Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Boletín de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos. Septiembre 2017. Nº 3 > Geodiversidad y biodiversidad

La población reproductora de águila imperial se mantiene por encima de las 100 parejas por tercer año consecutivo

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  7 votos

En 2017 se ha reproducido un mínimo de 108 parejas de águila imperial en Andalucía. Por tercer año consecutivo se supera el objetivo de 100 parejas considerado por el plan de recuperación de la especie en la región como el objetivo a superar para lograr un estado de conservación favorable. Estas parejas han producido 137 pollos de los que han volado 110.

Los resultados del seguimiento de la población reproductora en Andalucía por parte de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio durante 2017 señalan la existencia de un mínimo de 108 parejas nidificantes, 3 parejas menos que en 2016. Sin embargo, la tendencia de la población reproductora desde desde 1989 se mantiene en el 5,8% de incremento interanual, tendencia que se ha acelerado en el periodo 2002-2017 desde que se puso en marcha el Programa de Actuaciones para la Conservación del Águila Imperial (2001/02) que desembocó en la aprobación del plan de recuperación de la especie en Andalucía en 2011. De este modo, la tendencia desde 2002 es de un incremento anual del 7,2%, de modo que el estado de conservación de la especie sigue siendo favorable.

El crecimiento de la especie en los últimos años se ha frenado especialmente en Sierra Morena, donde la especie tras varios años de aumento de su presencia continuado ha pasado de 97 parejas en 2016 a 92 este año, lo que podría indicar que se está alcanzando la saturación de este núcleo en las condiciones actuales de abundancia de su presa principal, el conejo. Por otro lado en Doñana se ha pasado de 9 a 10 parejas este año y en Cádiz se mantienen las 4 parejas de los últimos años.

En las cordilleras Béticas, a la pareja que apareció el año pasado en Jaén hay que añadir una nueva pareja este año en la provincia de Granada donde no criaba la especie desde hace décadas, y que aunque no se ha reproducido con éxito por la juventud de los ejemplares, sí confirma la expansión de la especie hacia oriente. Este nuevo núcleo de Andalucía oriental confirma la expansión geográfica y poblacional de la especie en Andalucía, y puede constituir el germen de un nuevo núcleo reproductor a medio camino de los núcleos de Sierra Morena y de Cádiz, fruto este último de un programa de reintroducción de la Junta de Andalucía, alejando así el riesgo de extinción de la especie. Actualmente el águila imperial muestra un área de ocupación de 6.700 km2 en la región y está presente prácticamente en todos los núcleos de distribución histórica: Sierra Morena, Doñana, Cádiz y, ahora, las Béticas.

Estos datos confirman que  Andalucía vuelve a superar el límite de las 100 parejas y de los 4.000 km²  de presencia considerados por la Directiva Aves como objetivos para alcanzar un estado favorable de conservación.

Según la Estrategia Nacional para la Conservación del Águila Imperial Ibérica, para lograr una población reproductora con tendencia creciente no fragmentada se debe alcanzar al menos en la Península Ibérica las 500 parejas (en 2016 criaron 532 según los datos recopilados por el plan de recuperación), un objetivo establecido también en el Plan de Acción para la Unión Europea y basado en la aplicación de los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) para poblaciones pequeñas y de distribución restringida, como es el caso de esta especie endémica. Como la población de Andalucía supone el 20% de la existente en la Península Ibérica, le corresponde llegar a un mínimo de 100 parejas reproductoras y mantenerlas durante un periodo de 6 años como mínimo antes de considerar que adquiere un estado favorable de conservación.

En cuanto a la reproducción a nivel regional el número de pollos nacidos ha sido la más elevada de la historia, 137, de los cuales han volado 110. Esto implica una tasa de mortalidad de pollos del 19,7 %, por debajo de la tasa de mortalidad natural de pollos estimada en el 23 %. En Sierra Morena han volado 90 de esos pollos, en Doñana y Cádiz 9 pollos en cada núcleo y en las Béticas 2 pollos. El elevado número de nacimientos se debe  a la favorable meteorología que se ha producido durante la primavera, coincidiendo con el periodo de incubación. Sin embargo las olas de calor de principios del verano produjeron la muerte de algunos pollos incrementando así la tasa de mortalidad entre otras causas.

Dado que la especie tiene estabilizado su núcleo en Sierra Morena (donde se ubica cerca del 90 % de la población y parece estar alcanzando su límite de carga en las condiciones actuales de abundancia de presas), pero Doñana y Cádiz se encuentran aún lejos de encontrarse estabilizados, es en ellos donde mayor esfuerzo realizará la Consejería en los próximos años, mediante la recuperación de las poblaciones de presas en Doñana y el reforzamiento poblacional en Cádiz a través de la introducción de pollos rescatados por riesgo de muerte en Sierra Morena.


Reintroducción en Cádiz mediante hacking

De este modo, desde 2002 a 2016 se han reintroducido en Cádiz 84 pollos mediante la técnica de crianza campestre o hacking y mediante la técnica de adopción en nido o fostering, lo que ha permitido las creación del núcleo poblacional gaditano desde 2010, cuando empezó a criar fruto de este programa de reintroducción, con la presencia actual de cuatro parejas reproductoras. Sin embargo, los análisis de viabilidad poblacional realizados por el equipo científico asesor del plan de recuperación de la EBD-CSIC muestran que este núcleo todavía no tenía garantizada su supervivencia y que era necesaria la liberación de al menos 16 pollos más para conseguir esa garantía.

Para cumplir con este cometido en junio de este año ha comenzado la liberación mediante hacking en Cádiz de 6 pollos rescatados del medio natural de acuerdo al protocolo citado, 5 procedentes de territorios con historiales de mortalidad de pollos y escasez de alimento en Sierra Morena y uno por un rescate de emergencia por caída del nido en el Espacio Natural Doñana. Estos trabajos se realizan por personal técnico del plan de recuperación, junto con apoyo de personal e instalaciones de la Fundación Migres y con el asesoramiento científico del CSIC.

Antes de liberarlos, todos los pollos fueron anillados y equipados con un emisor GPS-GSM. Al estar marcadas con emisores las águilas son monitoreadas en todo momento, de modo que si sucede alguna incidencia se actúa de forma inmediata. Este marcaje permite realizar su seguimiento y vigilar si les ocurre algo como pueda ser el hecho de ser envenenadas o tiroteadas, sirviendo de centinela ante los delitos contra la fauna amenazada. En el caso de que sobrevivan además se podrán localizar las áreas elegidas para criar o sobrevivir hasta llegar a la edad reproductora y detectar amenazas en esas zonas como tendidos peligrosos por ser susceptibles de producir su electrocución al posarse.

Así en 2015 se comprobó gracias a estos emisores como al menos seis águilas imperiales cruzaron el estrecho de Gibraltar y se asentaron en zonas de Marruecos con una alta concentración de tendidos peligrosos donde han muerto por electrocución al menos 4 de las águilas liberadas en Cádiz y otras cuatro sin identificar, junto a otras varias decenas de rapaces. A raíz de estos descubrimientos, y conscientes de la posible repercusión en la conservación de las grandes rapaces marroquíes e ibéricas, la Consejería en coordinación con UICN-Med, lideró prospecciones del territorio marroquí para caracterizar el posible riesgo para estas especies de los tendidos eléctricos presentes.

Las actuaciones realizadas por la Junta de Andalucía, creando un equipo de seguimiento especializado, ha permitido mantener la actual tendencia de crecimiento de la especie, mediante la firma e implementación de convenios de colaboración con propietarios de fincas con presencia de águila imperial, la reducción de las causas de mortalidad no natural de la especie mediante el arreglo y modificación de tendidos eléctricos peligrosos y la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados y el incremento del éxito reproductor de la especie mediante la aplicación de alimentación suplementaria en aquellos territorios poco productivos y el rescate de huevos o pollos en riesgo de muerte.

En este sentido, y a pesar de los excelentes datos globales mostrados por el seguimiento de la especie en la comunidad todavía existen problemas, pues siguen produciéndose electrocuciones y casos de envenenamiento y muertes por disparos, conflictos que se incrementan en las áreas de caza menor por la disminución del conejo debido a las enfermedades. Con el objeto de garantizar la supervivencia del águila imperial en Andalucía, la administración autonómica seguirá implementando las actuaciones del plan de recuperación regional al menos hasta alcanzar el estado favorable de conservación, el cual si se continúa en la línea de los últimos años se alcanzará en 2020.

Más Información:

Ficha de seguimiento de Aguila Imperial 2016 (.pdf, 249 Kb)

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea