Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Información Ambiental > Agua > Actuaciones > Mejora de la calidad del agua > Calidad del medio hídrico > Calidad de las aguas litorales

Calidad de las aguas litorales

La gestión del agua ha supuesto desde siempre un tema prioritario tanto a nivel nacional como internacional. Del crecimiento de la demanda de agua para diversos usos y de la calidad de la misma nace la necesidad de crear medidas para la protección de las aguas y garantizar su sostenibilidad.

En este contexto, y con el fin de unificar las distintas actuaciones en materia de gestión de agua en la Unión Europea, nace la Directiva Marco Europea del Agua (DMA).

La DMA supuso la base para una aplicación homogénea y coordinada en los distintos países, para la creación de grupos de trabajo, para unificar las estrategias de implantación, para la creación de los programas de seguimiento,… Una compleja trama de actuaciones cuya finalidad es la protección y sostenibilidad de la calidad de nuestras aguas. Su aplicación se realiza a través de los planes hidrológicos.

La unidad de gestión es la demarcación hidrográfica, definida como la zona marina y terrestre compuesta por una o varias cuencas hidrográficas vecinas y las aguas subterráneas y costeras asociadas.

En lo relativo a aguas litorales, se definen las aguas de transición como aquellas masas de agua superficial próximas a la desembocadura de los ríos que son parcialmente salinas como consecuencia de su proximidad a las aguas costeras, pero que reciben una notable influencia de flujos de agua dulce, mientras que las aguas costeras son las aguas superficiales situadas hacia tierra desde una línea cuya totalidad de puntos se encuentra a una distancia de una milla náutica mar adentro desde el punto más próximo de la línea de base que sirve para medir la anchura de las aguas territoriales y que se extienden, en su caso, hasta el límite exterior de las aguas de transición”. Las masas de agua costeras y de transición forman parte por tanto del Dominio Público Marítimo-Terrestre.

Los objetivos medioambientales establecidos en la DMA son:

  • Prevenir todo deterioro del estado de las masas
  • Alcanzar el “buen estado” (ecológico y químico) de todas las masas de agua naturales antes del año 2015. El buen estado ecológico se determinará entre otros, a través de indicadores de calidad biológica para los que se habrán fijado sus valores en condiciones ideales.
  • Alcanzar el “buen potencial ecológico y el buen estado químico” de todas las masas de agua artificiales y muy modificadas antes del 2015 (como pueden ser las aguas confinadas en los puertos o algunas masas de agua costeras sometidas a fuertes alteraciones hidromorfológicas).
  • Reducir progresivamente la contaminación producida por las sustancias prioritarias y eliminar los vertidos, las emisiones y las pérdidas de sustancias peligrosas prioritarias. Las concentraciones permitidas de estas sustancias, cuya presencia en el medio se evalúa para determinar el estado químico, ha sido recientemente regulada por la Directiva de Sustancias Prioritarias.

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea