Inicio > ¿Qué es el cambio climático? > ¿Qué es el cambio climático? > Qué los causa

Los gases de efecto invernadero

Los gases de efecto invernadero

El calentamiento global está directamente asociado a la emisión incontrolada de gases de efecto invernadero.


Otra de las evidencias observadas por la comunidad científica es que el calentamiento global está directamente asociado a la emisión incontrolada de gases de efecto invernadero provenientes del uso de los combustibles fósiles, que son la base de nuestro modelo energético actual; el petróleo, el carbón y el gas natural.

Los gases de efecto invernadero son los encargados de retener el calor solar en nuestro planeta. La ausencia de estos gases convertiría la Tierra en un solar sin vida y cuyas temperaturas medias rondarían los 30 grados bajo cero.

En cambio, su presencia abundante en la atmósfera provoca un excesivo calentamiento que deriva en cambios drásticos en el clima mundial, haciéndolo cada vez más impredecible.

Los principales gases de efecto invernadero son:

  • Dióxido de carbono (CO2), producido principalmente por la quema de combustibles fósiles –carbón y petróleo fundamentalmente-, la actividad industrial y el tráfico.
  • Vapor de agua (H2O), imprescindible para mantener la temperatura de la Tierra dentro de unos límites que, hasta ahora, han permitido el desarrollo de la vida en ella.
  • Ozono (O3), que actúa como capa protectora de la Tierra frente a los efectos adversos de la radiación ultravioleta sobre la salud y el medioambiente.
  • Metano (CH4), producido a través de la agricultura (en cultivos de arroz y a partir de la digestión animal), la minería de carbón o los escapes en los gaseoductos, entre otros.
  • Óxidos nitrosos (N20), provocados, por ejemplo, por la combustión de combustibles fósiles (gasoil, petróleo y gas) y de biomasa, así como el uso de fertilizantes.
  • Clorofluorocarbonos (CFCs), producido por disolventes o propelentes para aerosoles, se utilizan para refrigerar, aislar y empaquetar.

Químicamente estos gases son muy estables, por lo que pueden permanecer en la atmósfera durante varias décadas. Además de influir decisivamente en la potenciación del efecto invernadero, algunos de ellos como los clorofluorocarbonos, son los principales causantes del denominado agujero de la capa de ozono.