CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD:
protección de la flora, la fauna y sus hábitats
imprimir | enviar
Declarados tres nuevos monumentos naturales en Andalucía
Sevilla (febrero de 2010). El Consejo de Gobierno andaluz ha aprobado la declaración de los monumentos naturales de la Cueva de Ambrosio, en Vélez-Blanco; la Montera de Gossan, en Nerva; y el Bosque de la Bañizuela, en Torredelcampo. Con ellos, son ya 38 los enclaves y elementos singulares de la naturaleza dotados de este régimen especial de protección en la comunidad autónoma.

El primero de estos monumentos naturales, la Cueva de Ambrosio, se ha declarado por su carácter ecocultural. Con una superficie delimitada de 114.967 metros cuadrados, este conjunto de oquedades kársticas, abiertas sobre un cantil de cien metros de altura en la cabecera del arroyo del Moral, alberga uno de los principales yacimientos paleolíticos de la Península Ibérica, con manifestaciones de arte rupestre declaradas Patrimonio de la Humanidad e igualmente protegidas por la legislación cultural autonómica con la categoría de zona arqueológica.

La Montera de Gossan, situada en el interior del Paisaje Protegido Río Tinto, es un enclave que destaca por su singularidad geológica y por su valor didáctico para entender los yacimientos de sulfuros típicos de esta comarca onubense. Parcialmente protegida como Bien de Interés Cultural dentro del Sitio Histórico de la Zona Minera de Riotinto-Huelva, se trata de una formación geológica de gossan (roca formada por óxidos e hidróxidos de hierro) y lavas gossanizadas procedentes de la meteorización de yacimientos próximos. Para su declaración como monumento natural se ha delimitado una superficie de 9.329 metros cuadrados.

Finalmente, el Bosque de la Bañizuela, protegido por su especial singularidad biológica y valoración social, acoge en sus poco más de dos hectáreas una completa representación del ecosistema forestal mediterráneo esclerófilo de encinas y alcornoques.

La declaración de estos tres nuevos monumentos naturales se ha realizado teniendo en cuenta tanto los dictámenes de la Consejería de Medio Ambiente como los estudios elaborados por las universidades andaluzas y las consultas a corporaciones locales, asociaciones y sectores sociales interesados.