Inicio > Actúa > Ciudadanía > En el transporte

En el transporte

Buenas prácticas en el transporte

Buenas prácticas en el transporte

En España, el sector del transporte es el mayor consumidor de energía final (en torno al 40% total), y el mayor emisor de CO2 (por encima del 30% de las emisiones totales). Además, la práctica totalidad de esta energía proviene de combustibles derivados del petróleo. Las administraciones tienen el deber de promover el uso de combustibles y vehículos alternativos, así como el ahorro y la eficiencia energética en el sector. Sin embargo, los ciudadanos tenemos la responsabilidad de añadir los criterios de eficiencia energética y sostenibilidad a la elección de los modos de transporte y al uso que hacemos de los mismos.

 

Por ello, utiliza menos el coche o la moto en tu ciudad sustituyéndolos por la bicicleta, el tren, el metro, el autobús o el tranvía y cuando ello no sea posible, aprende a conducir eficientemente y a realizar un mantenimiento periódico del vehículo. Ahorrarás mucho combustible. Aunque los coches actuales son mucho más eficientes que los de hace 20 años, sus ventajas quedan anuladas por la tendencia a comprar coches de mayor tamaño y potencia y recorrer cada vez mayores distancias.

Mantenimiento
  • Revisa tu coche periódicamente aunque no lo consideres necesario. Las principales acciones que debes realizar son la puesta a punto, el ajuste de la presión de los neumáticos, la comprobación de los niveles de aceite y el cambio de los filtros de aire y aceite. Un automóvil con una correcta puesta a punto gasta hasta un 9% menos de combustible. Además, el motor bien cuidado, siempre genera menos emisiones tóxicas.

  • Comprueba con regularidad la presión de los neumáticos, preferiblemente cuando estén fríos. Ahorrarás carburante y evitarás el desgaste prematuro de la banda de rodadura. Por cada 0,5 bar (7 psi) de presión por debajo del valor correcto, el consumo puede aumentar un 5 % para superar la resistencia y por tanto, se emitirá hasta un 5% más de CO2.

  • Reemplaza los neumáticos convencionales por los radiales de vida larga: son menos susceptibles de reventones, reducen el rozamiento ahorrando combustible y a la larga ahorrarás dinero al tener periodo de sustitución más largos. Utiliza neumáticos con altos contenidos de goma reciclada (en torno al 30%, al menos). La recuperación de esta goma requiere un 70% de energía menos en su fabricación.

  • Comprueba periódicamente el consumo de carburante de tu coche. Cuando existen variaciones importantes en el consumo, puede ser síntoma de un fallo en el vehículo. Llévalo a un taller de confianza para que te hagan una puesta a punto. Ahorarás combustible y cuidarás de tu motor.

  • Estudia la posibilidad de usar aceite de motor de poca viscosidad. Este aceite lubrica las piezas móviles del motor mejor que los aceites convencionales, y reduce la fricción. Los mejores aceites pueden reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2 en más de un 2,5%.

  • Lava tu coche a mano o con las lanzas de alta presión porque los túneles de lavado usan mucha más electricidad y agua, y por lo general, el resultado es similar. El consumo de agua puede variar de 40-50 litros en el caso de las lanzas hasta 300 litros en un lavadero sin sistema de reciclaje de agua.