• Red ciudadana y de colectivos preofesionales contra la violencia de género

    Red ciudadana y de colectivos preofesionales contra la violencia de género

  • Campaña Institucional 25n contra la violencia de género

    Campaña Institucional 25n contra la violencia de género

¿ Cómo puede proteger la mujer el patrimonio familiar?

Si la mujer se sienta perjudicada por la administración y gestión que del patrimonio familiar realice su marido, podrá solicitar judicialmente la disolución de la sociedad de gananciales en los siguientes casos (artículo 1.393 del Código Civil):

  • Haber sido el otro cónyuge judicialmente incapacitado, declarado pródigo, ausente o en quiebra o concurso de acreedores, o condenado por abandono de familia.
  • Venir el otro cónyuge realizando por sí solo actos dispositivos o de gestión patrimonial que entrañen fraude, daño o peligro para los derechos del otro en la sociedad.
  • Llevar separado de hecho más de un año por acuerdo mutuo o por abandono del hogar.
  • Incumplir grave y reiteradamente el deber de informar sobre la marcha y rendimientos de sus actividades económicas.

De realizar el marido una gestión costosa para la que se requiera la administración o disposición conjunta, sin consentimiento expreso de la mujer o sin intervención de la autoridad judicial, la mujer o sus herederos podrán solicitar judicialmente la anulación de esta gestión, siempre que estén en plazo. Para el caso de que el marido realice una gestión a título gratuito sobre los bienes comunes, faltando el consentimiento de la mujer, este acto será nulo de pleno derecho (artículo 1.378 del Código Civil).

Si como consecuencia de un acto de administración o disposición llevado a cabo por uno solo de los cónyuges éste hubiera obtenido un beneficio exclusivo para él u ocasionado un daño doloso (intencionado) a la sociedad, será deudor a la misma por su importe (artículo 1.390 del Código Civil). Para ello deberá probarse el beneficio exclusivo de uno de los cónyuges y, en su caso, el daño causado a la sociedad.

Cuando uno de los cónyuges ejerza el comercio con el consentimiento del otro cónyuge, las deudas del negocio contraídas con terceros serán a cargo de la sociedad de gananciales y, por consiguiente, deberán figurar en el pasivo de la sociedad. Será indiferente que el cónyuge no comerciante tuviese o no un conocimiento exacto de la marcha del negocio familiar.

Los supuestos que podemos encontrarnos son los siguientes:

  • Deudas generadas por impago de mercaderías.
  • Deudas generadas por avales o garantías prestadas por los cónyuges en operaciones crediticias del negocio familiar.
  • Deudas por impago de cuotas a la Seguridad Social, respondiendo los bienes gananciales de las contraídas antes de la disolución del régimen.
  • Deudas como consecuencia del ejercicio del cargo de administrador/a de la sociedad.

¿Dónde estamos?

Instituto Andaluz de la Mujer

c/ Doña María Coronel, 6

41003 Sevilla España

Telf. 954 544 910

Fax: 954 544 911

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.