Inicio > Actúa > Ciudadanía > En casa

En casa

Buenas prácticas en casa

Buenas prácticas en casa

Los electrodomésticos son los aparatos electrónicos de mayor extensión y se estima que suponen el 20% del consumo total de energía de una vivienda. Es tal la proliferación de modelos y marcas que para un mismo producto se pueden encontrar literalmente cientos de posibilidades. Por ello es crucial prestar especial atención a las propiedades técnicas de los productos que vayamos a comprar y realizar un uso adecuado y responsable de los mismos. En este apartado encontrarás consejos útiles para reducir el consumo de tus electrodomésticos.

Residuos
Clasificar los residuos domésticos es fácil. Puedes utilizar cubos de basura divididos en compartimentos para echar en cada uno un tipo de residuo. Los hay disponibles en muchos establecimientos.
  • Para reciclar el papel (contenedor azul), ten en cuenta estas breves recomendaciones:

    Deposita todo tipo de papeles como periódicos, revistas, bolsas de papel, cajas y envases de cartón plegados, hueveras o cartulinas.

    No tires papeles sucios de grasa, papeles plastificados y las bolsas de plástico, que irán al contenedor normal de materia orgánica y restos de residuos.

    Recuerda plegar las cajas y embalajes y procura no dejarlos al pie del contenedor.

    ¿Sabías que 1 kg de papel en lugar de llevarlo al vertedero evita 900 g de emisiones de CO2?

  • Para reciclar el plástico (contenedor amarillo), ten en cuenta:

    Depositar en este contenedor plásticos (botellas, botes, bolsas, envases o film), latas (de bebidas y conservas) y briks (de leche, zumo o refrescos).

    No tires bandejas de poliespán, que irán al contenedor normal de materia orgánica y restos de residuos.

    Recuerda escurrir los envases antes de echarlos en el contenedor y aplasta los briks y botellas de plástico para ahorrar espacio.

    ¿Sabías que fabricar una lata de bebida a partir de aluminio virgen consume 2,25 veces más energía que a partir de aluminio reciclado y las emisiones de gases de efecto invernadero se incrementan en el mismo factor?

  • Para reciclar el vidrio (contenedor verde), ten en cuenta:

    Si van en este contenedor botellas y botellines, frascos, tarros y cualquier otro objeto de vidrio o cristal, como por ejemplo un plato o una copa.

    No tires espejos, otros objetos con partes metálicas (como bombillas), las bolsas de plástico, y los tapones y tapas, sean de plástico, corcho o metálicas.

    Recuerda escurrir los recipientes antes de echarlos en el contenedor y asegúrate de quitar el tapón o tapa.

    ¿Sabías que por cada kg de cristal reciclado, el ahorro es de 300 g de emisiones de CO2? Por ejemplo, por cada botella de vidrio que se recicla, se ahorra la energía que necesitan 5 bombillas de bajo consumo de 20W para funcionar durante 4 horas. El vidrio tiene muchas vidas... fabricar una botella a partir de vidrio reciclado (su ciclo completo de fabricación) consume alrededor de 1,7 veces menos energía que a partir de materias primas vírgenes y genera 2,6 veces menos emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero.

  • Pilas

    Nunca arrojes las pilas en los contenedores de materia orgánica, ya que por su composición tóxica son altamente contaminantes (por ejemplo, una pila de botón puede contaminar 600.000 litros de agua). Recíclalas en los contenedores designados, que suelen ubicarse en centros educativos, supermercados o en los puntos limpios de tu ciudad.

    En el caso de este residuo, es primordial reducir su consumo y para ello puedes tener en cuenta estos sencillos consejos:

    • Evitar comprar aparatos a pilas y si es posible optar por los que no precisen pilas de botón.

    • Utilizar pilas recargables, que pueden alcanzar hasta 1.000 usos en comparación con las baterías convencionales.

    • Utilizar pilas de marcas conocidas, ya que las ‘piratas’ suelen tener una vida útil más corta y por tanto, tendrás que desecharlas antes.

  • Basura tecnológica

    La llamada ‘chatarra electrónica’ o ‘basura tecnológica’ es un conjunto de residuos considerados peligrosos, provenientes de ordenadores, móviles, televisores y electrodomésticos en general, que han sido consumidos o descartados. Deben gestionarse adecuadamente por la gran cantidad de componentes tóxicos que contienen, responsables de un serio impacto ambiental como metales pesados, y porque muchos de sus componentes tienen un alto nivel de reaprovechamiento, algunos de ellos de importante valor como el cobre de los cableados o el coltan que está presente en la actualidad en la mayoría de los dispositivos electrónicos

  • Antes de tirar tu viejo ordenador, puedes permitir que otros lo reutilicen, si lo revendes en el mercado de productos usados o lo entregas a alguna asociación local que lo destine a países del tercer mundo o a colectivos para paliar la brecha tecnológica. Si no tienes posibilidades de recuperación, recíclalo llevándolo a un punto limpio.

  • Los teléfonos móviles son residuos muy contaminantes que solemos desechar antes de finalizar su vida útil. Deposítalo en cualquier punto del programa ‘Tragamóvil’, cuyos contenedores específicos suelen ubicarse en Tiendas de telefonía, Servicios Técnicos, Universidades, Centros comerciales y en los Puntos limpios. Este programa, se puso en marcha en 2003 para recoger los teléfonos móviles, equipos y accesorios de telefonía asegurando su correcto reciclado. También puedes llevarlo a organizaciones que se ocupan de su recogida, para proporcionárselos a personas que los necesiten.

  • Otros residuos

    No tires los medicamentos caducados o sobrantes a la basura o por el desagüe. Son residuos tóxicos de difícil gestión y lo mejor es llevarlos a los puntos SIGRE en tu farmacia más próxima.

  • No tires los tubos fluorescentes y similares como lámparas de mercurio o focos halógenos a los contenedores tradicionales ni al de vidrio, pues son residuos peligrosos por su contenido en mercurio (el mercurio de un tubo fluorescente puede contaminar 30.000 litros de agua). Llévalos al Punto Limpio más cercano evitando que se rompan y conserva la funda de cartón del tubo nuevo para envolver y eliminar el viejo.

  • Reduce el uso del film transparente y del aluminio para envasar o envolver alimentos que vayan a ser refrigerados o congelados porque tienen un impacto medioambiental alto, un consumo energético elevado en su fabricación y son difíciles de reciclar. Puedes sustituirlos por cualquier envase de vidrio de tapa hermética, por una fiambrera de plástico o bien puedes taparlos con otro plato, como se hacía cuando no existían los famosos 'tupperware'.

  • Deposita los aceites usados en botes y llévalos a su contenedor específico cuando quieras deshacerte de ellos. Nunca los tires por el desagüe porque son muy contaminantes y las aguas requerirán un mayor tratamiento al llegar a la depuradora, que a veces resulta insuficiente y generan las 'natas flotantes' en las aguas litorales. En muchos sitios ya existen contenedores específicos al lado de los tradicionales de vidrio, envases y papel, donde puedes depositarlos en el mismo envase donde lo almacenas en casa. También puedes llevarlos al Punto Limpio más cercano.

  • Desecha correctamente los restos de pinturas,pues contienen disolventes orgánicos generalmente tóxicos. Además, para conseguir los colores se usan metales pesados como el cadmio o el titanio, altamente contaminantes. Las plantas de tratamiento convencionales no pueden depurar estas sustancias. Para deshacerse de un bote con restos, déjalo unos días en un lugar bien ventilado para que se evapore el disolvente. Así quedará una pasta medio seca que ya puedes llevar al Punto Limpio, pero nunca lo arrojes por el desagüe. Usar pinturas ecológicas es la mejor elección tras los elementos naturales, como la cal.