Ventana del visitante de los espacios naturales protegidos de Andalucía

Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio
Ventana del visitante de los espacios naturales protegidos de Andalucía
Inicio>> Guía para la visita>> SIERRA NEVADA>> Busqueda senderos>> SULAYR >> Más >> Municipios
Sugerencias del mes Español Inglés
Logo del Espacio

PARQUE NATURAL  SIERRA NEVADA  -  SENDERO SEÑALIZADO  SULAYR PDF Versión imprimible 

La CalaHorra

Descripción general


Se encuentra ubicada en el centro de la Comarca del Marquesado del Zenete, a 18 Km. de Guadix, 72 de Granada y 91 de Almería; a 1.192 m. sobre el nivel del mar, y latitud 37º 11‘ N, longitud 3º 04’ O. Tiene una extensión de 40 km2 y unos 900 habitantes. La forma de su término municipal se asemeja a una “Y”.
Limita al norte con el campo de Aldeire y Charches (localidad del Valle del Zalabí), al sur con Aldeire, al este con Ferreira y Huéneja, y al oeste con Alquife y Lanteira.

 

El acceso a La Calahorra es fácil: desde la A-92 dirección Granada-Almería, pasadas las localidades de Guadix, Exfiliana y Alcudia, (Salida 312) a través de la carretera A-337. Y en dirección Almería-Granada, (Salida 312) pasadas las localidades de Huéneja, y Dólar. No obstante, el paisaje de Sierra Nevada al fondo y el majestuoso castillo-palacio del siglo XVI de esta localidad, frente al cerro Foncanal o Juan Canal.

 

También se puede acceder a La Calahorra desde cualquier punto de la Alpujarra. Desde la Alpujarra granadina, seguir dirección Laroles (Nevada), y desde la Alpujarra almeriense hacia Laroles (Nevada) o hacia Bayárcal; en cualquier caso cruzar el Puerto de la Ragua para alcanzar, tras una bajada de 15 Km. de maravilloso espectáculo paisajístico, ésta localidad y adentrarse en la comarca del Marquesado del Zenete.

 

  Un fabuloso telón de fondo convierte a la magnífica fortaleza de La Calahorra en un diminuto recinto. Son los enormes murallones que forman Sierra Nevada y que le proporcionan un colorido especial a esta localidad granadina en plena comarca de Guadix y el Marquesado. En la cara norte del puerto de La Ragua, único paso entre las dos laderas de esta particular sierra, las casas apenas se dibujan bajo la loma del castillo. Ora un tejado, ora una chimenea blanca y, sobresaliendo un poco más, el chapitel metálico del campanario de la iglesia de la Asunción.

Subir

Historia


El asentamiento en esta tierra se motiva por el aprovechamiento de los yacimientos mineros muy abundantes en el entorno, y también por la importancia de la proximidad a la Alpujarra. Su topónimo, “qalat-al-horra”, es muy antiguo habiéndose dado distintas versiones de su significado. Podemos decir que La Calahorra significa baluarte o torre de defensa. De época musulmana y morisca se conoce que en La Calahorra (según el empadronamiento de los moriscos en el año 1.550) hubo al menos cinco lugares distintos de enterramiento, el más importante el situado al este de la localidad, donde actualmente se encuentra el cementerio.

 

Castillo de la Calahorra

Durante la rebelión morisca la mayor parte del pueblo fue quemado y destruido. A partir de 1.571 los llegados pobladores construyen nuevas viviendas extendiéndose más por el llano. La Calahorra fue la primera población de la zona en sublevarse contra el levantamiento morisco de 1.568. Tras este acontecimiento Felipe II ordenó la expulsión de los moriscos, cediendo terrenos y casas a los cristianos viejos procedentes de Castilla, Aragón, Asturias y Galicia.

 

En 1.490, los Reyes Católicos conceden en señorío al Cardenal Mendoza, lo que más tarde constituiría el Marquesado del Zenete, como premio a los servicios prestados a la corona en la guerra de Granada. El primer señor del Marquesado fue Don Rodrigo de Vivar y Mendoza (hijo del Cardenal Mendoza), quien construyó el famoso castillo-palacio, símbolo del señorío del Marquesado.

 

La población, que había disminuido sensiblemente tras el abandono de estas tierras por parte de los conquistados, no aumentará hasta 1.560, debido fundamentalmente al regreso de los moriscos, una vez garantizados sus derechos de residencia por el Marqués del Zenete. La población de La Calahorra se había mantenido en unos niveles aceptables desde el siglo XVI, debido seguramente a su papel como capital histórica del Marquesado, refrendado por la ubicación en su término del castillo-palacio que fue residencia del Marqués del Zenete.
Sin embargo, en 1.834 pierde el carácter de cabeza de partido judicial del Marquesado y ello se plasma en una decadencia demográfica que llegará hasta finales de ese siglo, debido a que la excesiva parcelación de sus tierras, unida a la menor extensión del regadío en relación a otros pueblos de la comarca, hacían muy difícil el mantenimiento de una población eminentemente agrícola que, además, no tenía el recurso de la ganadería como en otros municipios del Marquesado, por la poca extensión de los terrenos de pastizal y monte. Desde principios del siglo XX, aumenta su población al compás del desarrollo de la minería de hierro de Alquife hasta 1.960, con la salvedad del período de la posguerra donde las condiciones de vida se hacen difíciles en la zona, que no se cuenta con una agricultura muy productiva. A partir de 1.960 se produce una situación común a muchas zonas rurales del territorio nacional, ya que la emigración hace descender la población en casi un 45%.

Subir

Lugares de interés


 

  CASTILLO DE LA CALAHORRA

 

  Edificado sobre la colina que domina visualmente el Marquesado del Zenete y teniendo como base una antigua fortaleza musulmana, su importancia artística es considerable por ser el primer edificio español donde se introducen los nuevos aires del Renacimiento.

 

Fue su comitente don Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, Marqués del Zenete, hijo del cardenal don Pedro González de Mendoza, una de las familias más influyentes de la España de los Reyes Católicos, hombre de gran cultura, cuya personalidad se encuentra a caballo entre el espíritu renacentista y el medieval, como se ve reflejado en esta obra, combinándose en ella elementos medievales, renacentistas y mudéjares.

 

El castillo durante su etapa constructiva, de 1.509 a 1.512, sufrió modificaciones importantes. No se conoce con exactitud quien fue el tracista del primer proyecto, tampoco se conserva el plano original, pero sí los nombres de sus principales artífices: Lorenzo Vázquez, arquitecto de la familia Mendoza y Michele Carlone, arquitecto genovés traído a España por el marqués. La mayoría de los estudiosos del tema se inclinan por Lorenzo Vázquez como autor del primitivo diseño, atribuyéndose al segundo la remodelación del patio, escalera y ornamentación, introduciendo los motivos decorativos lombardos y el concepto del “cortile” (patio) italiano, pero utilizando del medievo el tipo de escalera claustral española.

 

Exteriormente se nos aparece como un castillo, pero no medieval, por un elemento muy claro: los baluartes o torres de los ángulos son circulares y no cuadrados, debido a las nuevas armas ofensivas del momento: la artillería. Sus muros de sillarejo, realizados con piedra del lugar, presentan pocos huecos, destacando los tres que se abren en la planta superior de los lados este, sur y oeste. El aspecto defensivo que presenta el castillo queda roto en el lado oeste, al ubicarse el cuerpo de escalera, apareciendo como alternativa matacones.

 

Presenta planta rectangular, cuatro torres en los ángulos cubiertas con capulines, patio central y dos pisos de alzada. Su única puerta de acceso se sitúa en el lateral del muro este, es de pequeñas dimensiones, de arco de medio punto adovelado, y sobre ella el escudo de la segunda esposa del marqués, doña María de Fonseca, en cuyo campo aparecen las armas de la familia Mendoza y flores de lis que hacen referencia al duque de Medinaceli. Pasada la puerta, un pequeño zaguán abierto da acceso a la “sala de guardia”, estancia rectangular, cubierta con bóveda de arista, en la que una pequeña escalera conduce al “cortile” –término italiano que alude a un patio abierto y porticado- que, aunque desplazado hacia el oeste, centra el edificio, distribuyéndose en torno a él las diversas dependencias.

El cortile o patio presenta doble galería de arcadas; la baja formada por arcos de medio punto sobre columnas de capitel corintio que resultan desproporcionadas ya que no guardan el canon establecido, lo cual en parte es comprensible ya que está realizado al comienzo del Quattrocento (s. XV) y, como sucede en Italia, los órdenes clásicos aún no son perfectos. Se utiliza el orden corintio por ser el que estaba saliendo a la luz en las excavaciones que en ese momento se realizaban en Roma, expresándose a través de él el concepto de “renovatio” de la Antigüedad.

 

La decoración se centra en torno a los arcos –intradós y extradós- y enjutas: casetones con rosetas, ovas y los escudos de la familia Fonseca y Mendoza. El material utilizado es piedra del lugar. Los arcos de la galería superior no llegan a ser de medio punto, sino un poco rebajados, apoyando en columnas de capitel corintio sobre pedestales unidos con balaustrada. De mejor calidad tanto por su material –mármol de Carrara- como por su factura. La decoración consiste en panoplias y labor de candilieri, escudos en las enjutas, casetones de piedra negra de Italia en el intradós del arco e inscripciones latinas en el friso.

 

El escudo, tema decorativo tan frecuente en este palacio, se convirtió en esta época en una especie de libro abierto de la fama del Señor. Adquiere un significado distinto al que tenía el escudo medieval, éste reflejaba la fuerza bélica del señor feudal, mientras que ahora se refleja la historia de la familia. Ambas galerías se cubren con bóvedas de arista que apoyan en ménsulas, con tirantes de hierro que absorben los empujes, elementos estos –bóvedas de arista y tirantes de hierro- nuevos en la arquitectura española.

 

En el lado este del palacio, en la planta superior, se encuentra otro patio de forma rectangular llamado “de servicio”, donde se emplea la técnica mudéjar, como puede observarse en la galería que da a dicho patio, con balaustrada de madera y pie derecho con zapata. Las ventanas que lo separan de la zona noble son renacentistas.

 

Las diversas estancias se cubren con artesonados, de muy variadas formas, siendo los primeros renacentistas que se construyeron en Granada, ya que los de la Lonja –Granada- se realizaron con posterioridad, en 1519, destacando los que cubren las dependencias de los marqueses.

 

Junto a las galerías, escalera y artesonados, lo más destacado del palacio será la iconografía de portadas y vanos, en donde se exponen temas míticos y grotescos del primer renacimiento. La decoración con tales motivos no tienen aún una simbología concreta, sólo habla de “Antigüedad”. Este léxico es empleado primero por la nobleza, luego lo utilizará el Emperador –Palacio de Carlos V, Catedral- para posteriormente generalizarse como léxico –lenguaje- del poder.

 

 

Realizados por Carlone, quien al principio mandaba los dibujos a Génova, donde eran realizados en mármol de Carrara –muy fácil de trabajar por ser más blando- pero luego contrató a gente de Génova para que trabajaran “in situ”.

 

Para una correcta lectura de los temas decorativos no se puede prescindir del Codex Escurialensis, colección de dibujos tomados de las ruinas de Roma, traído a España por don Diego Hurtado de Mendoza, cuyas iniciales aparecen en la primera página de dicho códiceEl historiador Santiago Sebastián piensa que debió traerlo a fines del s. XV, pasando a manos de don Rodrigo al morir don Diego.

 

Aunque el programa iconográfico comienza en el piso inferior, vamos a detenernos en la Portada del Salón de los Marqueses, en el muro oriental del piso superior. Concebida como arco de triunfo, presenta arco de medio punto sobre jambas con hornacinas y entablamento con sus tres partes fundamentales: arquitrabe, friso y cornisa. En la jamba izquierda, de abajo-arriba, aparecen: Hércules luchando con la Hidra de Lerma, encima, en hornacinas, Hércules y la Abundancia. En la jamba derecha, con similar distribución: Centauro luchando con un monstruo marino, Apolo y la Fortuna. Todas estas figuras tienen sus respectivos atributos identificativos. En el friso se reproduce el frente de un sarcófago, tomado de un dibujo de un frontal funerario romano, donde se observa a Dionis, Aquiles y otros dioses marinos y tritones

 

IGLESIA

 

            Iglesia de Ntra. Sra. de la Anunciación, siglos XV-XVI, mudéjar, terminando en la ermita del Patrón San Gregorio Nacianceno, del año 1.675, deteniéndose en los frescos aparecidos, como consecuencia de unas reformas realizadas en 2.003, en los laterales de la misma, y que están pendientes, junto con unas hornacinas, de un minucioso estudio por parte de personal cualificado; todo hace pensar pueden datar del siglo XVII o XVIII, evocando a los santos Apóstoles.

 

 

Subir

Fiestas


En este pueblo se mantienen vivas curiosas tradiciones. En la madrugada del domingo de Resurrección, los jóvenes cuelgan ramas de olivo en los balcones y ventanas de las mozas casaderas. Si estas mozas, han sido “malas” durante el año, se les cuelga un hueso y si ya son novias, reciben un ramo de rosas.

 

La noche de San Antón, tiene lugar el llamado Chisco, en el transcurso del cual se encienden hogueras alrededor de las cuales se bebe en comunidad, celebrándose a la mañana siguiente una procesión y carreras de bestias.

Subir

Rutas


 

Para distancias cortas elegimos esta pequeña ruta circular que no esta marcada con hitos, pero de gran interés ya que las vistas nos harán conocer el espacio geográfico donde se ubica La Calahorra. Salimos desde la plaza del Ayuntamiento buscando la pista de tierra que conduce hasta la vecina localidad de Aldeire. Seguimos hasta llegar a la carretera asfaltada, la cual cruzaremos con precaución y, tras ascender un pequeño repecho, encontramos un camino que bordea el monte de pinos. Seguimos por dicho recorrido dirección La CalahorraDurante este trayecto veremos el pueblo desde distintas perspectivas. En esta caminata encontraremos varios caminos que nos conducen hasta el inicio, pero si apuramos hasta el final hallaremos un hito que si lo seguimos hacia el norte haremos la ruta más largainteresante. Este hito se encuentra tras pasar un pequeño cerro llamado Cerrillo del Moro. Interesante y tranquila ruta para hacer fotos y disfrutar de la zona.

 

LA CALAHORRA-CERRO DEL FONCANAL

 

Hablar del Foncanal es referir ese cerro de piedra que tanto caracteriza a nuestro pueblo y que todos de pequeños hemos asociados a ideas fantásticas, como que es un dragón petrificado, un volcán durmiendo, un escondite de cavernícolas; la verdad es que simplemente es una continuación más de la cordillera de Sierra Nevada que por su composición de piedra caliza no permite que haya vegetación, excepto tomillo y plantas silvestres. Alcanzar su cima no es difícil ni tampoco hay una ruta concreta, simplemente lo subimos por donde mejor veamos ya que no ofrece dificultad y cualquiera está preparado para hacerlo. Su desnivel varía mucho, aunque la única inconveniencia es el terreno abrupto plagado de piedras, teniendo cuidado con los tobillos y haciendo descansos realizaremos una excursión gratificante.

 

 

LA CALAHORRA-PUERTO DE LA RAGUA

 

Ruta de alta duración y exigencia física, con la que deberemos prepararnos con específicos calentamientos. La idea básica será salir de La Calahorra (1200m) y coronar el Puerto de la Ragua (2000), pasando por la sierra de Aldeire, para después descender el barranco que lleva hasta Ferreira y por el que discurre el Arroyo Hondo. Para ello nos desplazaremos a la vecina localidad de Aldeire (3 km), para seguir hacia el Barranco de la Culebra. Se caracteriza esta ruta más que por su longitud (28 Km.), por la belleza de sus paisajes y vistas, con las que conseguiremos tener una idea global de donde nos encontramos. Veremos la diferencia de los distintos pisos de vegetación que componen Sierra Nevada, pasando de la vega, rica en frutales, por la sierra repoblada de pinos hasta las zonas más elevada y fría donde hallaremos el matorral. Siguiendo las indicaciones alcanzamos el primer objetivo: el Barranco de la Culebra, donde veremos un indicador el cual nos da la dirección a seguir, que será una vereda hacia el Oeste que no tiene pérdida ya que indica Puerto de la Ragua. Esta va surcando infinidad de riachuelos, frutos del deshielo en los picos del Mediodía (2753m.) y del Morrón Sanjuanero(2510m.). Durante unos 6 o 7 km. ascenderemos de forma brusca hasta llegar al Morrón del Hornillo (2375m.), veremos a nuestros pies el Puerto de la Ragua. Seguimos los indicativos marcados con hitos y seguidamente comenzaremos a descender por el barranco del Arroyo Hondo hasta llegar al centenario castañar de Ferreira. Desde aquí emprenderemos la marcha de nuevo hasta La Calahorra que una vez lleguemos al cruce de la carretera comarcal seguiremos bordeando el monte de pinos hasta alcanzar nuestro punto de partida-

 

 

LA CALAHORRA-SAN JUAN

 

Coronar el pico de San Juan (2786m.) es coronar el cielo, su majestuosidad es incuestionable; el premio de llegar a su cima indescriptible. Este pico junto al Mediodía (2753m.) hace de vigilante de toda la Sierra de Aldeire y siempre lo tenemos a la vista por lo que la ruta guarda un atractivo sublime. Salimos de La Calahorra hasta llegar al Haza de la Meina, justo hasta donde termina la Loma de las Casillas y encontramos el camino forestal. Enfrente observaremos un enorme cortafuegos, que sin más dilaciones afrontaremos hasta conquistarlo. Una vez lleguemos a lo alto estaremos en el Morrón del Tío Justo, aquí encontraremos una pequeña vereda, de seguirla llegaríamos hasta la zona de Jérez del MarquesadoEl San Juan lo encontramos en dirección sur, por lo que ascenderemos la elevada loma que frente a nosotros hasta culminar en la cuerda de separación de vertientes (sur y norte), esta zona es el Collado del Realejo Alto la cual linda con el Puerto del Lobo. A nuestra derecha observaremos una especie de vereda que avanza por la misma loma del San Juan, siguiendo esta llegaremos a la cima, lo demás os lo contará la montaña.

 

 

LA CALAHORRA-BARRANCO DE LOS TEJOS-ALDEIRE- LA CALAHORRA

 

Interesante ruta para los amantes del mountain bike por el final escarpado y técnico, imprescindible para los amantes de la aventura. Comenzamos la ruta por el camino de tierra que une La Calahorra con Aldeire, pasamos esta última villa dirección la Rosandrá hasta encontrar un cartel que nos indique el Refugio del Forestal, pasamos este y encontraremos un cruce, cogemos el camino de nuestra izquierda y lo descendemos, hallaremos el barranco de los Tejos donde repostaremos energía. Seguimos dicho camino hasta llegar al Haza de la Meina, sabremos de este lugar ya que a la izquierda se encuentra un exuberante cortafuegos. Descenderemos hacia el norte bajando la Loma de las Casillas, una bajada impresionante, que deberemos tomar precauciones ya que ofrece diversas dificultades. Una vez abajo encontraremos la junta de los río Tejos y Pasillos, seguimos el camino que bordea el río y llegaremos hasta Aldeire para después culminar en La Calahorra.

 

Subir

Dónde comer-dormir


Tipo Nombre Dirección Teléfono Nº Plaza
Tipo Hotel Nombre Hospedería del Zenete Dirección Ctra. La Ragua, 1 Teléfono 958677192 Nº Plaza 37
Tipo Hostal Nombre La Fuente Dirección C/ Pedro Antonio de Alarcón, 4 Teléfono 958677176 Nº Plaza 8
Tipo Hostal Nombre El Castillo Dirección Ctra.de La Ragua, 1 Teléfono 95677192 Nº Plaza 32
Tipo Hostal Nombre Manjón Dirección C/ Los Caños,20 Teléfono 958677081 Nº Plaza 14
Tipo Hostal Nombre Labella Dirección C/ Álamo,3 Teléfono 958677363 Nº Plaza 22
Tipo Restaurante Nombre El Castillo Dirección Ctra.de la Ragua,1 Teléfono 958677192 Nº Plaza135
Tipo Restaurante Nombre El Marquesado Dirección Avda. El Marquesado, 29 Teléfono 958677234 Nº Plaza32
Tipo Restaurante Nombre Labella Dirección C/ Álamo,3 Teléfono958677363 Nº Plaza 95
Tipo Restaurante Nombre Manjón Dirección C/ Los Caños,20 Teléfono 958677081 Nº Plaza 60
Subir

Contenidos Relacionados:

HTML validado CSS validado Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Facebook Twitter Pinterest Servicio RSS
Creative Commons License
Ventana del visitante realizado por Junta de Andalucía, consejería de medio ambiente y ordenación del territorio se encuentra bajo una licencia
Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España License.