Instituto Andaluz de la Mujer

Instituto Andaluz de la Mujer

 

Enlaces a redes sociales

Canal YoutubeFacebook

Los XIX Encuentros Andaluces de Baeza reivindican el papel de la pedagogía feminista como herramienta de construcción de la igualdad entre hombres y mujeres
 

 

alt 

 

La delegada del Gobierno de la Junta en Jaén, Purificación Gálvez, y la directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Soledad Ruiz, clausuraron la XIX edición de los Encuentros Andaluces de Formación y Reflexión Feminista, que este año han llevado como título ‘Hacia una  pedagogía feminista’, y que han tenido como principal conclusión la necesidad de renombrar toda la tarea educadora y difusora del feminismo, tanto en el ámbito formal como no formal, bajo la terminología técnico-científica de “pedagogía feminista”, con el objetivo de dar un soporte teórico común y, sobre todo, darle un mayor prestigio dentro de la pedagogía.

 

 

En un momento “complicado de regresiones ideológicas”, ambas coincidieron en señalar que “es necesario plantear por primera vez la construcción  de una pedagogía feminista, una propuesta metodológica, que dé prestigio al ideario feminista y se refleje en nuestro hacer, en nuestras iniciativas, en nuestra pedagogía”. Así, apostaron por una pedagogía feminista “que enmarque y nombre lo que muchas llevamos haciendo hace mucho tiempo, especialmente las asociaciones de mujeres”, y que va más allá de la coeducación. En este sentido, reiteraron que la pedagogía feminista debe trabajar los ámbitos de la educación reglada, la no reglada y la informal (medios de comunicación, relaciones interpersonales, etc), especialmente esta última.

 

Las ponentes y asistentes del encuentro destacaron que Andalucía ha sido pionera en las políticas de coeducación y en el compromiso de educadoras feministas, y subrayaron que ahora vuelve a serlo a nivel mundial al dar nombre a una praxis ética y política.

 

Las XIX jornadas, que fueron inauguradas por la consejera de la Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, han contado en su primera ponencia con la mexicana Luz Maceira, feminista y doctora en Investigaciones Educativas por el Centro de Investigaciones y de Estudios Avanzados de México, quien ha despertado el debate entre el centenar de asistentes al plantear una pedagogía feminista abierta y flexible, que potencie la autonomía y el desarrollo individual a la par que el colectivo, que abarque todos los ámbitos de socialización de las personas (no sólo la escuela) y que introduzca en el modelo educativo la creatividad, la formación emocional (resolución de conflictos, deseo...) y el conocimiento del propio cuerpo.

 

Tambien asistieron como ponentes Consuelo Flecha y Amparo Tomé, quienes coincidieron en la necesidad de que la terminología “pedagogía feminista” dé un nombre definitivo y un soporte teórico estable a prácticas de educación y socialización en igualdad que se llevan a cabo desde hace décadas, con el fin de visibilizar un nuevo modelo más equitativo y democrático. Según explicó Consuelo Flecha, Catedrática de Teoría e Historia de la Educación por la Universidad de Sevilla, la pedagogía feminista está en proceso de construcción, y debe tener sus bases en una postura ética contraria al androcentrismo, que promueve la autoestima en las mujeres y que busca una sociedad más democrática y equitativa. Asimismo, ha resaltado que la pedagogía feminista parte de la experiencia para su posterior teorización, al contrario que el sistema patriarcal, que crea primero las teorías y después las pone en práctica.

 

Por su parte, la socióloga y educadora Amparo Tome basa la pedagogía feminista en la revisión de todo lo realizado en materia de educación, así como en la autoconciencia, en el aprendizaje mutuo profesorado-alumnado, en el empoderamiento de las mujeres frente a un patriarcado cada vez más poderoso y en el respeto a las diferencias.

 

El segundo dia de las jornadas ha contado con dos mesas de debate. La primera, ‘Pedagogía feminista y educación formal’, desarrollada por Carolina Alonso (coordinadora de la red andaluza ‘Escuela, espacio de paz’) y Marina Núñez (profesora de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla), ha abordado las iniciativas pedagógicas feministas desarrolladas a lo largo de años en la Junta de Andalucía, así como los retos que quedan por alcanzar en la educación reglada, entre los que destacan la necesidad de prestigiar el feminismo, de hacer cumplir la Ley de Igualdad en los centros educativos y, sobre todo, de hacer obligatoria la formación en igualdad del profesorado desde el inicio (en las facultades de educación).

 

La segunda mesa redonda, ‘Educación popular y buenas prácticas’, que ha contado con la asistencia de Marta Scarpato, asesora sindical del Comité Económico y Social Europeo, y Rosario Cacho, coordinadota de la Delegación de Igualdad del Ayuntamiento de Dos Hermanas, ha abordado casos concretos de buenas prácticas en pedagogía feminista, tanto en el ámbito de la educación emocional y sexual como en la lucha de muchas trabajadoras por participar en la agenda sindical, fruto de la cual se han logrado derechos como los permisos de paternidad y la reorganización de horarios laborales.