CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD:
protección de la flora, la fauna y sus hábitats
imprimir | enviar
Más de 200 millones de euros en programas para frenar el avance de la desertificación

Jaén (junio de 2006). El director general de Gestión del Medio Natural de la Consejería de Medio Ambiente, José Guirado, destacó en el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía, que la Junta de Andalucía destina este año más de 200 millones de euros para frenar el avance de la desertificación derivada del mal uso del suelo por parte del hombre. Guirado, que ha participado en un vuelo con periodistas por el Parque Natural Sierra Mágina, una de las zonas donde se conjugan las zonas áridas naturales (de alto valor ecológico) y las derivadas de prácticas agrícolas inadecuadas, ha alertado de que sólo el cultivo del olivar genera pérdidas de suelo que se traducen a su vez en pérdidas en el cultivo por valor de 70 millones de euros.

Para mejorar el mapa de la desertización en Andalucía, donde un veinte por ciento del suelo se encuentra bajo este tipo de degradación, bien natural bien provocada, la Consejería de Medio Ambiente y la de Agricultura y Pesca trabajarán juntas para favorecer e incentivar las buenas prácticas agrícolas. En este sentido, Guirado manifestó que el criterio de condicionalidad en el pago de ayudas a una agricultura respetuosa con el entorno que la Unión Europea aplica con la nueva reforma de la política agraria garantizará que Andalucía mejore sus parámetros ambientales y aumente los de renta de sus agricultores. El director general de Gestión del Medio Natural destacó la recuperación de la cubierta vegetal en los cultivos leñosos en pendiente, el uso racional de los regadíos y la mesura en el uso de fitosanitarios como algunas de las medidas efectivas para garantizar estas ayudas.

Por otra parte, con la directriz del Plan Andaluz de Control de la Desertificación, a los 200 millones de euros de este año destinados a tratamientos selvícolas y forestales contra la erosión se unen otros 300 millones en políticas hidráulicas.

El caso de Jaén

En la provincia de Jaén, lugar escogido para celebrar este día, sólo el 1,2 por ciento de las zonas desérticas que se detectan, fundamentalmente en el corredor entre Sierra Mágina y Sierra de Cazorla, es fruto de un proceso natural. El resto, un 10 por ciento, procede de malas prácticas. A pesar de todo ello, Jaén es, junto a Cádiz, la provincia andaluza con menor incidencia de la desertificación, mientras que en el lado opuesto se encuentra Almería.

De hecho, gracias al Plan Activa Jaén se ha logrado que se destinen 11,3 millones de euros a tratamientos para frenar la desertificación en municipios como Larva, Pozo Alcón o Huesa. Del mismo modo, este programa para el desarrollo de Jaén en el que trabajan de forma coordinada el Gobierno central, la Junta de Andalucía y la Diputación de Jaén, con el que se invertirán 1.300 millones de euros hasta 2010, destina 500 millones de euros a la mejora del abastecimiento y embalsado de agua.