Instituto Andaluz de la Mujer

Instituto Andaluz de la Mujer

 

Enlaces a redes sociales

Canal YoutubeFacebook

AREAS TEMÁTICAS

Pensión de viudedad

Son requisitos para la concesión de la pensión de viudedad los que a continuación se relacionan:

  

A) Cónyuge superviviente.

  

Con carácter general tendrá derecho a la pensión de viudedad cuando al fallecer el  cónyuge éste hubiera completado un período de cotización de quinientos días, dentro de un período ininterrumpido de cinco años inmediatamente anteriores a su defunción.

 

En los supuestos de situación de alta o de asimilada al alta sin obligación de cotizar, el período de cotización de quinientos días deberá estar comprendido dentro de un período ininterrumpido de cinco años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar.

 

Si la causa de la muerte fuera un accidente (sea o no de trabajo) o una enfermedad profesional no se exigirá ningún período previo de cotización.

 

También se tendrá derecho a la pensión de viudedad aunque el causante, a la fecha de fallecimiento, no se encontrase en alta o en situación asimilada a la de alta, siempre que el mismo hubiera completado un período mínimo de cotización de quince años.

 

Cuando el fallecimiento del causante derivara de enfermedad común, no sobrevenida tras el vínculo conyugal, se requerirá que además el matrimonio se hubiera celebrado con un año de antelación como mínimo a la fecha del fallecimiento o, alternativamente, la existencia de hijos e hijas comunes.

 

No se exigirá dicha duración del vínculo matrimonial cuando se acredite un período de convivencia con el causante que, sumado al de la duración del matrimonio, hubiere superado los dos años. La existencia de pareja de hecho, a los efectos de la pensión de viudedad, se demostrará  mediante certificación de inscripción en alguno de los registros específicos existentes en las Comunidades Autónomas o Ayuntamientos del lugar de residencia o mediante documento público en el que conste la constitución de dicha pareja.

 

B) Mujeres separadas judicialmente o divorciadas.

 

La pensión de viudedad se reconocerá  siempre que no hubieren contraído matrimonio o constituido una pareja de hecho y tengan además concedido el derecho a una pensión compensatoria (artículo 97 del Código Civil).

 

Además, desde el 01 de enero de 2010, cuando la pensión de viudedad supere la cuantía de la pensión compensatoria, se disminuirá aquélla hasta alcanzar la suma de la pensión compensatoria que le hubiese sido reconocida (disposición final tercera apartados diez de la Ley 26/2009 de 23 de Diciembre de Presupuestos generales del Estado para el año 2010).

 

De existir varias personas beneficiarias con derecho a pensión, la cuantía será proporcional al tiempo de convivencia con la persona fallecida. En todo caso se garantizará el 40 por ciento de la base reguladora al cónyuge sobreviviente o pareja de hecho del causante.

 

No obstante, hemos de distinguir dos importantes excepciones:

 

1- Mujeres víctimas de violencia de género, que  tendrán derecho a solicitar la pensión de viudedad aun cuando no se les haya reconocido pensión compensatoria. Para ello tendrán que acreditar su condición de victimas de  violencia de género,  mediante Sentencia, Orden de Protección, Informe del Ministerio Fiscal o cualquier medio de prueba admitido en derecho ( artículo 174.2 de la Ley General de la Seguridad Social).

 

2- Separación judicial o divorcio anteriores al 1 de enero de 2008 y en fallecimientos producidos entre el 01 de enero de 2008 hasta el 31 de diciembre de 2009 (siempre que el divorcio o separación judicial se haya producido antes del 01 de enero de 2008), supuestos en los que el reconocimiento del derecho a la pensión de viudedad no estará condicionado a que la persona divorciada o separada judicialmente tenga reconocida la pensión compensatoria, siempre que:

 

  • Entre la fecha de divorcio o separación judicial y la fecha del fallecimiento del causante, no hayan transcurrido más de 10 años.

 

  • El vínculo matrimonial haya tenido una duración mínima de 10 años.

 

  • Además se cumpla alguna de las condiciones siguientes: existencia de hijos/as comunes del matrimonio; o que la beneficiaria tenga una edad superior a los 50 años en la fecha del fallecimiento del causante. 

 

Todo ello conforme a la Ley 26/2009 de 23 de Diciembre de Presupuestos Generales del Estado para el año 2010 (disposición final tercera, apartado catorce).

 

Consecuentemente, la mujer que se encuentre dentro de estos supuestos podrá volver a solicitar la pensión de viudedad aunque le hubiese sido denegada, siéndole  concedida  de reunir los requisitos mencionados.

 

C) Superviviente cuyo matrimonio hubiera sido declarado nulo. La pensión de viudedad se le concederá cuando tenga reconocido el derecho a la indemnización prevista en el artículo 98 del Código Civil, siempre que no hubiere contraído nuevas nupcias o constituido una pareja de hecho. La pensión será proporcional al tiempo vivido con el causante, sin perjuicio del supuesto de la concurrencia con otras beneficiarias,  garantizándose también el 40 por ciento de la base reguladora a favor del  cónyuge sobreviviente o  pareja de hecho

 

D) Pareja de hecho. Se requiere encontrase unido al causante en el momento de su fallecimiento, formando una pareja de hecho, y que sus ingresos durante el año natural anterior no hubieren alcanzado el 50 por 100 de la suma de los propios y de los del causante habidos en el mismo periodo( es decir, que no tenga más ingresos que el causante) . Dicho porcentaje será del 25 por 100 en el caso de inexistencia de hijos/as comunes con derecho a pensión de orfandad. También se reconocerá  derecho a pensión de viudedad cuando los ingresos  del sobreviviente  resulten inferiores a 1,5 veces el importe del salario mínimo interprofesional vigente en el momento del hecho causante, requisito que deberá concurrir  tanto en dicho momento como durante su percepción. El límite indicado se incrementará en 0,5 veces la cuantía del salario mínimo interprofesional vigente por cada hijo/a común, con derecho a pensión de orfandad y que conviva con el sobreviviente.

 

Se considera pareja de hecho, a efectos de la percepción de esta pensión, a quienes sin hallarse impedidos para contraer matrimonio no tengan vínculo matrimonial con otra persona y acrediten una convivencia estable y notoria inmediatamente anterior al fallecimiento no inferior a 5 años (se acreditará la convivencia mediante certificación e inscripción en registros de la comunidad autónoma o ayuntamiento del lugar de residencia o mediante documento público en el que conste  la constitución de la pareja- la inscripción o la escritura  deberán tener una antelación mínima de dos años respecto a la fecha  del fallecimiento-).

 

Los requisitos son los siguientes:

 

  • En el momento del fallecimiento el causante debía encontrarse en situación de alta o de asimilada al alta, habiendo cotizado un periodo de quinientos días dentro de un periodo ininterrumpido de cinco años inmediatamente anteriores al fallecimiento. Si el fallecimiento  se produce cuando, estando en situación de alta o de asimilada al alta no se tenga obligación de cotizar, el periodo de cotización de quinientos días se computará  en los cinco años ininterrumpidos anteriores a la fecha en la que cesó la obligación de cotizar.

 

  • Si la causa de la muerte es un accidente (sea o no de trabajo) o una enfermedad profesional, no se exigirá ningún periodo previo de cotización.

 

  • Si el causante a la fecha de fallecimiento no se encuentra en alta o situación asimilada a la del alta, pero ha completado un periodo de cotización de quince años.

 

  • Convivencia estable y notoria de un periodo mínimo de 5 años inmediatamente anterior al fallecimiento que habrá de acreditarse con certificado del registro específico de la comunidad autónoma o ayuntamiento de residencia o mediante documento público en que conste la constitución de la pareja. La inscripción o la formalización del documento debe tener una antelación de al menos dos años a la fecha del fallecimiento.

 

  • Si hay hijo/as en común, la beneficiaria deberá tener unos ingresos en el año natural anterior al fallecimiento no superiores al del fallecido ( no superiores al 50% de la suma de los ingresos de ambos).

 

  • Si no hay hijos/as  en común los ingresos de la beneficiaria deberán no ser superiores a la cuarta parte de la suma de ambos ( no superiores al 25% de la suma de los ingresos de ambos).

 

  • Percibirán en cualquier caso pensión, si la sobreviviente en el momento del fallecimiento tiene unos ingresos inferiores a 1,5 veces el salario mínimo interprofesional vigente en el momento. Si hay hijos/as con derecho a pensión de orfandad, el límite de ingresos para percibir pensión se incrementará en un 0,5 veces por cada hijo/a común con derecho a pensión de orfandad que conviva con la sobreviviente (ejemplo: si existe un hijo/a con derecho a pensión, la superviviente percibirá pensión si sus ingresos son inferiores a 2 veces  el salario mínimo interprofesional, si son dos hijos/as la percibirá si sus ingresos son inferiores a 2,5 veces el Salario Mínimo Interprofesional, etc.).