Instituto Andaluz de la Mujer

Instituto Andaluz de la Mujer

 

Enlaces a redes sociales

Canal YoutubeFacebook

AREAS TEMÁTICAS

¿A qué familiares puede reagrupar?

 

- Cónyuge.

 

Siempre que no se encuentre separada de hecho o de derecho,  y  que el matrimonio no se haya celebrado en fraude de ley. En  ningún   caso   podrá   reagruparse  a más de  un cónyuge, aunque la ley personal de la mujer extranjera admita esta modalidad matrimonial.

 

Si se encuentra divorciada y está casada en segundas o posteriores nupcias, sólo podrá reagrupar con ella al nuevo cónyuge y sus familiares siempre que acredite que la disolución de sus anteriores matrimonios ha tenido lugar tras un procedimiento jurídico que fije la situación del cónyuge anterior y sus familiares en cuanto a la vivienda común, la pensión al cónyuge y los alimentos para los hijos menores o mayores dependientes..

 

- Pareja de hecho.

 

La  mujer inmigrante podrá reagrupar también a la persona con quien mantenga una relación  de  afectividad análoga a la  conyugal.

 

Se considera relación análoga a la conyugal:

 

a)  Cuando esté inscrita en un registro público y no se haya cancelado la inscripción.

 

b)  Cuando con cualquier medio de prueba admitido en derecho se pruebe la vigencia de una relación no registrada, constituida con carácter previo al inicio de la residencia de la persona  reagrupante en España.

 

- Descendientes.

 

Hijas e hijos de la mujer o los de su cónyuge o pareja, incluidos los adoptados, cuando sean menores de 18 años (en el momento de la solicitud de la autorización de residencia a su favor) o tengan una discapacidad  y no sean objetivamente capaces de proveer sus propias necesidades debido a su estado de salud. Sin embargo, la edad se ampliará a menores de veintiún años y mayores de dicha edad que vivan a su cargo, o incapaces, cuando sea cónyuge o pareja registrada de ciudadano/a de un Estado miembro de la Unión Europea o de otro Estado parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo y siempre que no haya recaído el acuerdo o la declaración de nulidad del vínculo matrimonial, divorcio o cancelación  de la inscripción registral de la pareja   (Real Decreto 240/2007, de 16 de febrero, sobre entrada, libre circulación y residencia en España de ciudadanos de los Estados miembros de la Unión Europea y de otros Estados parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo).

 

Cuando se  trate  de hijas  e  hijos  de uno solo de los cónyuges, se requerirá,  además,  que  éste  ejerza   en   solitario  la   patria potestad  o   se   le  haya  otorgado la custodia y estén efectivamente a su cargo.

 

- Ascendientes.

 

Los ascendientes propios de la mujer y los de su cónyuge con los siguientes requisitos: lo sean en primer grado, con más de sesenta y cinco años, vivan a su cargo y la necesidad de autorizar su residencia en España sea justificable (articulo 17.1d) Ley de Extranjería). Se entenderá que los familiares están a cargo de la reagrupante cuando acredite que, al menos, durante su último año de residencia en España ha transferido fondos o soportado gastos de su familiar en una proporción que permita deducir una dependencia económica efectiva. Excepcionalmente se podrá reagrupar por razones humanitarias al ascendiente menor de 65 años si se cumplen las demás condiciones que la Ley prevé.

 

No obstante y en aplicación del  Real Decreto 240/2007, de 16 de febrero, sobre entrada, libre circulación y residencia en España de ciudadanos de los Estados miembros de la Unión Europea y de otros Estados parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo, el limite de edad no se aplicará cuando la mujer sea cónyuge o pareja registrada de ciudadano/a  de un Estado miembro de la Unión Europea o de otro Estado parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo y siempre que no haya recaído el acuerdo o la declaración de nulidad del vínculo matrimonial, divorcio o cancelación  de la inscripción registral de la pareja.   

 

- Representados y representadas.

 

Las personas menores de 18 años y los mayores de esa edad que no sean objetivamente capaces de proveer a sus propias necesidades, debido a su estado de salud, cuando la mujer sea su representante legal y el acto jurídico que le otorga dicha representación no sea contrario al derecho español.