Informe Anual, Medio Ambiente en Andalucía

 Inicio  |   Mapa del Sitio 
Estás en: Inicio > Medio Ambiente en Andalucía. Informe 2006 > Monografías > La geodiversidad andaluza ante el reto del uso sostenible

La puesta en valor del patrimonio geológico andaluz

La geodiversidad andaluza suscitó ya desde los albores del siglo XIX el interés de la comunidad científica europea. Las investigaciones realizadas, no obstante, se centraron casi exclusivamente en evaluar los recursos mineros de la región, el sostén de las actividades económicas históricamente vinculadas con la gea. Lo mismo se podría decir de los recursos hidrogeológicos o los hidrocarburos fósiles.

Las nuevas posibilidades de aprovechamiento sostenible de la geodiversidad andaluza se basan en su aprovechamiento en planes y programas de uso público, con el geoturismo como actividad principal. Este nuevo enfoque de utilización de la geodiversidad tiene su anclaje, tal y como se ha apuesto de manifiesto en apartados anteriores, en las nuevas políticas, estrategias y líneas de actuación en materia de medio ambiente, cultura y desarrollo rural, que pretenden impulsar un turismo rural basado en la utilización y gestión sostenibles de los georrecursos.

Tal y como se refleja en la Estrategia Andaluza para la conservación de la Geodiversidad, existe una notable coincidencia entre los territorios con mayor riqueza de georrecursos y las comarcas más deprimidas socioeconómicamente. Resulta paradójico, además, el desconocimiento que hasta hace bien poco ha existido de la existencia y el valor que pueden proporcionar los georrecursos como un activo más de la oferta medioambiental y de desarrollo de estos territorios. Pese a ello, la geodiversidad andaluza puede proporcionar un extenso abanico de recursos y oportunidades en las estrategias de desarrollo socioeconómico de la red más extensa de espacios naturales protegidos de Europa.

Se da la circunstancia de que, además, la mayoría de los georrecursos andaluces incluidos en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía lo son bajo las figuras de protección de Parque Natural, Paraje Natural o Monumento Natural, precisamente las que mayor vocación y potencialidad presentan para acoger uso público.

Principales iniciativas llevadas a cabo en Andalucía

En los últimos años han sido muchas las iniciativas llevadas a cabo en Andalucía para la revitalización de su geo. La inclusión en la RENPA desde mediados de la década de los 80 del siglo pasado de algunos espacios de elevado valor geológico, como los parques naturales Sierras Subbéticas y Cabo de Gata-Níjar y los parajes naturales del Torcal de Antequera o el Karst en Yesos de Sorbas, supuso el comienzo de una nueva etapa en la conservación y gestión del patrimonio geológico andaluz. Apenas unos años más tarde, durante la primera mitad del decenio posterior, comenzaron los inventarios ambientales asociados a la planificación de los espacios naturales protegidos existentes por medio de los PORNs y PRUGs. Esta labor comprendió no sólo los recursos bióticos, sino también los geológicos, poniendo de manifiesto el enorme potencial de los mismos en las estrategias de desarrollo sostenible de los espacios en los que se incluían.

Otro logro relevante ha sido la progresiva incorporación de información de contenido geológico en los diferentes equipamientos de uso público (centros de interpretación, puntos de información, aulas-museo, etc.) de la RENPA, en el convencimiento de que sólo desde el conocimiento y la puesta en valor del patrimonio de la gea será posible su conservación. Una iniciativa pionera fue el Proyecto de Planificación y Equipamiento Interpretativo-Turístico de los Georrecursos Culturales de los Espacios Naturales del Entorno Subdesértico Almeriense (1997), desarrollado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en varios espacios naturales protegidos de gran relevancia geológica, como el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar o los parajes naturales del Karst en Yesos de Sorbas y Desierto de Tabernas.

Espeleólogo

Espeleólogo

Su objetivo principal fue dotar a esos espacios naturales del equipamiento interpretativo adecuado para incorporar sus georrecursos a la oferta existente de uso público. Para ello se inventariaron y catalogaron los diferentes recursos geológicos según su interés científico, didáctico, cultural y turístico. Fue el caso de los complejos arrecifales, los procesos geomorfológicos del desierto de Tabernas, las mineralizaciones de oro o los restos arqueológicos y patrimonio fabril vinculados a la minería. Posteriormente se diseñó una propuesta integral de interpretación de los georrecursos que comprendía itinerarios didácticos. Fruto de todo ello es el Aula–Museo de Geología de la Cuenca de Sorbas, que ofrece al visitante un viaje interpretativo en el tiempo a través de los paisajes y ambientes sedimentarios para explicar los procesos geológicos acontecidos en esta cuenca.

Esta experiencia se extendió más tarde a otros espacios protegidos (parques naturales Sierra Norte de Sevilla, Sierras Subbéticas y Despeñaperros; y parajes naturales del Torcal de Antequera y Cascada de la Cimbarra) a través del programa de cooperación transfronterizo INTERREG IIC: Geoturismo y Valoración del Patrimonio Natural y Cultural para un desarrollo sostenible en los espacios naturales protegidos de la RENPA (2000 –2001). Este proyecto, que contó con la participación transnacional de las regiones francesas de la Provenza, los Alpes y la Costa Azul, se tradujo en un conjunto de intercambios de experiencias y actuaciones conjuntas basadas en el desarrollo del geoturismo, la valorización del patrimonio natural y cultural, y la puesta en marcha de planes de gestión y divulgación de estos espacios.

 

Entre las principales actuaciones llevadas a cabo sobresalen el inventario de los georrecursos de los espacios naturales protegidos participantes; las tareas de señalización, dotación interpretativa y de uso público –con especial mención de los senderos geoturísticos-; o la celebración del Seminario Internacional sobre Desarrollo Sostenible en los Espacios Naturales Protegidos, desarrollado en abril de 2001 en el Parque Natural Cabo de Gata-Nijar.

De otro lado, la construcción del primer Centro Geoturístico de Andalucía, situado en la localidad almeriense de Rodalquilar, se enmarca dentro del Programa de Medidas Compensatorias del proyecto Conducciones Hidraúlicas del Levante Almeriense (2001-2003), en el que se consideraron aspectos vinculados al uso sostenible de los georrecursos. Bajo el paraguas de este proyecto se desarrolló también el Programa de Interpretación de Georrecursos y Biorrecursos Culturales.

Las publicaciones especializadas relativas a la geodiversidad andaluza; la creación del Aula de Geología de Cariatiz (Almería), especializada en la divulgación de los valores geológicos del sureste andaluz; la finalización de las obras del Ecomuseo Cueva de los Murciélagos en el Parque Natural Sierras Subbéticas; o del primer Punto de Información Geológica, situado en el Parque Natural Sierra María-Los Vélez, representan de igual modo hitos importantes en las tareas emprendidas para la puesta en valor del patrimonio geológico andaluz. En el Parque Natural Cabo de Gata- Níjar, la rehabilitación de la antigua Casa de Fundición como Centro Geoturístico (La Casa de los Volcanes) permitirá mediante su dotación interpretativa poner en valor el patrimonio minero de este espacio natural almeriense. También en la provincia de Almería está previsto el futuro parque de la memoria de la Tierra: Geópolis.

Paralelamente, continúan las actuaciones en los georrecursos culturales andaluces en forma de incorporación de infraestructuras destinadas al acondicionamiento y mejora del entorno, dotación de equipamientos interpretativos, etc.

Órganos de Despeñaperros

Órganos de Despeñaperros

Éstas tienen como objetivo, además de su conservación, la utilización activa de éstos como elementos educativos e interpretativos del medio natural. Según el Inventario de Georrecursos Culturales, nada menos que el 91,5 % de los georrecursos andaluces requieren de algún tipo de medida de utilización activa, en aspectos tan señalados como señalización de accesos y localización, vallados perimetrales, dotación interpretativa, instalación de mobiliario básico, mejora de acceso peatonal o corrección de riesgos.

Así, recientemente (febrero de 2007) se ha procedido a la firma de un convenio entre las consejerías de Innovación, Ciencia y Empresa, Turismo, Comercio y Deporte y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía para la divulgación de uno de los mayores tesoros de la geología andaluza: la geoda gigante de Pulpí, descubierta para la ciencia en 1999. El acuerdo consiste en un proyecto de acondicionamiento de la mina donde se localiza la Geoda, de 8 metros de longitud y 1 millón de años de antigüedad, que incluye una dotación museística e interpretativa.

Guía de la Geodiversidad y Patrimonio Geológico de Andalucía

La publicación Geodiversidad y Patrimonio Geológico de Andalucía. Itinerario Geológico por Andalucía. Guía de campo (Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, 2006) se enmarca dentro de las iniciativas programadas dentro de la Estrategia Andaluza para la Conservación de la Geodiversidad para la divulgación y puesta en valor de los recursos geológicos andaluces.

La guía, que conecta las ocho provincias andaluzas a través de un gran itinerario geológico, describe aquellas áreas que presentan una alta concentración de localidades de interés geológico, amén de descripciones de la unidad a la que representan e introducciones a los procesos y formas del sistema morfogenético dominante. También incluye una síntesis geológica de Andalucía y un glosario geológico, así como bibliografía y sitios Web de interés.

Localización de los georrecursos de Andalucía

Localización de los georrecursos de Andalucía

Fuente: Red de Información Ambiental, Consejería de Medio Ambiente, 2007.

Inventario de Georrecursos Culturales de Andalucía

Tajo de Arcos de la Frontera

Tajo de Arcos de la Frontera

La creación de inventarios sistemáticos de geodiversidad de interés científico, didáctico, sociocultural o socioeconómico sólo ha comenzado a generalizarse en los últimos años. Estos se han revelado como un instrumento imprescindible para el establecimiento de planes eficaces de protección, gestión y puesta en valor de los georrecursos. En España, sociedades científicas como la Sociedad Española de Geología Ambiental y Ordenación del Territorio (SEGAOT) y la Comisión de Patrimonio Geológico de la Sociedad Geológica de España; universidades y fundaciones (ENRESA) han promovido la realización de catálogos e inventarios geológicos de distinto ámbito geográfico.

Desde 1978, el Instituto Tecnológico Geominero de España, que en la actualidad está adscrito al Ministerio de Educación y Ciencia, ha venido realizando el Inventario Nacional de Puntos de Interés Geológico, aunque hasta la fecha tan sólo se ha cubierto un porcentaje muy reducido del territorio nacional. Se pretende que esta iniciativa siente las bases para un futuro Catálogo Español de Lugares de Interés Geológico.

Por su parte, la Comisión de Patrimonio de la Sociedad Española de Paleontología ha promovido la elaboración de un Inventario de Puntos de Especial Interés Paleontológico que recoja los yacimientos o secciones paleontológicas de interés en base a una serie de criterios científicos (edad del yacimiento, modalidad de formación de un fósil, etc.), socioculturales (valor didáctico y turístico) y socioeconómicos (valor urbanístico o minero).

Sierra de Grazalema

Sierra de Grazalema

No obstante, las distintas acciones emprendidas no han incluido una valoración y comparación de los distintos lugares inventariados para establecer posibles prioridades en su protección o gestión. Por otro lado, los inventarios realizados hasta la fecha por el IGME no se ocuparon de Andalucía, que tan sólo ha sido objeto de inventarios puntuales muy localizados.

El Inventario de Georrecursos Culturales de Andalucía, iniciado en 2001, ha venido a cubrir una de las grandes carencias en materia de geoconservación en la Comunidad Autónoma: el desconocimiento acerca de la existencia y valor que pueden proporcionar los georrecursos en la oferta de uso público de los espacios naturales protegidos. El Inventario es probablemente la acción de mayor relevancia de las contempladas en la Estrategia Andaluza para la Conservación de la Geodiversidad, donde se establecieron además los criterios y bases metodológicas para su realización.

De entre los objetivos del Inventario sobresalen la realización de un catálogo sistemático de localidades de interés geológico; la tipificación y valorización de los georrecursos identificados en función de criterios de calidad, potencialidad de uso público y fragilidad; el establecimiento de medidas para su protección y uso público; o la incorporación de la información recogida en la Red de Información Ambiental de Andalucía.

El Inventario parte de dos conceptos previos que son definidos de la siguiente manera:

  • Localidades de interés, entendidas como ámbitos territoriales de superficie muy variable y rasgos geológicos más o menos homogéneos, identificadas por presentar uno o más georrecursos culturales de interés.
  • Georrecurso Cultural, rasgo o conjunto de rasgos geológicos que cumplan al menos una de las condiciones siguientes:
    • Tener un elevado valor científico y/o didáctico.
    • Ser susceptibles de ser utilizados y gestionados como recurso.

Recoge (en un proceso de carácter abierto) 588 localidades que han sido inventariadas con una metodología común de valoración y diagnóstico dentro de 11 categorías (estratigráfica, petrológica, sedimentalógica, geomorfológica, mineralógica, paleontológica, cavidades, geoarqueológica, geominera, hidrogeológica y tectónica).

Distribución de georrecursos por categorías

Distribución de georrecursos por categorías

Fuente: Consejería de Medio Ambiente, 2007.

Todas ellas aplican unos criterios de valoración en función de su interés científico (representatividad en su contexto geológico o condiciones de observación), didáctico (accesibilidad, fragilidad, etc.) o turístico (posición en la RENPA, demanda potencial o espectacularidad), siendo 45 las que obtienen un valor muy alto desde el punto de vista científico; 73 desde el didáctico; y 54 en el turístico.

En cuanto al grado de protección, el 43,2 % de estas localidades cuentan ya con algún grado de protección al estar incluidas dentro de la RENPA como monumento natural, paraje natural o bien dentro del territorio de diferentes parques naturales o nacionales.

Del 56,8 % restante, casi el 18 % de las localidades se encuentran dentro de algunas de las propuestas de LIC (Lugar de Interés Comunitario) de Andalucía.

Distribución de localidades por dominios geográficos

Distribución de localidades por dominios geográficos

Fuente: Consejería de Medio Ambiente, 2007.

En el apartado de propuestas de actuación, el Inventario considera la declaración como Parque Nacional de los Subdesiertos de Almería; el establecimiento de tres nuevos parajes naturales (Badlands de la cuenca de Guadix–Baza, Complejo Kárstico de Salinas – Fuente Camacho y Karst de Sierra Gorda) y 73 nuevos monumentos naturales (Arrecife de Cariatiz, Tajo de Arcos de la Frontera, Cueva del Yeso de Baena, Cueva del Agua de Iznalloz, Flecha litoral de Doñana, Peña de Martos, Tajo de Ronda, etc.). También se aconseja la inclusión de numerosas localidades en contextos Geosites (Flecha litoral de El Rompido, Minas de pirita de la Zarza, Polje de la Nava de Cabra, etc.) y en la Red de Geoparques Europeos (Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, Paraje Natural Torcal de Antequera, etc.).

Logo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinaciado por la Unión Europea