Instituto Andaluz de la Mujer

Instituto Andaluz de la Mujer

 

Enlaces a redes sociales

Canal YoutubeFacebook

La Junta pone en marcha un programa pionero en España de atención psicológica a víctimas de violencia menores de edad

 

 

 La directora del IAM con el equipo de profesionales encargado de coordinar el programa

 La directora del IAM con el equipo de profesionales encargado de coordinar el programa

 

El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha puesto en marcha, de manera pionera en España, el nuevo Programa de Atención Psicológica a las Mujeres Menores de Edad Víctimas de Violencia de Género en Andalucía, un proyecto piloto que tiene como objetivo prestar atención psicológica gratuita a víctimas de entre 14 y 18 años, así como proporcionar información y orientación a las madres, padres o tutores de dichas mujeres. El servicio, que será prestado a través de la Asociación de estudios Sociales por la Igualdad de la Mujer (Aesim), pretende dar respuesta a las necesidades detectadas por el IAM a lo largo de los últimos años, en los que se está registrando un creciente número de casos de violencia de género en parejas jóvenes.

 

 

Así, según datos del Ministerio del Interior, en el primer semestre del año se han registrado ya en Andalucía 78 denuncias por violencia de género (VG) en menores de edad, lo que representa un 1,6% del total (porcentaje que aumenta cada año). El tramo de edad más frecuente en denunciar es entre los 25 y 34 años (1.557 casos hasta junio), registrando una evolución cada año hacia personas más jóvenes. Respecto al número de víctimas mortales, de las 15 mujeres muertas el pasado año en Andalucía, seis eran menores de 30 años (el 40% del total), y por primera vez apareció un caso de menos de 20 años.

 

La atención psicológica a víctimas jóvenes requiere, especialmente cuando son menores de edad, modelos específicos que se adecuen a sus características y necesidades concretas. Para desarrollarlos, los centros provinciales del IAM y el Teléfono de la Mujer llevarán los casos concretos de VG detectados en mujeres menores a un equipo especializado de psicólogos/as, que además de atender a la víctima (previa autorización de sus tutores) y a sus familias, derivará a la misma a la red de atención (sanitaria, social, jurídica, policial,...) que se requiera. Para darlo a conocer, cada centro provincial difundirá el programa a través de todas sus redes, especialmente en los servicios de protección y centros de menores, en los centros del profesorado, en los puntos del programa Forma Joven, en los Institutos de Enseñanza Secundaria, etc.

 

El nuevo programa responde al compromiso adquirido por la consejera de la Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, quien expresó recientemente la “preocupación del Gobierno andaluz y de todos los profesionales de violencia de género en la tempranísima edad de los agresores y de las víctimas en muchos casos. En este sentido, anunció que el Gobierno andaluz pondría en marcha los recursos necesarios para resolver un problema “de extrema urgencia y necesidad, haciendo especial hincapié en la edad de los agresores y de las víctimas”.

 

El Instituto Andaluz de la Mujer alerta del creciente fenómeno del “espejismo de la igualdad” en la juventud, y recuerda en este sentido la investigación “Igualdad y Prevención de la violencia de género entre la adolescencia y la juventud”, elaborada por la Universidad Complutense de Madrid en colaboración con las comunidades autónomas, según la cual  más de un 30% de los chicos (y un 20% de las chicas) cree que decir a alguien que no vale nada o controlar todo lo que hace otra persona no son conductas de maltrato. Asimismo, más de un 22% de los encuestados (por encima del 10% en el caso de las encuestadas) no ve en hacer sentir miedo o insultar una conducta de violencia de género.

 

En cuanto al pensamiento sobre el sentido de la propiedad, el 33,5% de los chicos y el 29,3% de las chicas conciben los celos como una expresión del amor, datos que reflejan que en la juventud aún perdura la vinculación entre sentimientos y sumisión y entre poder y masculinidad, así como ciertos roles femeninos del modelo androcéntrico.