuelo Interministerial. Instituto Geográfico Nacional

graf9

Veleta 1977. Ortofotografia del Vuelo Interministerial. Instituto Geográfico Nacional

La consolidación de la estación y su coexistencia con el parque nacional y natural

En 1985 cambia el accionariado de CETURSA y entra como protagonista responsable la Junta de Andalucía, relanzándose la Estación con grandes inversiones económicas, siendo a partir de la celebración de los Campeonatos del Mundo de Esquí Alpino en 1996 cuando se escribe la última etapa de la Estación, se internacionaliza y consolida como una de las más importantes de Europa.

La celebración de este evento, previsto para 1995 pero que por la excepcional falta de nieve obligó a retrasarlo a 1996, permitió realizar una importante operación para mejorar las instalaciones de las pistas y la propia población de Pradollano. La más importante actuación urbana ha sido la construcción de la Plaza de Andalucía donde estaban los antiguos aparcamientos, situada sobre cuatro plantas de parking, alberga nuevos hoteles y servicios, y es donde se localiza el actual centro de la vida de la estación invernal. Desde aquí parte el recorrido de los esquiadores, ahora facilitado por la construcción de un moderno telecabina, conocido como Al-Andalus, que multiplica la capacidad de transporte con el área de Borreguiles.

Los accesos a la estación también fueron muy mejorados para los Campeonatos de 1996, la A-395 amplió sensiblemente su capacidad y se mejoró su preparación para el tráfico invernal en condiciones desfavorables.

graf16

Pradollano dispone de 2.800 plazas hoteleras (2014) y llega a recibir 14.000 visitantes diarios. Para atenderlos, además de los edificios dedicados a alojamiento, están los dedicados a servicios de la estación: clínicas, guarderías, oficinas, escuelas de esquí. Los únicos edificios construidos para uso de los habitantes de Pradollano son un colegio público y una iglesia.

En la zona más alta de la estación, a 2.320 msnm, se instala en 1992 el Centro de Alto Rendimiento Deportivo de Alta Montaña de 22.000 m2 de superficie. Es diseñado para facilitar el entrenamiento de deportistas a grandes alturas, especialmente indicado para deportes de fondo. El centro es uno de los cuatro CAR existentes en nuestro país. Perteneciente al Consejo Superior de Deportes del Ministerio de Educación y Cultura, ofrece unas instalaciones de élite para el uso de atletas, federaciones y clubes deportivos, tanto españoles como extranjeros. Cuenta, junto con las instalaciones deportivas, con una residencia inaugurada en el 2004.

Aún a más altitud y algo alejado del resto del núcleo se encuentra la Hoya de la Mora, donde se sitúan el albergue universitario, un albergue de alta montaña perteneciente al Ejército y el Jardín Botánico Sierra Nevada. Desde 1999 se instaló una barrera a 2.500 msnm en la carretera de acceso al Veleta, de manera que solo pueden transitar vehículos de motor que han sido previamente autorizados de forma expresa por los gestores del Espacio Natural.

Fuera de la temporada invernal, la mayor parte de Pradollano queda con muy escasa actividad y los servicios a sus habitantes son escasos, aunque continúa siendo el punto de origen de la práctica de deportes de montaña. Según el Nomenclátor de Población del año 2014 Pradollano contaba con 216 habitantes, con un importante desequilibrio por sexos: 142 hombres y 74 mujeres.

La estación es por sus cifras una de las más importantes del sur de Europa, ocupa un total de 35 kilómetros cuadrados, cuenta con 108 kilómetros de pistas y un desnivel esquiable de 1.200 metros, el mayor de las estaciones españolas. Permanece abierta más de 150 días al año gracias a su gran altitud (la campaña de invierno más larga del sur de Europa), desde finales de noviembre hasta el principio de mayo, y ofrece una longitud media esquiable de casi 70 kilómetros por temporada.

Las cifras sobre la incidencia económica de la estación revelan su importante peso en la economía provincial y regional. Así lo refleja un estudio del Departamento de Economía Pública y Globalización de la Universidad de Granada. El informe estima un impacto en su entorno derivado del gasto de los visitantes a la estación granadina en la temporada 2013-14 de 196 millones de euros, más otros 46 millones atribuibles a residentes y trabajadores del centro invernal. Este gasto inicial de 240 millones genera un impacto o movimiento económico total de 411 millones de euros.

graf10

Pradollano 2001. Ortofotografía del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía

Se observa el crecimiento de la Plaza de Andalucía en la parte más baja y el Centro de Alto Rendimiento en la más alta, así como la construcción de un nuevo acceso que facilita el tráfico interior en la urbanización y los aparcamientos en las proximidades del CAR en Los Peñones. También se observa la gran transformación que ha sufrido el cauce del rio Monachil, entubado y corregido topográficamente su cauce para aumentar la capacidad de la pista del Rio, la de más uso de la estación por conectar Borreguiles con la urbanización.

CETURSA está haciendo un gran esfuerzo en el apoyo de la temporada veraniega basada en actividades deportivas al aire libre, especialmente la BTT, para las que son necesarias que tres remontes permanezcan abiertos. Ello ha permitido que más del 20% de los negocios de Pradollano permanezcan abiertos en la temporada de verano. También entre los meses de junio y octubre existe un servicio de microbuses entre el Albergue Universitario hasta el lugar conocido como Posiciones del Veleta, situado a 3.100 msnm, que facilita el acceso a las altas cumbres y las actividades deportivas y de ocio. El crecimiento de la temporada veraniega es notable y en la temporada de verano de 2014 la estación tuvo 37.000 visitas.

graf11
Borreguiles-Veleta 2001. Ortofotografía del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía

En las zonas de alta montaña también se observan numerosas transformaciones: la laguna de Yeguas alterada y convertida en un pantano desde la década de los 70, la construcción de una balsa en las inmediaciones de Borreguiles para facilitar la innivación artificial y las instalaciones astronómicas situadas al sur de Borreguiles.

graf12
Pradollano 2010. Ortofotografía del PNOA

Los cambios recientes en la urbanización afectan sobre todo a su parte elevada: en torno al CAR se construye su residencia y el importante aparcamiento de Las Sabinas, con 500 plazas. El Parador Nacional de Turismo, edificio emblemático, cerrado desde 1993 y que ardió en el 2006, ha sido demolido.

La protección y conservación de los valores naturales y la importancia de las actividades científicas

En la década de los ochenta, ante distintas amenazas que se cernían sobre las zonas de cumbres más altas, como la extensión de nuevas pistas de esquí o la construcción de un radar militar, se produce un definitivo punto de inflexión en la mentalidad colectiva cuyo detonante fue la declaración en 1986 de la Reserva de la Biosfera por la UNESCO de Sierra Nevada.

Poco después se aprobaron nuevas y más efectivas figuras de protección: Parque Natural y Parque Nacional, enmarcadas ambas en la figura denominada Espacio Natural Sierra Nevada.

El Parque Natural, declarado en 1989, se extiende por 82.992 hectáreas, con 75.593 habitantes, de las provincias de Granada y Almería. Ofrece una insólita variedad de paisajes y climas, desde altas cumbres nevadas hasta fértiles valles y frondosas vegas, que albergan la riqueza y diversidad botánica más importante de Europa (más de 1.700 especies de flora), variedad de especies zoológicas, medio centenar de bellos pueblos y villas. En sus faldas se abren frondosos valles surcados por numerosos ríos, arroyos, y sus laderas aterrazadas en bancales son aprovechados por muy diversos cultivos mediterráneos. La Estación de Esquí y Montaña de Sierra Nevada solo ocupa el 2% de su extensión.

El Parque Nacional, muy próximo a la Estación de Esquí, declarado como tal en 1999, en el que confluyen los paisajes más sobresalientes y la naturaleza silvestre mejor conservada, consecuencia de una actividad humana respetuosa con los recursos naturales de la zona. Los límites del Parque Nacional se sitúan por encima de la cota altitudinal de 2.000 metros y suponen un total de 86.208 hectáreas, repartidas entre las provincias de Granada y Almería, el de mayor extensión de España. Dentro de este territorio de altas cumbres, la riqueza de endemismos manifiesta su máxima representación, tanto en especies, como en número de comunidades o individuos. De acuerdo con la zonificación establecida en el Plan de Ordenación de Recursos Naturales, las áreas que abarca están calificadas como zonas de reserva, quedando excluidas de las mismas cualquier aprovechamiento productivo que ponga en peligro sus características y valores naturales y prevaleciendo en estos espacios los objetivos de conservación e interpretación de la naturaleza.

graf15
Mapa-Guía del Espacio Natural Sierra Nevada. Escala 1:60.000, año 2007. Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio
http://www.juntadeandalucia.es/institutodeestadisticaycartografia/lineav2/web/

El mapa-guía de Sierra Nevada está disponible para su venta.

La coexistencia de la estación con los espacios protegidos obliga a CETURSA a aplicar una política medioambiental muy exigente que evite repetir los errores del pasado mediante el diseño de medidas preventivas, protectoras y correctoras, especialmente en los proyectos de infraestructuras, tales como control de acopio de hormigón en los lugares autorizados, balizamientos adecuados, trabajos aéreos, empleo de maquinaria especializada para minimizar impactos y rescate de suelo. Del mismo modo, se plantean medidas correctoras como riegos para evitar la emisión de polvo por trasiego de máquinas, reciclado de productos de desecho de maquinarias, así como eliminar las huellas de la maquinaria, entre otras.

Se incide además en la ejecución de proyectos de restauración de la cubierta vegetal, mediante el cultivo de especies de matorral o arbóreas de alta montaña, producción de planta autóctona, plantación de arbolado, siembra de especies endémicas, recogida y tratamiento de semillas en el vivero forestal, así como medidas compensatorias como tratamientos selvícolas de masas forestales.

Desde el punto de vista científico este territorio se configura ahora como un escenario privilegiado para el estudio y análisis de nuevos retos ambientales. Uno de los proyectos de mayor envergadura fue la puesta en marcha de un observatorio de seguimiento de cambio climático. Concretamente en Sierra Nevada se localiza el Observatorio de Seguimiento del Cambio Global, englobado en la Red Mundial de Reservas de la Biosfera de Alta Montaña, uno de los diez seleccionados por la UNESCO que componen la red mundial, desde el que se estudian sus efectos para el resto de la población.

graf13
Veleta 2010. Ortofotografía del PNOA

En Borreguiles se han instalado además dos importantes observatorios astronómicos, muy próximos entre si:

El Observatorio de Sierra Nevada (OSN), a 2.896 msnm, dirigido y mantenido por el Instituto de Astrofísica de Andalucía. Posee dos telescopios con aperturas de 1,5 y 0,9 metros, llamados T150 y T90 respectivamente. El observatorio se inauguró en 1981 al quedar obsoletas las instalaciones del anterior observatorio del Mojón del Trigo (situado en los peñones de San Francisco).

El Observatorio IRAM Pico Veleta es un radiotelescopio perteneciente al Instituto de Radioastronomía Milimétrica, sociedad de origen francés. El telescopio fue construido entre 1980 y 1984, a una altura de 2.850 msnm. Es uno de los más grandes y sensibles de la actualidad para rastrear las ondas milimétricas. El telescopio es una antena parabólica de plato clásico de 30 metros de diámetro, lo que permite la exploración de objetos cósmicos extendidos como galaxias cercanas y nubes interestelares. Debido a su gran superficie, el telescopio por su sensibilidad está bien adaptado para detectar las fuentes débiles. Con los receptores se pueden observar las líneas moleculares que se encuentran en el medio interestelar y en cometas, planetas y satélites del sistema solar.

graf14
Detalle de la ortofoto del PNOA de 2014, donde se observa a la izquierda el Observatorio IRAM y a la derecha el Observatorio de Sierra Nevada.

 

Comments are closed.