Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Boletín de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos. Septiembre 2017. Nº 3 > Caza y Pesca

Debate sobre el plomo en la actividad cinegética

Está prohibido su uso en los humedales pero queda por continuar la investigación de su afección a animales y humanos como en la tesis específica de Jesús Salvador Sevillano

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  26 votos

Desde hace tiempo la munición de plomo ha sido cuestionada por sus posibles efectos en la contaminación directa del medio natural, especialmente sobre la fauna, y la afección indirecta sobre los humanos, lo que provocó prohibiciones de su uso. En España las primeras prohibiciones se relacionaron con su uso en los humedales, a instancias de la Comunidad Europea, que vetó el uso de perdigones de plomo en los humedales que forman parte de la Lista Internacional Ramsar por medio de un Decreto (Real Decreto 581/2001), el cual se amplió en 2007 a todos los humedales de la Red Natura 2000 (Ley 42/2007). También en la 11ª Reunión de la Conferencia de las Partes (Convención de Especies Migratorias), celebrada en Quito en 2014, se formularon una serie de recomendaciones para prevenir riesgos de la munición de plomo.


El plomo es un metal pesado con unas características físicas como flexibilidad y elasticidad y químicas, resistencia al ataque de ácidos, que lo hacen muy útil en multitud de aplicaciones, y forma aleaciones con muchos metales que tienen gran importancia industrial.


La utilización del plomo para fabricar munición no es uno de los usos más importantes pero se puede considerar generalizado. Sus inconvenientes están relacionados con la contaminación que pueden producir en el medio natural, sobre todo en medios acuáticos; a la fauna en general y a los humanos por ingesta directa o indirecta  por trasmisión en la cadena trófica.


Ante esta perspectiva, queda por hacer tanto en el conocimiento de los efectos del plomo en sus diferentes formas químicas (sales, aleaciones, etc.) como su inclusión en el medio natural, principalmente por la utilización de proyectiles con plomo. En Andalucía se han realizado tesis doctorales, como “Metales pesados en especies cinegéticas de caza mayor: estudio epidemiológico y riesgo alimentario” de Jesús Salvador Sevillano Morales, que abordan este problema de la afección de la munición de plomo a las piezas de caza mayor y el riesgo de trasmisión a la cadena alimenticia.


Por ello, es necesario determinar las prácticas más perniciosas en el uso del plomo y establecer una política de gestión de un medio natural sin plomo, articular las políticas más adecuadas para su erradicación y establecer indicadores biológicos de presencia de este mineral contaminante, por ejemplo la cuerna de los cérvidos, ya que el plomo se deposita en la misma en la proporción que existe en el medio natural.


Este debate está presente en la mayor parte de las comunidades autónomas y a nivel internacional. Y existen contradicciones. Por ejemplo, desde 1996 se ha prohibido todo uso de plomo en países como Dinamarca, Noruega, Holanda o Finlandia. Sin embargo, este último país dio marcha atrás en estas prohibiciones fuera de las zonas húmedas en 2015. También se da la circunstancia de que el parlamento noruego derogó el veto a la munición de plomo en 2015, con la opción de recuperarlo para la caza menor fuera de humedales.

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea