Inicio > Actúa > Ciudadanía > En el trabajo

En el trabajo

En la oficina

En la oficina

También desde la oficina puedes ahorrar y mantener una actitud ecológica y consecuente con el medio ambiente. Actúa de ejemplo para tus compañeros, difunde estas sencillas prácticas. Entre todos podemos reducir el consumo y luchar contra el cambio climático.

Gestión de recursos
  • Promueve la adquisición de papel reciclado y sin blanquear con cloro para impresos, sobres, cartas, cuadernos, etc. Actualmente el coste de un paquete es el mismo que el reciclado y no da problemas en las impresoras domésticas o de oficina. Los posibles problemas en la impresión suelen darse cuando en una misma máquina se utilizan papeles con distinto gramaje y calidad, no depende del tipo (blanqueado o reciclado).

    Piensa que cada tonelada de papel que se recicla evita que se talen 3,14 toneladas de árboles y se consuman algo más de 0,5 toneladas equivalentes de petróleo. Además, teniendo en cuenta el ciclo total de fabricación, la incorporación de fibras recicladas en lugar de la utilización de fibras vírgenes, supone emitir un total de 1,5 toneladas de CO2 equivalente menos por cada tonelada de papel producida.

  • Promueve la compra de faxes que utilicen papel normal y no papel térmico. Ten en cuenta que mientras el papel normal es un residuo que se recicla fácilmente, los papeles plastificados, los térmicos para faxes y los autocopiativos no se pueden reciclar.

    Cuando envíes un fax, reutiliza los papeles usados sólo por una cara. Procura eliminar las portadas y hojas en blanco para ser eficiente con la energía… y con el tiempo.

  • Prepara el material para una reunión con criterio ecológico: es posible que no sea necesario llevar tantas copias de un documento como número de asistentes haya. Se pueden compartir, sobre todo en el caso de documentos que sólo vayan a ser usados de consulta en ese momento y no sean útiles para una tarea posterior. Si es posible, utiliza medios audiovisuales, lleva el guión o propuesta en una presentación para reducir el papel usado.

  • Lleva tu taza al trabajo, en vez de usar los vasos de usar y tirar o por lo menos utiliza el mismo cada día. En una oficina de 20 personas, si cada uno evita usar un vaso al día, al año se habrán evitado generar unos 4400 vasos de plástico.

  • Propón la compra de elementos recargables como tóner y cartuchos de tinta de las impresoras.

  • Cuando imprimas un documento, podrás ahorrar mucho papel y tinta si:

    • Imprimes a dos caras o en folios usados por una cara.
    • Ajustas los márgenes, el tamaño de letra, o el interlineado de menor tamaño y revisas la pantalla para suprimir páginas en blanco.
    • Imprimes varias páginas por hoja, sobre todo en el caso de archivos con mucho espacios en blanco (por ejemplo presentaciones).
    • Ajustas el modo de impresión económica o ecológica (o incluso si imprimes en calidad borrador).
    • Empleas el papel reciclado mayoritariamente.

    En cualquier caso, se trata de adaptar la calidad del papel al uso que se va a hacer, por ejemplo, utiliza papel usado por una cara para documentos a borrador y papeles de más alta calidad para impresiones con fotografías o presentaciones.