Inicio > Actúa > Ciudadanía > De compras

De compras

De compras

De compras

Los electrodomésticos, la cocina, la iluminación, el aire acondicionado y el coche son, entre otros muchos, equipamientos y bienes de consumo comunes a todos. Desde nuestro papel de consumidores podemos ejercer una gran influencia, pues la decisión de compra de todos y cada uno de ellos depende, exclusivamente, de nosotros.

Por este motivo, es muy importante que no sólo nos fijemos en el precio sino que también tengamos en cuenta por ejemplo que un electrodoméstico, a lo largo de su vida útil, puede producir un gasto en la factura eléctrica varias veces superior a su precio de adquisición. O que la elección de un determinado modelo y motor de coche determinará nuestro gasto en combustible durante muchos años. Por ello es fundamental tener en cuenta este y otros factores que nos permitan reducir nuestro consumo energético y amortizar su posible mayor coste inicial.

Con los consejos de esta sección y la ayuda de la etiqueta energética, los consumidores tenemos información suficiente para poder tomar decisiones acertadas que tendrán una gran repercusión positiva tanto en nuestro consumo energético como en el medio ambiente.

Otros consejos
  • Limita en lo posible la compra de productos con compuestos volátiles como las pinturas, disolventes, barnices y pegamento. Reemplázalos por productos al agua o con menor contenido en compuestos volátiles.

  • Limita en lo posible la compra de productos de limpieza que contengan cloro, como la lejía, y los detergentes con fosfatos químicos puesto que no son determinantes para la capacidad de lavado del detergente pero sí tienen un efecto negativo en el medio al acelerar los procesos de eutrofización del agua. Los detergentes líquidos no suelen tener fosfatos y los jabones están libres de estas sustancias.

  • Compra pilas recargables. La diferencia del coste quedará rápidamente compensada porque su ciclo de vida es hasta 1.000 veces mayor que el de una batería convencional, que sólo dura un uso. Un hogar que disponga de una media de 25 dispositivos que requieren baterías (cámaras digitales, reproductores MP3, teclados y ratones inalámbricos, juguetes electrónicos, etc.) puede conseguir un ahorro considerable (hasta 1000 euros por año) si se utilizan baterías recargables. Sin embargo, no sólo permiten ahorrar dinero, sino que al disminuir el número de pilas desechadas limitamos los drásticos efectos que se producen al oxidarse y liberar sus componentes tóxicos (mercurio, plomo, litio, cadmio, niquel) al suelo y aguas subterráneas o a la atmósfera cuando son incineradas.

  • Compra los filtros de café de papel reciclado y no clorado. O bien, sustituye los filtros de papel de un solo uso por uno permanente.

  • Evita las servilletas de papel de colores. Su proceso de elaboración es más contaminante por los tintes.

  • Consume frutas y verduras de temporada. Así evitarás las emisiones correspondientes a la climatización de invernaderos y cámaras frigoríficas y el empleo de aditivos artificiales destinados a su conservación. Si además estos productos se han generado de manera ecológica, evitarás el fomento de producciones horto-frutícolas intensivas que demandan grandes cantidades de agua, de fertilizantes y pesticidas.