Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Boletín de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos. Septiembre 2017. Nº 3

La Reserva de la Biosfera Dehesas de Sierra Morena cumple 15 años

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  65 votos

Este año se cumple el décimoquinto aniversario de la declaración de la Reserva de la Biosfera Dehesas de Sierra Morena. Con este reconocimiento, materializado en la declaración del 8 de noviembre de hace quince años se incorporaba a la Red Internacional MaB un elemento original y valioso para las funciones de conservación, desarrollo y apoyo logístico: la dehesa. Se trata de un ecosistema cuyo patrimonio natural y cultural es excepcional y motivó que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio preservara su defensa, impulsando la Ley 7/2010 de Dehesas y el Plan Director de las dehesas de Andalucía.


La superficie de esta Reserva es de 424.400 hectáreas, la más extensa de Andalucía. Cuarenta  y tres municipios de tres provincias andaluzas: Huelva (28), Sevilla (10) y Córdoba (5) integran la Reserva, que tiene, asimismo, otras figuras de protección:

  • Parque Natural, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), Zona Especial de Conservación (ZEC) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC): Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva), Sierra Norte de Sevilla (Sevilla) y Sierra de Hornachuelos (Córdoba);
  • Geoparque Sierra Norte;
  • Monumento Natural: Dehesa de San Francisco, Cerro del Hierro y Cascada del Huesna.


Su característica fundamental es su configuración espacial como una mancha continua dominada por una sucesión de montañas y valles de distinta naturaleza. Las montañas se definen por las alturas medias-bajas, con algunas sierras de mayor altitud contrastadas por barrancos que ponen notas agrestes en la suavidad predominante. Sus alturas más comunes en torno a los 500 metros y sus extremos entre los de 80 m (en la provincia de Sevilla) y los 1.010 m (en la provincia de Huelva).

El paisaje es de dehesa tradicional, genuinamente ibérica, con extensos pastizales sombreados por longevas encinas y alcornoques, apareciendo quejigos y robles melojos o rebollos cuando las condiciones de humedad lo permiten. La reserva cuenta también con zonas bien conservadas de bosques de castaños, monte mediterráneo y bosques en galería que recorren muchos de los cauces fluviales.

Respecto al patrimonio natural destacan:

  • Especies amenazadas de fauna: águila real, águila imperial ibérica, buitre negro, cigüeña negra, colonias de murciélagos; y trucha común, entre otros.
  • Vegetación: El tipo de formación característico de la zona es el bosque representado por encinares y alcornocales. En zonas más altas, vaguadas y sitios umbríos con cierta humedad, se encuentran castaños, quejigos y aparecen retazos de roble melojo.
  • Hongos: Son muy abundantes y variados. La especie reina es la Amanita caesarea (Tana) y la Amanita ponderosa (Gurumelo). Entre las comestibles son también abundantes el Lactarius deliciosus (Pinatel o Níscalo), la Macrolepiota procera (Gallipierno, Parasol o Apagador) y los boletos comestibles (Calabaza o Tentullo).

Respecto al patrimonio cultural y el paisaje, se tiene constancia de presencia humana desde la prehistoria, que ha ido desarrollando una estructura socioeconómica en función del aprovechamiento de sus variados recursos: ganadería, minería, corcho, agricultura, caza... Históricamente tiene una larga tradición como lugar fronterizo que se materializa en los castillos y baluartes que abundan en su ámbito así como en el mestizaje de las expresiones de su cultura inmaterial.

Más información: 

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea