Inicio > Actúa > Ciudadanía > En la comunidad de vecinos

En la comunidad de vecinos

Comunidad de vecinos

Comunidad de vecinos

En una comunidad de propietarios la calefacción y el agua caliente pueden suponer más del 60% de los gastos comunes. Con una buena gestión y mantenimiento de los servicios comunes se pueden conseguir ahorros medios superiores al 20%.

Comunidad de vecinos
  • Si hay piscina en la comunidad, propón la instalación de un programador en la depuradora para que funcione el tiempo imprescindible. En el caso de piscina climatizada, existen principalmente dos sistemas de ahorro energético: la utilización de placas solares para calentar el agua y mantas térmicas para cubrir la piscina por la noche.

  • En las zonas ajardinadas, propón la plantación de especies autóctonas adaptadas al clima regional, porque requerirán menos agua de riego.

  • Si en tu comunidad hay varios ascensores, no los llames simultáneamente. Sólo tendrás que esperar unos segundos adicionales y ahorrarás energía. También puedes adoptar la sana costumbre de bajar a pie las escaleras. ¡Piensa que un recorrido de 15 segundos en ascensor equivale a mantener encendida una bombilla de 60 W durante 1 hora!. En cualquier caso, valora la instalación de un mecanismo de maniobra selectiva para reducir los viajes de los ascensores en vacío, de modo que sólo acuda el que está más cerca. Se ahorra electricidad y prolonga la vida útil de los mismos.

  • La luz del ascensor no necesita estar constantemente encendida. Se pueden instalar detectores de presencia que activen el encendido exclusivamente cuando alguien entra.

  • Respecto a la climatización de las zonas comunes de tu comunidad, recuerda que la suma de un buen mantenimiento y un buen sistema de regulación permite, en los servicios comunes, ahorros totales de energía superiores al 20%. Para ahorrar energía en invierno:

    • Cierra las ventanas de las escaleras y pasillos cuando estén ventilados, pues cuanto más tiempo estén abiertas, la pérdida de calor será mayor.
    • Si el portal y vestíbulo tienen calefacción, es recomendable instalar una doble puerta con cierre automático en la entrada del exterior, para evitar que se quede abierta involuntariamente
  • En una comunidad de vecinos que precise de calefacción, lo más eficiente y económico es una instalación de agua caliente y calefacción colectiva con contadores individuales (termostatos), para que el gasto total se reparta entre el consumo real de cada vecino. De este modo, serás más consciente del gasto energético de la vivienda y podrás lograr un ahorro entre el 20 y el 30%. Además, si la caldera lleva incorporado un regulador, se consiguen ahorros del consumo al evitar la recirculación de agua caliente de la calefacción por la noche o al programar la calefacción en días y franjas horarias determinadas. Según el Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios (RITE), las viviendas construidas con posterioridad a 1998, deben llevar el regulador en la caldera colectiva y el contador de energía térmica en cada vivienda.

  • Para evitar pérdidas de calor desde las calderas hasta las viviendas, sobre todo en pisos altos, es recomendable aislar bien todas las tuberías que pasen por espacios no calefactados (sala de calderas, garajes, falsos techos, etc.).

  • Los paneles solares pueden satisfacer entre el 50 y el 70% de la demanda de agua caliente sanitaria de una comunidad. La inversión queda amortizada en menos de la mitad de la vida útil de los equipos.

  • Si tu comunidad emplea calefacción central y tiene que cambiar de caldera, propón sustituirla por una de biomasa o adaptar la antigua de carbón con quemadores de biocombustibles. Además, ten en cuenta que las calderas de 4 estrellas son las que prestan mejor rendimiento.

  • Respecto a la iluminación, hay varias opciones de ahorro.  En primer lugar, piensa que muchas veces pulsamos el interruptor de la luz por inercia, aún habiendo luz suficiente. Puedes evitar gran número de estas ocasiones sólo con ser consciente de ello.   

    Por otro lado, se debería compartimentar las zonas de paso, de modo que por ejemplo el interruptor de la planta baja sólo active las luces de esa área y no las de las escaleras de todas las plantas y que los interruptores estén temporizados por un tiempo limitado o que funcionen con control de presencia.

    Y lo más importante, emplear bombillas de bajo consumo.

  • Además es muy importante que la contratación eléctrica sea revisada por un especialista: es posible que la potencia contratada sea mayor de la necesaria, que la tarifa contratada no sea la más adecuada o que nos estén penalizando por no tener compensada la energía reactiva, que sobrecarga las redes de distribución de energía eléctrica.

  • Las calderas de condensación y las de baja temperatura, a pesar de ser más caras que las convencionales (hasta el doble de precio), pueden procurar ahorros de energía superiores al 25%, por lo que el sobrecoste se puede recuperar en un periodo de 5 a 8 años; es decir, en menos de la mitad de la vida útil de un equipo de estas características.