Inicio > Actúa > Ciudadanía > En casa

En casa

Buenas prácticas en casa

Buenas prácticas en casa

Los electrodomésticos son los aparatos electrónicos de mayor extensión y se estima que suponen el 20% del consumo total de energía de una vivienda. Es tal la proliferación de modelos y marcas que para un mismo producto se pueden encontrar literalmente cientos de posibilidades. Por ello es crucial prestar especial atención a las propiedades técnicas de los productos que vayamos a comprar y realizar un uso adecuado y responsable de los mismos. En este apartado encontrarás consejos útiles para reducir el consumo de tus electrodomésticos.

Agua
El agua es el elemento básico de la vida, pero también es un bien limitado. Economizar su uso es una labor colectiva primordial que no requiere grandes esfuerzos o inversiones. Ahorrar agua supone ayudar a conservar el medio ambiente, mejorar el presupuesto doméstico e incluso, reducir el consumo de electricidad y gas. Es importante tener presente que, en al ámbito doméstico, el agua, la energía y los residuos están estrechamente relacionados entre sí.
  • Interior

    Sustituye la cisterna convencional por una de doble descarga o de interrupción de descarga, y en todo caso con limitador del volumen de como máximo 6 litros. Esto puede suponer ahorros de hasta un 40%. Si no puedes comprarte una nueva, una forma fácil de ahorrar agua es colocar una o dos botellas llenas de agua bien tapadas dentro de la cisterna, de esta forma reducirás su volumen y gastarás menos en cada descarga.

  • No malgastes inútilmente el agua en la cocina, recuerda que no hace falta lavar la verdura con el grifo abierto, lo puedes hacer en un cuenco. Si tienes que descongelar un alimento no lo hagas bajo el chorro de agua, tan sólo sácalo la noche anterior. Y recuerda que es más económico utilizar el lavavajillas a plena carga frente a lavar los platos a mano, ya que un lavavajillas de clase A consumirá tan sólo entre 20 y 50 litros frente a los 100 que podrías gastar tú con el grifo abierto.

  • Utiliza la lavadora y el lavavajillas cuando estén completamente llenos o en su defecto utiliza programas de media carga para no despilfarrar el agua. Pero ten en cuenta que consume más agua y energía poner dos a la media carga que si lo pones lleno. No hace falta que los programes a alta temperatura, en la mayoría de las ocasiones es suficiente con agua fría o tibia porque los detergentes de hoy en día son eficaces a baja temperatura.

  • Calentar el agua con gas en lugar de hacerlo con electricidad, evita que cada familia emita a la atmósfera una media de 500kg de CO2 al año. Si tienes un termo eléctrico, instala un reloj programador que permita conectarlo sólo cuando se necesite agua caliente.

  • No dejes correr el agua inútilmente cuando estés lavándote los dientes, las manos o fregando los platos. Un grifo abierto consume de 5 a 15 litros por minuto.

  • Dúchate en lugar de bañarte, porque se consume 4 veces menos de agua (unos 30-40 litros de la ducha frente a los 100-130 del baño) y energía, porque al tomar una ducha evitas la emisión anual a la atmósfera de alrededor de 270 kg de CO2 en términos de la energía necesaria para calentar el agua.

  • Si tienes los grifos tradicionales de rosca, asegúrate de cerrarlos correctamente cuando no lo utilices, porque el goteo constante puede desperdiciar de 20 a 30 litros de agua al día (casi 11.000 l/año). Si vas a cambiar de grifos, adquiere sistemas monomando porque evitan el goteo y mezclan mejor el agua fría y caliente, proporcionando ahorros de hasta el 50%.

  • Instala mecanismos de control del caudal del agua como perlizadores, aireadores junto con limitadores de caudal en grifos y alcachofas de ducha. Por un lado limitarás el caudal y por otro, al mezclar el agua con aire, mantendrás la sensación de aumento de presión. Su instalación es muy sencilla y su precio asequible, según el modelo puedes ahorrar entre un 50 y 70% de agua. Y lo que es mejor, al disminuir el caudal, también disminuirás consecuentemente el consumo de energía para calentar el agua.

  • Una temperatura entre 30º y 35ºC es más que suficiente para tener una sensación de confort a la hora de usar agua para la higiene personal. Usa los reguladores de temperatura o termostatos, principalmente para la ducha, pueden ahorrar entre un 4% y un 6% de energía.

  • No utilices el inodoro como una papelera. No arrojes papeles, colillas, algodones, restos de pintura o aceites, además de gastar agua y dificultar la depuración puedes provocar un atasco. Es mucho más práctico colocar una pequeña papelera en el baño. Los restos de pintura y el aceite, si no se reutilizan, deben ser depositados en un "punto limpio".

  • Exteriores

    En el lavado del coche, también puedes ahorrar mucha agua. Ten en cuenta los siguientes datos: lavar tu coche a mano con un cubo, esponja y bayeta puede emplear unos 50 litros, mientras que si lo haces con manguera puedes llegar a gastar hasta 500 litros. Si lo quieres llevar a un lavadero, emplea lanzas a alta presión, porque los túneles de lavado usan mucha más electricidad y agua (oscilando de 75 a 100 litros cuando el sistema recicla agua a 200 - 300 litros cuando no es así), y por lo general, el resultado es similar.

  • Para limpiar exteriores es preferible usar la escoba. Barrer con la manguera puede costar unos 20 litros/m2.

  • El mejor momento para regar es al amanecer, a primera hora de la mañana, pues el suelo aún está frío y se minimiza la evaporación. Si te resulta imposible regar por la mañana al menos hazlo al atardecer, desperdiciarás menos agua. Actualmente existen mecanismos de automatización del riego con temporizadores muy fáciles de instalar. Es la solución más cómoda y ecológica.

  • En las zonas ajardinadas planta especies autóctonas adaptadas al clima regional en lugar de especies exóticas, porque requerirán menos agua de riego y además son más resistentes a las inclemencias del tiempo.

  • La reutilización de aguas grises es cada vez más común y accesible. Las aguas grises provienen de la ducha, el lavabo, el fregadero, la lavadora y el lavavajillas. Se pueden utilizar en limpieza, riego y cisterna de inodoro. Si instalas un depósito con sistema de depuración, reutilizarás entre un 30 y un 50% del volumen de gasto general de agua. Es conveniente y fácil hacerlo en caso de edificio de nueva planta y en caso de reforma de la casa, sea unifamiliar o no.

  • Si la vivienda lo admite, plantea instalar un depósito para la recogida del agua de lluvia. Con un chubasco de 30 litros por metro cuadrado y un tejado de 140 m2, podrías recoger hasta 4200 litros. Este agua se puede utilizar para limpiar la ropa, el jardín, el coche o en la cisterna del inodoro.