Inicio > Actúa > Ciudadanía > En casa

En casa

Buenas prácticas en casa

Buenas prácticas en casa

Los electrodomésticos son los aparatos electrónicos de mayor extensión y se estima que suponen el 20% del consumo total de energía de una vivienda. Es tal la proliferación de modelos y marcas que para un mismo producto se pueden encontrar literalmente cientos de posibilidades. Por ello es crucial prestar especial atención a las propiedades técnicas de los productos que vayamos a comprar y realizar un uso adecuado y responsable de los mismos. En este apartado encontrarás consejos útiles para reducir el consumo de tus electrodomésticos.

Ahorro de energía - Ofimática
La incorporación del PC a la vida doméstica y el traslado de actividades de estudio o de trabajo a la vivienda han convertido a los ordenadores en unos componentes comunes de nuestros hogares. Según la última encuesta realizada por el INE, en el 63,9% de las viviendas españolas hay, al menos, un ordenador, y con ellos, toda una suerte de periféricos. En este apartado encontrarás buenas prácticas para reducir el consumo eléctrico de estos nuevos productos.
  • Las pantallas planas (TFT y LCD) son más eficientes energéticamente y cansan menos la vista que los monitores convencionales (CRT). De hecho, actualmente,  al comprar un nuevo equipo de sobremesa generalmente nos lo ofrecerán con monitores TFT, la opción más extendida.  No obstante, cuando cambies de monitor plantéate adquirir uno de pantalla plana de tipo LCD, porque son los más eficientes al consumir una media de entre 50 y 70% menos energía en modo encendido que el monitor convencional.  Esto puede suponer un ahorro de hasta 20 euros anuales y de hasta 100 euros a lo largo de la vida útil del monitor (dependiendo de la tasa de factura eléctrica)

  • Para reducir el consumo de tinta y tóner a la hora de imprimir, activa el modo de impresión económica o ecológica de tu impresora.

    También puedes utilizar cartuchos de tinta recargable. Son un poco más caros pero a la larga salen más rentable. Pruébalos.

  • Puedes modificar la configuración del sistema de ahorro de energía de tu ordenador. Ten en cuenta que puede variar según el sistema operativo, pero a grandes rasgos, puedes ajustar el periodo de tiempo que trascurra hasta el paso automático al modo de hibernación o suspensión, el apagado del ordenador, y el del monitor. Respecto al monitor, ajusta el salvapantallas para que se active a los 10 minutos de inactividad, y recuerda que el único que ahorra energía es negro sin imágenes. La mayoría de los ordenadores utilizan el doble de energía habitual para activarlo. Ten en cuenta que un monitor gasta un 70% del consumo energético total del equipo, usando de media 60W cuando está encendido, 6,5W en modo de espera y 1W apagado

  • Para reducir el uso de papel en la impresión, imprime a dos caras o en folios usados por una cara y emplea el papel reciclado mayoritariamente. Actualmente el coste de un paquete de papel blanqueado es el mismo que el reciclado y no da problemas en las impresoras domésticas o de oficina. Los posibles problemas en la impresión suelen darse cuando en una misma máquina se utilizan papeles con distinto gramaje y calidad, no depende del tipo (blanqueado o reciclado).

    También puedes ajustar los márgenes, el tamaño de letra o incluso imprimir varias páginas por hoja, sobre todo en el caso de archivos con mucho espacios en blanco (por ejemplo presentaciones). En cualquier caso, se trata de adaptar la calidad del papel al uso que se va a hacer, por ejemplo, utiliza papel usado por una cara para documentos a borrador y papeles de más alta calidad para impresiones con fotografías o presentaciones.

    Piensa que cada tonelada de papel que se recicla evita que se talen 3,14 toneladas de árboles y se consuman algo más de 0,5 toneladas equivalentes de petróleo. Además, teniendo en cuenta el ciclo total de fabricación, la incorporación de fibras recicladas en lugar de la utilización de fibras vírgenes, supone emitir un total de 1,5 toneladas de CO2 equivalente menos por cada tonelada de papel producida.

  • Cuando cambies de equipo asegúrate de que posea certificado "Energy Start", pues cuando un ordenador está calificado con dicha etiqueta, es responsable de hasta un 70% menos de emisiones de CO2, derivadas del consumo eléctrico, en comparación con uno convencional que no cuente con un sistema de ahorro de energía. En cualquier caso ten en cuenta que los portátiles, aunque un poco más caros,  son más cómodos y eficientes que los de mesa.

    De la misma forma, cuando cambies de impresora, adquiere una con el mismo certificado "Energy Star"; que son un 25% más eficientes energéticamentes que las convencionales y cuestan aproximadamente lo mismo. También puedes preguntar por el consumo en tinta o toner y su compatibilidad con recambios recargables. Y, por supuesto, comprueba que permita la impresión a dos caras.

  • Una forma fácil de ahorrar energía es conectar varios equipos y periféricos (monitor, CPU, impresora,etc.) a un mismo ladrón con interruptor. De esta forma con un simple gesto te asegurarás de apagarlos todos cuando termines de utilizarlos.

  • Si haces una parada, deja descansar a tu equipo. Para períodos cortos de tiempo puedes apagar tan sólo la pantalla, de esta forma ahorrarás energía y al volver a encenderla no tendrás que esperar a que se reinicie el equipo.

  • Si vas a comprar un fax o una impresora con funcionalidad de fax, escoge una que use papel normal, pues el tradicional papel térmico de fax no es reciclable.