Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

La Consejería

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Boletín RENPA

Boletín RENPA

Fernando Molina Vázquez, semblanza humana de un ser entrañable

El pasado 7 de julio sufrimos la pérdida insustituible del que fuera uno de los más acérrimos defensores de los espacios naturales protegidos de Andalucía, Fernando Molina Vázquez, quien dedicó toda su vida profesional a la constitución, ampliación y consolidación de una red que traspasa fronteras.

Con estas líneas, quienes, a lo largo de 30 años, hemos compartido junto a Fernando Molina la gestión y pasión por la naturaleza queremos transmitir a los lectores de este boletín, del que el propio Fernando fue su precursor, nuestro respeto por esta persona clave en la sostenibilidad, conservación y acercamiento de la sociedad a la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía.

Fernando Molina era el maestro o, quizás el mago, de arreglar lo que parecía imposible. Era el ser humano capaz de ver caminos donde otros veían solo obstáculos de difícil superación. Su muro de Facebook era la barra del bar que solo un maestro de la seducción, sonrisa y alegría como él podía aprovechar para abrir caminos, que en su despacho se mostraban imposibles. Allí se resolvían asuntos que requerían un tratamiento especial más allá del momento puramente laboral. La oficina se le antojaba pequeña para desplegar su poder de convencimiento.

Todo procuraba resolverlo con una sonrisa o un chiste ingenioso, pues jamás se permitió un enfado en su carrera como funcionario de la Administración ambiental, en la que entró en 1980 (primero en el Instituto para la Conservación de la Naturaleza y después en la Junta de Andalucía). Mantuvo este esquema de vida en los distintos puestos que ocupó, relacionados siempre con la conservación de la naturaleza y la gestión de los espacios naturales.

Sin duda, los años en los que ejerció como jefe del Servicio de Coordinación y Gestión de la RENPA fueron claves para el desarrollo e impulso de esta red. Aquí creó un equipo entusiasta, gracias a su gran habilidad seductora, que posibilitaba que todos participaran en un proyecto que él hacía ilusionante.

Tenía gran capacidad para trabajar en muy diversos asuntos. Fue nombrado secretario de los consejos de participación de Doñana y Sierra Nevada, del Comité Andaluz de Humedales y del Comité Andaluz de Reservas de la Biosfera, en la Consejería de Medio Ambiente. Por ello, entrar en su despacho era tan edificante. Además, podías estar seguro de que siempre saldrías de él con una sonrisa constructiva, pues era una persona enamorada de su trabajo, que transmitía entusiasmo e ilusión por los espacios naturales, con un cariño especial que alentaba a cualquier persona que se acercaba: lo contagiaba.

Era el gran emprendedor de iniciativas difíciles, con una visión y perspectiva avanzadas. En su apuesta por la internacionalización de la RENPA, fue presidente del Comité Español de la Unión Mundial para la Naturaleza, así como miembro de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas y de la Comisión de Gestión de Ecosistemas de la UICN. Perteneció al Comité MaB español de la UNESCO. Igualmente, formó parte del Consejo de Gestores de la Red Española de Reservas de la Biosfera como gestor de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo España (Andalucía)-Marruecos.

Desde el punto de vista académico, siempre colaboró con la Universidad de Sevilla, la Universidad Pablo de Olavide y la UNIA como investigador, director, docente y conferenciante.

La divulgación y el conocimiento eran, por tanto, otras de sus herramientas para llevar los espacios naturales protegidos a todos los ámbitos sociales. Por ello, participó en un sinfín de congresos, seminarios, jornadas, campañas de difusión y publicaciones.

Fue, por ejemplo, el responsable de las distintas ediciones de La RENPA en cifras; y dirigió o coordinó otras publicaciones como Paisaje Protegido Corredor Verde del Guadiamar, Gestión del uso público de la RENPA. Estrategia de Acción, Dehesas de Sierra Morena. Reserva de la Biosfera, Reservas de la Biosfera de Andalucía y Los Parques Naturales en Andalucía.

No era raro verlo implicado en tantos proyectos a la vez, ni que en todos ellos lograra crear un ambiente de trabajo armonioso y afectivo que envolvía a sus participantes.

Sin duda, su apuesta por la sostenibilidad, que ha hecho que Andalucía sea uno de los territorios con mayor superficie de espacios naturales de Europa, y su lucha por la integración y aceptación de estos entornos en la sociedad han sido el legado profesional más importante que ha dejado Fernando Molina en nuestra comunidad.

En el plano personal, su impronta es inabarcable. Su humanidad era tan generosa e ingente que su despacho pasaba de ser el camarote de los Hermanos Marx, como él lo definía, a un confesionario donde todos diluíamos nuestras penas, mientras su bondadosa penitencia era una sonrisa para todo el día.

Fernando –genio, inteligente, vital y entrañable– DEP

    El desarrollo de este servidor WEB
    ha sido cofinanciado por la Unión Europea