lunes, 20 de mayo del 2019

Portal Adriano

Mediación Familiar

Mediación familiar

En Andalucía, la competencia sobre mediación familiar la ostenta la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, como procedimiento de gestión de conflictos, iniciando su andadura en nuestra Comunidad Autónoma en el año 2001, motivado por un lado, por la Recomendación nº 98 de 21 de enero de 1998 del Comité de Ministros del Consejo a los Estados Miembros y por otro, por los resultados de las investigaciones sobre la aplicación de la mediación familiar y las experiencias llevadas a cabo en este campo en varios países.

En el año 2006 se consolidó la implantación de los programas de mediación familiar en Andalucía, con la publicación de la Orden de 6 de marzo por la que se establecían las bases reguladoras y se convocaban subvenciones para la financiación de programas específicos de atención a menores y familias en dificultad, donde se incluyeron los programas de mediación familiar e intergeneracional. En esta Orden se establecían la finalidad y los destinatarios del programa, así como sus objetivos y principios de actuación.

No obstante lo anterior, el horizonte de la mediación familiar se extiende con la puesta en marcha de la normativa sobre este instrumento en Andalucía. Y de este modo, el 11 de febrero de 2009 fue aprobada por unanimidad la Ley 1/2009, de 27 de febrero, reguladora de la Mediación Familiar en la Comunidad Autónoma de Andalucía (BOJA de 13 de marzo).

Al respecto, el Decreto 37/2012, de 21 de febrero por el que se aprueba el Reglamento de Desarrollo de la misma, junto con las Órdenes por las que se fijan las tarifas en mediación familiar gratuita y se aprueban los modelos de solicitudes para la Inscripción en el Registro de mediación familiar de Andalucía así como para la designación de persona mediadora a través del Registro y para la mediación familiar gratuita,  se constituyen como el marco normativo de referencia para la mediación familiar en nuestra Comunidad Autónoma.

En este sentido, la nueva configuración de la mediación familiar en Andalucía que se ha puesto en marcha, contempla la creación del Registro de mediación familiar de Andalucía, al que se pueden dirigir todas aquellas personas que deseen acceder a un proceso de mediación familiar, pudiendo solicitar del mismo que se les facilite la lista de personas mediadoras para designar ellas de común acuerdo al profesional o la profesional que intervendrá en el proceso de mediación familiar. A falta de acuerdo y si así lo decidieran las partes, la persona mediadora será designada por el órgano encargado del Registro, al igual que en los casos en los que las personas soliciten el reconocimiento de la mediación familiar gratuita. La persona mediadora designada en estos dos últimos casos será aquella que corresponda por turno de reparto.

Dicho Registro está constituido por aquellos profesionales de distintas disciplinas (Derecho, Psicología, Psicopedagogía, Sociología, Pedagogía, Trabajo Social, Educación social, u otra homóloga) que acrediten el cumplimiento de una serie de requisitos de formación  específica y, en su caso experiencia en mediación familiar.

Se pretende que la mediación familiar sea accesible con carácter general a todas aquellas personas que necesiten de este recurso, con independencia de su situación económica, ya sea de manera totalmente gratuita o con un coste mínimo razonable. En este sentido, la mediación familiar  no supondrá ningún coste para quienes cumplan los requisitos previstos para los supuestos de gratuidad. En el resto de los casos, se abonarán las tarifas que se establezcan en la correspondiente Orden de desarrollo.

Se ha creado el Consejo Andaluz de Mediación Familiar, que se define como órgano colegiado de participación y colaboración, con facultades de decisión, consulta y supervisión en materia de mediación familiar, concretando su adscripción orgánica, composición y competencia y cuyo régimen de funcionamiento se aprobará mediante Orden de la Consejería competente en materia de familias.

Con la constitución de este órgano colegiado, de carácter técnico y que tratará aglutinar a todos los colectivos implicados directa o indirectamente en la mediación familiar (administraciones, colegios profesionales, universidad, personas mediadoras inscritas…)  se pretende conseguir el empuje, avance y mejora continua de la mediación familiar en Andalucía.

Conocerá de los aspectos globales y específicos de la mediación familiar a fin de consensuar y aunar criterios de actuación para que esta figura sea genuina e independiente en cuanto a su especialización (código deontológico de la persona mediadora, posibles sanciones, honorarios, aprobación de planes de formación continua…).