Indicadores sociales de Andalucía




8. Cultura

La primera definición de relevancia referida a la cultura, fue la de Edward Burnett Taylor (1832-1917) "Cultura o civilización, tomada en su amplio sentido etnográfico, es ese complejo de conocimientos, creencias, arte, moral, derecho, costumbres y cualesquiera otras aptitudes y hábitos que el hombre adquiere como miembro de la sociedad". La definición de Taylor hoy es considerada imprecisa y poco clara, pero no hay una definición única del término cultura, el cual ha ido evolucionando con el tiempo y el contexto ideológico en que se produce. La Convención de la UNESCO para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial celebrada en 2003, define como patrimonio cultural inmaterial, "los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana. A los efectos de la presente Convención, se tendrá en cuenta únicamente el patrimonio cultural inmaterial que sea compatible con los instrumentos internacionales de derechos humanos existentes y con los imperativos de respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos y de desarrollo sostenible". En Europa, las manifestaciones culturales, vinculadas a un país o región concretos, forman parte al mismo tiempo del patrimonio cultural común europeo. En este sentido, la Unión Europea persigue los objetivos de preservar y fomentar la diversidad cultural y hacerla accesible a todos, lo que se contempla en el Artículo 151 del Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea de 2002, donde se afirma que "La Comunidad contribuirá al florecimiento de las culturas de los Estados miembros, dentro del respeto de su diversidad nacional y regional, poniendo de relieve al mismo tiempo el patrimonio cultural común". Esta importancia de la cultura aparece también en el artículo 44 de la Constitución española, al señalar que "Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho". En Andalucía, el acceso a la cultura es un derecho ciudadano y un deber público, recogido también en el Artículo 33 del Estatuto de Autonomía para Andalucía, en el cual se afirma que "Todas las personas tienen derecho, en condiciones de igualdad, al acceso a la cultura, al disfrute de los bienes patrimoniales, artísticos y paisajísticos de Andalucía, al desarrollo de sus capacidades creativas individuales y colectivas, así como el deber de respetar y preservar el patrimonio cultural andaluz". Todo ello forma parte del bien común esencial para la construcción de la sociedad, por lo que los indicadores sociales referidos a esta área pueden ayudar a conocer y seguir los procesos que la conforman.