Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Boletín de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos. Marzo 2018. Nº 9 > Espacios Protegidos

Espeleología en Sierra de las Nieves: más que turismo activo, un turismo de aventura

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  108 votos
Imagen de José González Granados

El endokarst del Parque Natural Sierra de las Nieves es el más espectacular de Andalucía. De hecho, acoge las siete simas más profundas de la región. Adentrarte en alguna de ellas, como la  GESM -un pozo natural de más de mil metros de profundidad-, es toda una experiencia. La sima Honda, y las simas del Aire, de las Grajas y de la Espada, o la conocida cueva de la Tinaja son otros ejemplos destacados.


Este espacio protegido se ha convertido, pues, en un lugar de relevancia nacional e internacional para los amantes de la espeleología, y en sus simas y cuevas se desarrollan sobre todo actividades investigadoras, pero también deportivas.


Dada la importancia de la conservación del medio subterráneo, la espeleología no está permitida en el Parque Natural Sierra de las Nieves como práctica turística. Sí es posible adentrarse, en cambio, en cuevas del entorno cercano a este espacio protegido, por el fácil acceso que brindan a personas sin experiencia.


Las actividades protagonizadas por clubes de espeleología federados sí son posibles, aunque contando con la autorización de la Administración ambiental, pues se asegura el desarrollo de esta práctica por turnos, prohibiendo la estancia de más de un grupo en cada cavidad. Además, los demandantes deben presentar un plan de rescate en caso de emergencia y, durante la actividad, tienen que llevar consigo la documentación acreditativa de su afiliación, por si se la requieren los agentes de medio ambiente. En este sector, las cavidades más solicitadas para su visita dentro del parque natural son la sima de las Lepiotas y la sima Mones.


Mención especial merecen los espeleólogos que se dedican a la exploración e investigación del interior de Sierra de las Nieves, pues el descubrimiento de todos sus tesoros no hubiera sido posible sin la valentía de estos deportistas de élite. Se trata de una práctica poco conocida y de gran dureza, ya que, con frecuencia, el avance de la marcha subterránea obliga a permanecer varios días en el interior de las simas, siendo necesaria la práctica de vivac a cientos de metros de profundidad. Además, hay que combinar diferentes técnicas de escalada, salvar angostos pasos y gateras, descender por meandros verticales formados por ríos subterráneos y, en ocasiones, bucear. Y ello con la carga de todo el material necesario para la exploración, la topografía y el fotografiado.


Pues, incluso en estos casos, se debe contar con la autorización de la Consejería de Medio Ambiente, siendo las cavidades más demandadas para su exploración e investigación la sima GESM, la Prestá, la del Aire y la del Nevero. Esta última, descrita en los años 80 del siglo XX como una cavidad de 15 metros de profundidad, apenas tuvo desarrollo conocido hasta 2016, cuando se intensificó la exploración, presentando en la actualidad una verticalidad de más de 700 metros, convirtiéndose en la tercera sima más profunda de Andalucía.

Como se recoge en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) del Parque Natural Sierra de las Nieves, hay que dar a conocer los recursos geológicos de este espacio protegido (de ahí el interés por la espeleología científica), pero sin olvidar las medidas necesarias para asegurar su conservación. Por ello, desde el Parque Natural Sierra de las Nieves se lleva a cabo este exahustivo control.

Imagen de Rafael Haro


Una compleja red de galerías subterráneas
El paisaje kárstico y la erosión provocada por importantes caudales de agua subterránea han hecho que en Sierra de las Nieves se oculte el sistema de cuevas y galerías subterráneas más complejo de Andalucía, y uno de los más importantes de Europa.


El conocimiento popular de la existencia de una profunda oquedad en los Hoyos del Pilar, en el entorno del Torrecilla, en la que se decía que si arrojabas una piedra no la escuchabas golpear contra el suelo, fue el detonante para que el Grupo de Exploraciones Subterráneas, perteneciente a la Sociedad Excursionista de Málaga, iniciara la actividad exploradora en Sierra de las Nieves. Tras dos años de búsqueda, en 1972 fue localizada y se la denominó sima Honda: 136 metros en vertical absoluta.


En torno a esta cavidad se descubrió la sima GESM, siendo lo más espectacular del momento el hallazgo del lago ERE: una galería inundada a 1.074 metros de profundidad que obligaba a continuar la exploración sumergiéndose en ella (espeleobuceo). Actualmente, es la sima más profunda (1.098 metros) de Andalucía, la 13ª de España y la 63ª del mundo.


La sima Prestá es la segunda en profundidad de la comunidad andaluza, con 803 metros de desnivel máximo; y la cuarta (tras la del Nevero) es la sima del Aire, con 658 metros. De gran complejidad topográfica, el interés de esta última radica en que se trata de una gran cavidad horizontal en la que se desarrolla una red de 11.460 metros con más de cien galerías fósiles.


El nacimiento del río Grande,
por último, es otro de los enclaves de mayor interés y supuso un hito para la espeleología cuando se vio que está conectado con la sima GESM y la sima del Aire, cuyas entradas se encuentran separadas por más de siete kilómetros.

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea