Inicio > Actúa > Ciudadanía > De compras

De compras

De compras

De compras

Los electrodomésticos, la cocina, la iluminación, el aire acondicionado y el coche son, entre otros muchos, equipamientos y bienes de consumo comunes a todos. Desde nuestro papel de consumidores podemos ejercer una gran influencia, pues la decisión de compra de todos y cada uno de ellos depende, exclusivamente, de nosotros.

Por este motivo, es muy importante que no sólo nos fijemos en el precio sino que también tengamos en cuenta por ejemplo que un electrodoméstico, a lo largo de su vida útil, puede producir un gasto en la factura eléctrica varias veces superior a su precio de adquisición. O que la elección de un determinado modelo y motor de coche determinará nuestro gasto en combustible durante muchos años. Por ello es fundamental tener en cuenta este y otros factores que nos permitan reducir nuestro consumo energético y amortizar su posible mayor coste inicial.

Con los consejos de esta sección y la ayuda de la etiqueta energética, los consumidores tenemos información suficiente para poder tomar decisiones acertadas que tendrán una gran repercusión positiva tanto en nuestro consumo energético como en el medio ambiente.

Envases
  • A la hora de hacer la compra, podemos optar por adquirir la mínima cantidad de envases posible. Para ello:

    • Elige aquellos productos con el mínimo envoltorio imprescindible que asegure sus propiedades de seguridad e higiene, evitando los que llevan envases duplicados: una caja de cartón o un plástico adicional al propio envase. Por ejemplo, puedes adquirir latas de conserva sin la caja de cartón añadida o galletas que no presenten envoltorios individuales.
    • Ten en cuenta que una botella de 1,5 litro requiere menos energía para su fabricación y genera menos residuos que tres botellas de medio litro.
    • Otra opción es elegir productos con empaquetados reducidos como por ejemplo los productos concentrados (como el suavizante o detergente).
    • Compra repuestos cuando sea posible.
  • Opta por comprar envases de vidrio, preferentemente retornables, y posteriormente, llévalos a reciclar a los contenedores verdes. El vidrio es uno de los materiales más ecológicos, dado que por sus características y propiedades es un material 100% reciclable. Con la recuperación del vidrio se consigue un ahorro energético muy importante.

  • Consume los productos a granel en las secciones de charcutería, pescadería o frutería de tu supermercado. Evita las secciones de refrigerados que utilizan excesivo embalaje y las nocivas bandejas de "corcho blanco" o poliespán.

  • Evita comprar productos presentados como aerosoles (ambientadores, insecticidas, etc); tienen componentes que dañan la capa de ozono y producen lluvia ácida, son de aluminio y por tanto difíciles de gestionar. Sustitúyelos por pulverizadores, que además pueden ser recargados manualmente.

  • Evita siempre que puedas la compra de productos en envases difíciles de reciclar o potencialmente contaminante. Por ejemplo:

    • Las bandejas de poliespán (espuma de poliestireno expandido), conocidas como ‘bandejas de ‘corcho blanco ligero’, que suelen ir acompañas de film transparente para guardar alimentos frescos para el autoservicio. En su fabricación se emplean CFCs, gases responsables de destruir la capa de ozono y benceno, un reconocido cancerígeno y son de difícil tratamiento como residuo. En la medida de lo posible, evita bandejas, hueveras y envases de este material.
    • Los briks para cartones de leche, de zumo, de sopas, etc., porque son difíciles de reciclar y no se pueden reutilizar.
    • Los envases de plástico porque no son biodegradables.