Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Boletín de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos. Septiembre 2017. Nº 3

Restauración del Cortijo de la Atalaya

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  109 votos

El Cortijo La Atalaya se emplaza en el término municipal de Cazalla de la Sierra (Sevilla), en la finca denominada “La Atalaya” (SE-10500-JA), propiedad de la Junta de Andalucía desde el año 1985. Esta finca adehesada con una superficie de 682,83 ha pertenece en todo su territorio a la parte central del Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla.

En esta zona podemos encontrar zonas adehesadas en las que la especie principal es la encina, otras en que es el alcornoque y otras en que ambas especies conviven entremezcladas. Se caracteriza por presentar un arbolado maduro, con baja densidad y con escasa presencia de estrato subarbustivo y de matorral, controlado por la acción conjunta del hombre y del ganado. En la finca hay zonas que debieron ser adehesadas pero en las que la irregular carga ganadera que soportó en los últimos años propició la invasión del matorral.

El aprovechamiento ganadero es la actividad principal de las dehesas, y también su elemento esencial que ha configurado su particular paisaje y gracias al cual se mantiene. El sistema de aprovechamiento ganadero se basa en la producción simultánea y combinada de distintos tipos de ganado, siendo los ganados ovino y porcino los tipos más frecuentes en la finca de La Atalaya. Con relación al aprovechamiento cinegético, el principal es el relativo a la caza mayor y con un aprovechamiento secundario relativo a la caza menor.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio inició en 2014 los trabajos para la recuperación de este patrimonio rural de esta finca mediante encomienda a la Agencia de Medio Ambiente y Agua, y la financiación a través del Programa Operativo Desarrollo Rural 2007-2013 (FEADER). Las obras ejecutadas en la primera fase consistieron básicamente en la demolición de algunas edificaciones o partes de estas, el acondicionamiento del terreno, la ejecución de la nave ganadera, la reconstrucción de cuatro zahúrdas, la recuperación de muros y cancelas, además  del tratamiento forestal del entorno.

Dentro del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía 2014-2020 (FEADER), este año la Consejería ha encomendado a la empresa pública Tragsa la ejecución del Proyecto de Restauración del Patrimonio Cultural en el Cortijo La Atalaya T.M. Cazalla de la Sierra (Sevilla), con un presupuesto de 627.354,63 euros y un plazo de ejecución de diez meses.

El proyecto de construcción consiste en la restauración y rehabilitación del antiguo cortijo que posee la finca, que está catalogado dentro de la tipología de cortijos andaluces por la  Junta de Andalucía en el año 2009. En una comunidad como Andalucía donde la actividad agraria ha constituido históricamente uno de sus fundamentos esenciales, las edificaciones a su servicio han cobrado una presencia e importancia de primera magnitud, con una amplia variedad de vertientes de interés que abarcan desde su consideración como fenómeno constructivo a su papel central en la articulación del territorio, junto con muchos otros matices de orden social, económico y cultural.

Lo que en su día debió ser un edificio pintoresco y emblemático actualmente se encuentra en avanzado estado de deterioro. Esta intervención permitirá recuperar este bien patrimonial vinculado a la actividad agrícola y forestal, para de una parte, favorecer la restauración y puesta en valor del patrimonio arquitectónico rural originario de la finca y, de otra, hacerlo compatible en un futuro con un posible uso como equipamiento público de carácter cinegético o ecoturístico.

El objetivo principal de estas obras es la rehabilitación de la vivienda y de la capilla adosada del Cortijo La Atalaya. Lo que en su día fue la vivienda es un edificio constituido por dos cuerpos de planta rectangular, el principal de una única crujía y dos plantas, con cubierta de cercha de madera a dos aguas y tejas tradicionales de aproximadamente 1.915 m² de superficie. Posee otro cuerpo yuxtapuesto axialmente por su lado mayor, de superficie más pequeña de unos 85 m² y chimenea central, que se identifica como salón a una sola altura, con cubierta plana transitable a la que se accede por una escalera metálica exterior, formando una gran terraza mirador desde donde se puede disfrutar del espectacular paisaje de la dehesa. Este edificio sufrió una ampliación en el pasado con un tercer cuerpo rectangular prolongación de la crujía principal, de una sola planta con una superficie de unos 86m²  y cubierta plana, que se identifica como la Capilla.


Las actuaciones de rehabilitación consistirán en la consolidación de fachadas y estructuras de carga, se comunicará la Capilla con la vivienda, se sustituyen la carpintería de las ventanas por materiales metálica imitando madera. Las obras también prevén la sustitución de la cubierta de madera; la construcción de un nuevo forjado intermedio, la coloación de rejas así como de las instalaciones necesarias del edificio: red de saneamiento con un sistema de depuración, red de abastecimiento de agua potable y una nueva acometida eléctrica.

Con objeto de mantener la esencia original del edificio se ha procedido a la retirada de los elementos cerámicos de mayor valor para su posterior colocación en solerías y paredes. Igualmente, la chimenea se ha desmontado y muchas de sus piezas se recuperarán para la nueva chimenea que se reconstruirá en una de las paredes laterales del salón. Las rejas y la escalera exterior, del mismo modo, serán retiradas, reparadas y respuestas en su lugar original. Como ocurre en la mayoría de las obras de rehabilitación, los trabajos artesanales juegan un papel esencial, y por ello se está procediendo a una ingente tarea de localización de materiales similares a los existentes: Cerchas de madera, bovedillas, tejas o solerías son un ejemplo de los materiales que con su puesta en obra permiten recuperar la esencia de este emblemático edificio.

Las obras se iniciaron el pasado 26 de junio y los trabajos que se han realizado hasta la fecha han sido básicamente de consolidación y de retirada de materiales no recuperables, siendo estas tareas las más delicadas y de menor productividad. Con la llegada del otoño la obra entrará en pleno rendimiento de ejecución.

El mal estado de consolidación de las edificaciones hace que la obra tenga que ejecutarse por fases. En primer lugar, se ha procedido a retirar las cerchas de madera que conforman la cubierta a dos aguas de la planta alta del edificio principal. Se ha dejado parte de esa estructura que actuará de tirantes de forma que mantengan los muros estables. Actualmente, se está procediendo a la sustitución del forjado intermedio compuesto por viguetas metálicas, a las que se les está realizando un tratamiento ignífugo in situ. Se han estado retirando de forma que dejábamos una por cada grupo de seis que actúan como tirantes mientras se sustituyen por las nuevas. Una vez finalizada esta primera fase de consolidación del edificio podrán tener entrada en la obra el resto de oficios que requieren estos trabajos de rehabilitación. La dirección facultativa de la obra la está realizando la Agencia de Medio Ambiente y Agua. 

El valor tradicional de las dehesas

La dehesa es un sistema de uso y gestión de la tierra basado en la explotación principalmente ganadera y también forestal, cinegética y agrícola, de una superficie de pastizal y monte mediterráneo con presencia dispersa de vegetación arbórea, el cual da lugar a un agrosistema en el que la conjunción del manejo agrosilvopastoral propicia importantes valores ambientales como un uso sostenible del territorio, un paisaje equilibrado y una elevada diversidad a distintos niveles de integración.

La Junta de Andalucía es consciente de que las dehesas pueden tener comprometido su futuro debido a su baja rentabilidad económica y a la insuficiente regeneración del arbolado, que unido a fenómenos de decaimiento forestal como la seca, están provocando el progresivo envejecimiento del arbolado y su deterioro generalizado.

Dados sus importantes valores, el uso sostenible de las dehesas debe formar parte consustancial de la política agraria y de la de conservación de la naturaleza, tanto en el ámbito andaluz, como en el nacional y el supranacional. Por ello, las Consejerías de Agricultura y Pesca junto con la de de Medio Ambiente promovieron conjuntamente el Pacto Andaluz por la Dehesa, que fue aprobado por el Consejo de Gobierno el 18 de octubre de 2005.

El plan puso de manifiesto el compromiso de las instituciones andaluzas y de toda la sociedad en general para poner los medios precisos destinados a evitar la desaparición de las dehesas en Andalucía, dado su valor como elemento del paisaje andaluz y como paradigma de desarrollo sostenible hacia el que debe avanzar el modelo económico en la región. Por ello, el pacto establecía la necesidad de adoptar medidas urgentes para garantizar la conservación de las dehesas, pues, de lo contrario, la degradación continuará creciendo y se irán perdiendo los valores asociados, pudiendo incluso resultar irreversible su recuperación en muchas zonas. Además, se planteaba llevar a cabo acciones positivas para garantizar el desarrollo sostenible de estos espacios, teniendo en cuenta su carácter multifuncional y su necesaria gestión integral, y poner en valor los productos y servicios de la dehesa, desarrollando los instrumentos administrativos y normativos necesarios para lograr estos fines.

La Comunidad Autónoma de Andalucía en el ejercicio de sus competencias, mediante la Ley 7/2010, de 14 de julio, para la Dehesa, establece el instrumento normativo adecuado para fomentar la gestión integral y la conservación de estos espacios que garantice su sostenibilidad.

Esta iniciativa se suma a otras que se están llevando a cabo en este enclave para revalorizar la gestión pública de esta dehesa como son el Plan de Gestión Integral de Montes Públicos de la Sierra Norte de Sevilla, las actuaciones demostrativas de los proyectos Life bioDehesa y Life Montado o los programas de conservación de especies amenazadas y de voluntariado ambiental.

Más información: 

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea