Instituto Andaluz de la Mujer

Instituto Andaluz de la Mujer

 

Enlaces a redes sociales

Canal YoutubeFacebook

La Junta de Andalucía presenta las conclusiones del proyecto europeo Daphne sobre mujeres sin hogar víctimas de maltrato

 

 

 

 

El hecho de que tradicionalmente las personas sin hogar fuesen hombres ha llevado a las administraciones a desatender los riesgos añadidos del 10-20% restante, que son mujeres, y que, según los servicios sociales de la Junta, va en aumento de forma cada vez más acelerada. Ello, unido al hecho de que las mujeres representan el 72% de las personas con techo y cargas familiares que solicitan ayudas sociales de urgencia a la Junta, refleja la progresiva feminización de la pobreza. La exposición a la violencia de género, las relaciones de explotación, la inmigración, los embarazos no deseados, las responsabilidades familiares (menores a su cargo en la calle), la prostitución, los problemas específicos de salud o las mayores dificultades de reinserción social y laboral son algunos de los riesgos específicos de las mujeres sin hogar, que requieren por tanto una atención “multidisciplinar” por parte de las administraciones, para que éstas coordinen competencias y respondan a dicha “interseccionalidad” de género. Así lo destacaron hoy la directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Soledad Ruiz, y la directora de Servicios Sociales y Atención a las Drogodependencias, Magdalena Sánchez, durante la inauguración de la Conferencia Internacional “Estudio sobre mujeres sin hogar que han sufrido violencia de género”, enmarcada en el proyecto Daphne III, una iniciativa europea que pretende estudiar, de manera pionera en toda Europa, la situación de las mujeres sin hogar que han sufrido malos tratos, con el fin último de crear una red inexistente de atención y un protocolo de actuación ante estos casos.

 

 

El proyecto, liderado por la Universidad de Wolverhampton (Reino Unido), responde a la necesidad de buscar estrategias ante una realidad sobre la que, hasta ahora, existían escasos conocimientos dentro de la UE y que, en gran medida, permanecía invisibilizada. La iniciativa cuenta como socios con la Administración Central de Servicios Sociales de Malmö (Suecia); el Centro Regional de Recursos de Bienestar Social de Budapest (Hungría); la Oficina Europea de la Región de West Midlands de Bruselas (Bélgica); y la Junta de Andalucía.

 

La iniciativa, que ha contado con una fase de investigación y otra de talleres de intercambio de experiencias, culmina con la celebración de esta Conferencia, en el que se compartirán los resultados de los dos años de investigación, con conclusiones que posteriormente serán remitidas a las autoridades regionales y nacionales, al Parlamento Europeo, a los responsables políticos y a las redes europeas.

 

En el proyecto han participado tanto el IAM como la Dirección General de Servicios Sociales y Atención a las Drogodependencias de la Consejería de Salud y Bienestar Social, que desde sus diferentes ámbitos de actuación, tienen contacto directo con las mujeres sin hogar víctimas de violencia de género. Como principales conclusiones, desde la Junta de Andalucía apuntan la situación de exclusión social extrema de las mujeres sin hogar víctimas de violencia de género, que suelen dar prioridad a sus necesidades básicas por encima del hecho de ser víctimas. Asimismo, ante la dificultad de acceder a estas mujeres, que no suelen recurrir a la red de acogida de la Junta, el IAM y Servicios Sociales coinciden en la necesidad de crear y acercar directamente a las víctimas recursos y dispositivos de atención que conjuguen las dos dimensiones fundamentales de la problemática abordada en el proyecto (sinhogarismo y violencia de género).

 

En este sentido, Andalucía fue pionera al subvencionar entre 2008 y 2010 un proyecto piloto de la Fundación Genus para la atención de mujeres en situación de riesgo de exclusión social, para compensar la necesidad de estas mujeres de tener un soporte básico para su independencia, como son las viviendas temporales, en las que encuentran acogida, alojamiento y manutención. El proyecto se incluye dentro del programa de subvenciones del IAM para proyectos de atención a mujeres en riesgo de exclusión social, que el pasado año benefició a más de 344 personas. 

 

Según las estimaciones de Cáritas-Andalucía (datos 2010), la comunidad andaluza cuenta con al menos 7.700 personas sin techo, entre un 15-20% de ellas mujeres, si bien se apunta que este porcentaje va en aumento en los últimos dos años. Los servicios sociales de la Junta han contabilizado a través de su red de recursos 1.703 personas sin hogar atendidas, de las que el 12,8% son mujeres. Los datos, no obstante, no reflejan  que, debido al riesgo de agresión (física o sexual) que corren estas mujeres por el hecho de serlo, éstas recurren en menor medida a los albergues sociales, situación que demanda una respuesta institucional que minimice esos riesgos a través de recursos específicos (alojamiento,....) y procedimientos adaptados a esa realidad. Del mismo modo, la red de recursos para víctimas de violencia de género debe incorporar una atención y asistencia que incluya trabajo de campo (en las calles) y la coordinación entre las administraciones competentes en materia de género y sinhogarismo.