Informe Anual, Medio Ambiente en Andalucía

 Inicio  |   Mapa del Sitio 
Estás en: Inicio > Medio Ambiente en Andalucía. Informe 1992 > La incidencia de las actividades humanas > El Parque Eólico del Estrecho de Gibraltar

El Parque Eólico del Estrecho de Gibraltar

Durante 1992 han entrado en funcionamiento, en Tarifa (Cádiz), dos proyectos de producción de energía eléctrica a partir del viento -la Planta Eólica del Sur (PESUR) y Energía Eólica del Estrecho (EEE)- que, con una potencia total de 30 MW, convierten a este enclave meridional de la Península, en el principal Parque Eólico de Europa. Este proyecto se ha realizado con un especial cuidado en la eliminación de posibles impactos ambientales, destacando medidas como las conexiones eléctricas subterráneas o diversas actuaciones de protección de la avifauna.

La energía eólica requiere de unas condiciones muy específicas del medio (niveles de intensidad y persistencia de los vientos), mucho más exigentes que en el caso de la energía solar, cuya disponibilidad se distribuye mucho más ampliamente por el territorio. Por otro lado, la energía eólica ha conseguido colocarse como la energía renovable más competitiva, en cuanto a costes, para la producción de electricidad.

La forma más antigua de aprovechamiento del viento como fuente de energía, la navegación a vela, se encuentra atestiguada desde el quinto milenio antes de nuestra era, en las antiguas civilizaciones mediterráneas. En la antigüedad también se conocieron ingenios que utilizaban el viento para el bombeo de agua en los regadíos agrícolas. En el siglo XII abunda ya en Europa el registro de molinos de viento, cuya presencia en España está descrita en el siglo XIV. A comienzos del siglo XIX se construyó el primer molino automático en Europa y, en 1888, en Estados Unidos, el primer molino para generar electricidad. En 1958 se conectó el primer aerogenerador a la red eléctrica.

En la actualidad, junto a los diversos aprovechamientos de la energía del viento como energía mecánica, el aspecto más destacado es la obtención de energía eléctrica mediante aerogeneradores, cuya implantación pionera y más desarrollada se encuentra en California donde se localizan 19.000 aerogeneradores, el 80% de los existentes en el mundo. En Europa tan solo Dinamarca cuenta en la actualidad con un cierto desarrollo de la energía eólica, aunque un buen número de países están proyectando ya la creación de Parques Eólicos.

En España, el desarrollo de la energía eólica comienza en los años ochenta, a través de los estudios sobre las zonas de mayor potencial eólico y de las primeras experimentaciones de ensayo y demostración. El mapa eólico nacional señala que los principales yacimientos eólicos se encuentran en Galicia, Canarias, Cataluña, Valle del Ebro y Tarifa. Desde el primer Parque Eólico, instalado en el Ampurdán catalán, se han instalado otros Parques en Tenerife, Zaragoza y La Coruña.

Las previsiones de evolución, recogidas en el Plan Energético Nacional 1991-2000, estiman que, de los 100 aerogeneradores que en 1990 existían en España, con una potencia nominal de 7,2 MW y una producción de 18 GWh anuales, se pasará, a final de siglo, a una potencia total de 175,2 MW, con una producción anual de 421 GWh. En este proceso, a corto plazo, en los años 1992-1993, se prevé contar con 40 MW de potencia instalada.

 

Posibilidades medias de aprovechamiento de la energía eólica

 


En Andalucía, el área del Estrecho se configura como una de las de mayor potencial eólico, comparable al de emplazamientos como los seleccionados en California, en que se ha probado la viabilidad técnica y la rentabilidad económica de los Parques Eólicos. Se estima que los recursos eólicos de la zona están entre los 200 y los 350 MW. Junto a ello, el litoral de Almería y el Campo de Tabernas aparecen como la segunda zona en importancia de los recursos eólicos, aunque con un rango medio, por lo que, en el momento actual, son más viables las aplicaciones para riego e invernaderos, que para la producción de electricidad.

En 1981 comenzaron los estudios para la evaluación de los recursos eólicos en el área del Estrecho, a fin de seleccionar los emplazamientos óptimos. En 1983 se inicia el proyecto de Parque Eólico en Tarifa.

Este primer proyecto, concebido como Parque de demostración, es el Parque Eólico Monte Ahumada, instalación experimental ubicada en un emplazamiento con unas condiciones óptimas: una configuración de embudo que recibe vientos de levante con una velocidad media de 12,1 m/s, y de poniente con una velocidad media de 6,7 m/s. De esta forma, la velocidad media ponderada del emplazamiento es de 8,5 m/s.

El objetivo experimental del Parque de Monte Ahumada hizo que se optara por tres grupos diferentes de aerogeneradores, de fabricación mayoritariamente española, a fin de poder evaluar el rendimiento de la instalación, mediante la monitorización de los parámetros de funcionamiento y producción de cada uno de los aerogeneradores. El proyecto preveía la instalación de tres aerogeneradores F-19 de 300 kW cada uno, siete del modelo AE-20, de 150 kW y diez del modelo W-200, de 200 kW, obteniéndose así una potencia total de 3.950 kW. La primera fase comenzó su funcionamiento en 1988, hasta completarse entre 1989 y 1990. La experiencia de Monte Ahumada sirvió de base para iniciar los dos proyectos de Parques Eólicos comerciales inaugurados en 1992, que totalizan una potencia de 30 MW, esto es, un crecimiento del 759% sobre la potencia existente en el Parque de demostración. En ambos casos, se ha tratado de una asociación de empresas, con el apoyo financiero de la Comunidad Europea, a través del Programa Valoren, el Ministerio de Industria y el Instituto de Fomento de Andalucía.

La Planta Eólica del Sur (PESUR), concebida como un Parque Eólico de 20 MW de potencia (ampliable en el futuro hasta los 50 MW) tiene una producción de 42 GWh al año y ha supuesto una inversión de más de 3.600 millones de pesetas, de los que el 24% son subvenciones públicas. La vida de diseño de la instalación es de 20-25 años, con una vida comercial prevista de 15 años.


En total se han instalado 184 aerogeneradores, de los cuales, 150 son del modelo AWP de 100 kW de potencia cada uno, basados en la tecnología americana de la empresa líder en Parques Eólicos de California, y de fabricación íntegramente andaluza. Los restantes 34 aerogeneradores son del modelo AE-20 de 150 kW de potencia cada uno, también construidos en España y ya probados en el Parque Monte Ahumada. PESUR tiene garantizado el suministro de la electricidad producida a una subestación de la Bahía de Algeciras, con la que se conecta a través de una línea de 60.000 voltios.

El segundo proyecto puesto en funcionamiento en 1992 es el de Energía Eólica del Estrecho (EEE), concebido como un Parque Eólico de 10 MW de potencia, con una inversión de más de 1.600 millones de pesetas. El Parque consta de 66 aerogeneradores de 150 kW cada uno, de los que 50 son del modelo 20/150 y 16 del modelo AE-20. La producción se estima en 20,8 GWh al año, suministrada también a la red eléctrica.


La entrada en funcionamiento de los Parques Eólicos supuso, en 1992, una producción de 14,02 GWh, lo que supone un 0,1% de la electricidad producida en ese mismo año por las centrales térmicas andaluzas.

 

Modelos de aerogeneradores del parque eólico
Logo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinaciado por la Unión Europea