Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Boletín de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos. Julio / Agosto 2017. Nº 2 > Forestal

Muestreos para la evaluación del recurso micológico en los principales hábitats de Andalucía

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Resultado  39 votos

La gran diversidad de hábitats presentes en Andalucía hace que ésta posea una alta riqueza micológica, acompañada de una alta producción (aunque irregular en el tiempo y muy variable geográficamente) de setas y trufas que son objeto de aprovechamiento. En los últimos años se ha producido un aumento del interés social por este recurso. En muchos casos la recolección de setas se realiza de forma desordenada, con los graves problemas que ello conlleva. Para paliar esta situación, la administración autonómica ha puesto en marcha, entre otras iniciativas, el Plan CUSSTA (Conservación y Uso Sostenible de Setas y Trufas en Andalucía). 

Uno de los objetivos del Plan CUSSTA es la caracterización y cuantificación del recurso micológico en Andalucía para la elaboración de un modelo de gestión sostenible. Para ello se ha iniciado el muestreo sobre una serie de parcelas permanentes en los principales hábitats productores de setas y trufas distribuidas en todo el territorio andaluz: encinares, alcornocales, quejigares, castañares, bosques de ribera, jarales, pastizales y pinares. Se expone la metodología del muestreo y los primeros resultados obtenidos de los muestreos realizados entre los años 2013 a 2016.

Los muestreos se han planificado en toda Andalucía preferentemente en montes públicos y se realizan semanalmente en formaciones vegetales determinadas para asegurar la representatividad del muestreo realizado. 

Durante la temporada micológica, previsiblemente de mediados de septiembre a mayo, se muestrea semanalmente con un estadillo de campo en el que se registran los datos tomados durante el muestreo y un peso para valorar las cantidades, y se hace principalmente por personal de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, así como el apoyo de asociaciones con intereses micológicos. 

PN del Estrecho

Se toman datos de presencia de todas las especies, diferenciando comercializables, según lo establecido en el Real Decreto 30/2009, de 16 de enero, por el que se establecen las condiciones sanitarias para la comercialización de setas para uso alimentario, y no comercializables (resto de carpóforos de macromicetos). Así mismo, los taxones recolectados de los que no hay cita previa en el Inventario Micológico Básico de Andalucía (IMBA) se depositan en el herbario fungiario de la Junta de Andalucía del plan CUSSTA.

Una vez concluido el muestreo se registra la información referente a factores que pueden afectar a la recolección de setas como son la presión recolectora y la presión ganadera. En primer lugar, se trata de estimar una valoración cualitativa de la presencia de recolectores según tres niveles: alta, media y baja. 

Los resultados obtenidos se basan en los muestreos de las especies comercializables de las parcelas muestreadas las últimas tres temporadas (2013/14, 2014/15 y 2015/16), obviando aquellas parcelas que se han incorporado al proyecto más tarde.

muestreos plan CUSSTA

Los datos de producción más altos corresponden a Amanita caesarea en castañares (producción media superior a 5 Kg/ha, con picos en alguna parcela y año de 28 Kg/ha), Amanita ponderosa en encinares (producción media por encima de 30 Kg/ha, con picos que superan 80 Kg/ha), Cantharellus subpruinosus en robledales de Quercus pyrenaica (producción media mayor de 7 Kg/ha y picos de 21 Kg/ha), Lactarius deliciosus en pinares de Pinus sylvestris (producción media superior a 6 Kg/ha y picos de 36 Kg/Ha), Suillus luteus en pinares de P. sylvestris (con media superior a 52 Kg/ha y picos que superan los 170 Kg/ha) y Tricholoma portentosum en pinares de P. nigra y de P. sylvestris (con produciones medias de 9 y 5 Kg/ha respectivamente y picos que superan los 75 Kg/ha). En la formación de Pinus halepensis no se ha recolectado aún ninguna especie comercializable.

Estos datos hay que interpretarlos teniendo en cuenta que son pocos años de muestreo para que los datos sean significativos, tan sólo tres, y sobre una parte de las parcelas. También hay que tener en cuenta que algunas especies están sometidas a una presión recolectora importante y, por tanto, nuestros muestreos subestiman la producción real: en muchas ocasiones antes de que el muestreador llegue a la parcela algún recolector ha recolectado todos o muchos carpóforos. Se estima que al alcanzar un número de años significativo de muestreo y se generalicen en Andalucía los aprovechamientos micológicos y cotos micológicos, se obtendrá la información necesaria para ordenar este recurso de manera sostenible.

Las principales conclusiones del estudio realizado son: 

a. Debido a la gran variabilidad de producción de carpóforos que se produce de unos años a otros, es necesario mantener los programas de muestreo durante un elevado número de años. Ello implica que, para una mayor garantía de continuidad, se realicen fundamentalmente con personal público y en montes públicos.

b. Debido a la incidencia de los recolectores aficionados y/o profesionales en los resultados obtenidos en los muestreos para las especies que son más recolectadas, los datos de muestreo se han de completar con otra fuente de datos. La recogida de los aprovechamientos micológicos y cotos micológicos son una buena fuente de información que permiten corregir esta carencia.

c. Sobre las especies que se recolectan poco por los recolectores aficionados y/o profesionales sí se obtienen datos de buena calidad en los muestreos. Estos datos pueden ayudar a detectar casos como el de Suillus luteus o boleto anillado, que no se recolecta prácticamente nada, a pesar de ser muy abundante, por lo que presenta una vía para explorar en futuras experiencias de aprovechamiento económico.

d. Para el cálculo de la producción de las principales especies comestibles es importante priorizar el desarrollo de un modelo de presión potencial de recolección, basado en sistemas de información geográfica y evaluación multicriterio que permita localizar áreas con mayor presión de recolección, para estimar factores de corrección de los datos obtenidos con los muestreos sobre especies sobrerecolectadas.

e. La metodología de muestreo completada con los datos de recolección de los cotos micológicos y aprovechamientos micológicos no es adecuada para estudiar la producción de las especies comestibles no comercializables. Un reto para el futuro es diseñar un método adecuado para estas especies que también se ven afectadas por la recolección de los aficionados y pueden representar un recurso micoturístico.

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea