Instituto Andaluz de la Mujer

Instituto Andaluz de la Mujer

 

Enlaces a redes sociales

Canal YoutubeFacebook

DENUNCIA

 

Defiende tu libertad denunciando la agresión. La denuncia es un derecho y un deber que debes ejercer.

 

 

Acude a una dependencia policial, al Juzgado de Guardia, o al Cuartel de la Guardia Civil con testigos siempre que sea posible. En la dependencia policial puedes pedir ser atendida por una mujer; si existe alguna funcionaria adscrita al servicio ella te atenderá. También puedes interponerla en el Servicio Policial Nacional de Atención a la Familia (SAF) o en el Equipo de Mujer y Menor (EMUME) de la Guardia Civil.

 

 

Denunciando los hechos, te proteges al mismo tiempo que proteges a otras mujeres.

 

 

Exige copia de la denuncia.

 

 

Será necesario que la/el Médica/o Forense te examine inmediatamente.

 

 

En caso de que no cuentes con recursos económicos, tienes derecho a solicitar Asistencia Jurídica Gratuita para ejercer la acusación particular contra tu agresor.

 

 

Si no has sido atendida correctamente por cualquiera de los servicios a los que te dirijas (Policía, Juzgado, Centro Sanitario, Centro de Información, etc.) puedes presentar una queja.

 

 

Si no te atreves a denunciar: ¿Tienes miedo? ¿Te da vergüenza? Piensa que has sido víctima de un delito y la Administración de Justicia puede y debe reparar el daño que te han causado. Piensa en todas las mujeres a las que puedes ayudar sobreponiéndose a ese sentimiento. Si a pesar de todo denunciar te resulta imposible, busca ayuda y asesoramiento en los Centros y Servicios que el instituto Andaluz de la Mujer pone a tu disposición.

 

 

Algunos consejos a la hora de denunciar:


  • Inmediatamente después de la agresión te sentirás aturdida. Esto no va a facilitar la tarea de la persona encargada de recoger la declaración/denuncia. Procura reponerte y responder despacio a las preguntas que te formulen para que todos los hechos sean recogidos con claridad y de forma adecuada en la denuncia.

 

  • No olvides que, por necesidades de la investigación, la persona que recoge la denuncia está obligada a preguntar una serie de cuestiones; alguna podrá molestarte, pero no te preocupes. Esa misma persona puede explicarte el motivo de esa pregunta y porqué es necesario responderla. Será conveniente que te acompañe una persona de tu confianza.

 

  • La ropa que llevabas en el momento de la agresión es un elemento fundamental. Consérvala sin lavarla.

 

  • Si el agresor es un desconocido, la más pequeña indicación puede facilitar su identificación: un pelo sobre el jersey, un pequeño trozo de tejido, un mínimo resto de piel que haya podido quedar entre tus uñas...

 

  • Explica detalles de tu agresor: color del cabello, lunares, marcas en la piel, vestimenta...

 

  • Si conseguiste herir al agresor, debes precisar en qué lugar del cuerpo y en qué circunstancias.

 

  • Puedes proponer a la policía que realice un retrato robot con los datos que les facilites.