Inicio > Actúa > Empresa > En la oficina

En la oficina

Buenas prácticas genéricas en las oficinas

Buenas prácticas genéricas en las oficinas

En las Oficinas o locales donde lleves a cabo tu actividad, puedes aplicar sencillos consejos o buenas prácticas que te permitirán ahorrar energía, agua y gestionar eficientemente los recursos y residuos.

Difúndelas entre tus trabajadores para lograr un compromiso común en la lucha contra el cambio climático.

Gestión de recursos
La gestión ecológica y eficiente de los recursos necesarios en una oficina también puede constituirse como una estrategia de ahorro. La difusión de unas sencillas prácticas pueden marcar la diferencia. Hoy en día, los certificados de calidad ambiental se están convirtiendo en un verdadero valor añadido para las empresas. Da tus primeros pasos siguiendo estos consejos.
  • Recomienda que el material para una reunión se prepare con criterio ecológico: es posible que no sea necesario llevar tantas copias de un documento como número de asistentes haya. Se pueden compartir, sobre todo en el caso de documentos que sólo vayan a ser usados de consulta en ese momento y no sean útiles para una tarea posterior. Si es posible, utiliza medios audiovisuales, lleva el guión o propuesta en una presentación para reducir el papel usado.

  • Incentiva que para el envío de fax, se reutilicen los papeles usados por una cara.

  • Incentiva la impresión ecológica, para ahorrar papel, tóner y tinta, con medidas como éstas:

    • Imprimir a dos caras o en folios usados por una cara.
    • Ajustar los márgenes, el tamaño de letra, o el interlineado de menor tamaño y revisas la pantalla para suprimir páginas en blanco.
    • Imprimir varias páginas por hoja, sobre todo en el caso de archivos con mucho espacios en blanco (por ejemplo presentaciones).
    • Activa el modo de impresión económica o ecológica (o incluso si imprimes en calidad borrador).
    • Emplear el papel reciclado mayoritariamente.
    • Adaptar la calidad del papel al uso que se va a hacer; para documentos a borrador, promueve el uso de papel usado por una cara y para informes finales, fotografías o presentaciones, papeles de más alta calidad.
  • A la hora de comprar el papel, fíjate en la etiqueta: compra papel reciclado o papel blanqueado totalmente libre de cloro (TCF), en vez de papel blanqueado con cloro o con dióxido de cloro (ECF). Piensa que cada tonelada de papel que se recicla evita que se talen 3,14 toneladas de árboles y se consuman algo más de 0,5 toneladas equivalentes de petróleo. Además, teniendo en cuenta el ciclo total de fabricación, la incorporación de fibras recicladas en lugar de la utilización de fibras vírgenes, supone emitir un total de 1,5 toneladas de CO2 equivalente menos por cada tonelada de papel producida.

  • En la gestión de compras, sustituye el empleo de pilas de un solo uso para ratones o teclados inalámbricos por pilas recargables (o simplemente utiliza los teclados y ratones alámbricos tradicionales).

  • Evita la compra excesiva de productos de usar y tirar. Por ejemplo, para los vasos de plástico; incentiva medidas de ahorro como usar una taza o el mismo vaso todo el día.

  • Al comprar material de oficina consumible escoge productos con embalajes mínimos para reducir la cantidad de residuos.

  • Gestiona las compras con criterio ecológico. Adquiere productos con componentes reciclados y fácilmente reciclables. Por ejemplo, adquiere carpetas, dosieres o archivadores de cartón reciclado o de polietileno o polipropileno en lugar de PVC. La cinta adhesiva de acetato de celulosa en vez de PVC o las barras adhesivas con base acuosa en lugar de disolventes orgánicos.

  • Al adquirir nuevo material de oficina, ten en cuenta no sólo criterios como la ergonomía o el diseño sino también el origen de la madera. Procura que sea de bosques gestionados de forma sostenible, lo cual se garantiza con la etiqueta FSC.