Inicio > Actúa > Ciudadanía > En el trabajo

En el trabajo

En la oficina

En la oficina

También desde la oficina puedes ahorrar y mantener una actitud ecológica y consecuente con el medio ambiente. Actúa de ejemplo para tus compañeros, difunde estas sencillas prácticas. Entre todos podemos reducir el consumo y luchar contra el cambio climático.

Ahorro energía - Ofimática
  • Desenchufa el cargador del móvil cuando no lo uses. El cargador consume aunque no esté conectado al teléfono. Se estima que, si el cargador se deja siempre enchufado, se desperdicia el 95 % de la energía necesaria para cargar el teléfono.

  • Puedes modificar la configuración del sistema de ahorro de energía de tu ordenador. Ten en cuenta que puede variar según el sistema operativo, pero a grandes rasgos, puedes ajustar el periodo de tiempo que trascurra hasta el paso automático al modo de hibernación o suspensión, el apagado del ordenador, y el del monitor. Respecto al monitor, ajusta el salvapantallas para que se active a los 10 minutos de inactividad, y recuerda que el único que ahorra energía es negro sin imágenes. La mayoría de los ordenadores utilizan el doble de energía habitual para activarlo. Ten en cuenta que un monitor gasta un 70% del consumo energético total del equipo, usando de media 60W cuando está encendido, 6,5W en modo de espera y 1W apagado.

  • Incentiva el mantenimiento preventivo de los equipos para garantizar su adecuado funcionamiento y la reducción de los consumibles (tinta, tóner, papel, etc.). Cuando detectes alguna anomalía en el funcionamiento, comunícalo para solucionarla rápidamente.

  • Si tu puesto de trabajo dispone de impresora local, desconéctala cuando no la uses. A su vez, activa el modo de ahorro de la impresora central, de esta forma disminuirás el consumo de tóners de tu empresa.

  • Si haces una parada, deja descansar a tu equipo. Para períodos cortos de tiempo apaga la pantalla, de esta forma ahorrarás energía y al volver a encenderla no tendrás que esperar a que se reinicie el equipo. Y para períodos más prologados (más de media hora), apaga completamente el ordenador o ponlo en modo suspensión.