Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Boletín de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos. Octubre 2018. Nº 15 > Geodiversidad y biodiversidad

La población nidificante de águila imperial supera una vez más su registro máximo histórico y se expande por las cordilleras béticas

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  7 votos
Imagen de Daniel Burón

Los resultados provisionales del seguimiento de la población reproductora de águila imperial en Andalucía por parte de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio durante 2018 señalan la existencia de un mínimo de 112 parejas nidificantes, lo que supone un incremento del 2,7% con respecto al año 2017 y supone el máximo registro histórico registrado en la región. La especie ha crecido fundamentalmente en Sierra Morena donde ya hay 94 parejas, mientras que en Cádiz se mantienen las 4 de los últimos años y en Doñana se consolidan 9. Además cría una pareja en la campiña jienense y 4 en las cordilleras béticas. Estos resultados confirman la tendencia positiva mostrada por la especie desde 1989, con un incremento estadísticamente significativo del 5,8% interanual.


Por cuarta vez en la historia reciente la población de águila imperial supera el límite de 100 parejas, considerado como el tamaño poblacional mínimo para alcanzar un estado favorable de conservación siguiendo los criterios emanados de la Directiva Aves. Además, pese a la desfavorable meteorología de este año caracterizada por las persistentes e intensas precipitaciones de marzo y abril, han nacido 129 pollos de los que han volado 118.


Sigue registrándose un incremento del área de distribución del águila imperial en Andalucía, lo que se traduce en una mayor viabilidad de la población. En este sentido, destaca en 2018 el asentamiento de una segunda pareja reproductora en Granada, donde no había constancia de nidificación exitosa desde hacía décadas y que fue colonizada en 2017. Por otro lado, se consolidan también dos parejas nidificantes de la Subbética jienense. Por tanto, ya son cuatro los territorios de nidificación detectados en el oriente andaluz y más concretamente en las estribaciones Béticas. Se trata de un área donde la dinámica poblacional del conejo de monte -principal especie presa del águila imperial- ha mostrado unos notables incrementos en los últimos años. Sin embargo, en áreas donde tradicionalmente el conejo era muy abundante como Doñana o Sierra Morena se registran descensos poblacionales año tras año, por lo que se observa un desplazamiento de las zonas tradicionales de cría a nuevas áreas más propicias debido a la disponibilidad de alimento. En este sentido, los registros de águilas imperiales jóvenes en las béticas cada vez son más frecuentes, por lo que probablemente una fracción de estas águilas acabaran asentándose en la zona y formando nuevos territorios de nidificación en esta zona de gran potencialidad para el águila imperial.

Distribución de territorios de nidificación de águila imperial en Andalucía 2018.

A pesar de los excelentes datos globales mostrados por el seguimiento de la especie en la comunidad, el Plan de Recuperación Regional tiene como una de sus prioridades consolidar los núcleos de Doñana y Cádiz, los cuales no muestran un crecimiento parejo al del resto de la población de Sierra Morena. En este sentido, la población de Cádiz, fruto de un exitoso programa de reintroducción, está siendo reforzada con la liberación de pollos rescatados en el campo. De este modo, durante la temporada reproductora de 2018 se han liberado siete pollos mediante crianza campestre o hacking en Cádiz.


Las actuaciones realizadas por la Junta de Andalucía, creando un equipo de seguimiento especializado, han permitido conseguir la actual tendencia de crecimiento de la especie. En este sentido, hay que destacar la reducción de las causas de mortalidad no natural mediante el arreglo y modificación de tendidos eléctricos peligrosos, la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados, la minimización de molestias en el entorno de los nidos, y el incremento del éxito reproductor con la aplicación de alimentación suplementaria en aquellos territorios poco productivos y el rescate de pollos en riesgo de muerte.

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea