Inicio > Actúa > Ciudadanía > En el transporte

En el transporte

Buenas prácticas en el transporte

Buenas prácticas en el transporte

En España, el sector del transporte es el mayor consumidor de energía final (en torno al 40% total), y el mayor emisor de CO2 (por encima del 30% de las emisiones totales). Además, la práctica totalidad de esta energía proviene de combustibles derivados del petróleo. Las administraciones tienen el deber de promover el uso de combustibles y vehículos alternativos, así como el ahorro y la eficiencia energética en el sector. Sin embargo, los ciudadanos tenemos la responsabilidad de añadir los criterios de eficiencia energética y sostenibilidad a la elección de los modos de transporte y al uso que hacemos de los mismos.

 

Por ello, utiliza menos el coche o la moto en tu ciudad sustituyéndolos por la bicicleta, el tren, el metro, el autobús o el tranvía y cuando ello no sea posible, aprende a conducir eficientemente y a realizar un mantenimiento periódico del vehículo. Ahorrarás mucho combustible. Aunque los coches actuales son mucho más eficientes que los de hace 20 años, sus ventajas quedan anuladas por la tendencia a comprar coches de mayor tamaño y potencia y recorrer cada vez mayores distancias.

Otros consejos
  • Si tienes que comprar un coche:

    • Pregunta por su consumo y haz que sea un factor decisivo en la compra. Elígelo con calificación energética “A” o con tecnología híbrida, que ahorran en consumo y respetan el medio ambiente. Consulta la base de datos del IDAE (http://www.idae.es/coches/) para ver qué modelos consumen menos combustible.
    • Ten en cuenta que los colores claros absorben menos calor. Necesitarás encender menos el aire acondicionado y a la larga consumirás menos carburante.
    • Elige el que mejor se vaya a adaptar a tus necesidades diarias. Así, si utilizas el coche principalmente para desplazarte por el medio urbano ten en cuenta que la mejor opción es el coche híbrido. No son aconsejables coches de gran potencia y tamaño que no pueden aprovecharse al máximo en ciudad y suponen un alto gasto en combustible.
  • Tanto para largos trayectos como para pequeños traslados urbanos planifica bien la ruta antes de salir. Harás menos kilómetros y consumirás menos combustible. 

  • Sobre la contaminación acústica, ten en cuenta que un solo coche a 4.000 rpm hace el mismo ruido que 32 coches a 2.000 rpm.