Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Información ambiental

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Información Ambiental > Espacios Protegidos > Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA) > Reservas de la Biosfera > ¿Qué es una reserva de la biosfera?

Las Reservas de la Biosfera

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  71 votos
Los valores naturales y el desarrollo socioeocnómico en las Reservas de la Biosfera

 

La figura de Reserva de la Biosfera nace en 1974 en el marco del Programa Hombre y Biosfera (MaB) de la Unesco, y reconoce lugares representativos de los distintos ecosistemas presentes en el planeta. En 1979 se constituye la Red Mundial de Reservas de la Biosfera; y en 1983 se celebra el primer Congreso Internacional de Reservas de la Biosfera, de cuyas conclusiones emana el primer Plan de Acción.

De la II Conferencia Internacional de Reservas de la Biosfera (Sevilla, 1995) nacen la Estrategia de Sevilla y el Marco Estatutario de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera (1,15 MB), dos documentos que responden a una de las preguntas esenciales a las que se enfrenta el mundo hoy: ¿Cómo conciliar la conservación de la diversidad biológica, la búsqueda de un desarrollo económico y social y el mantenimiento de valores culturales asociados?

 

Las Reservas de la Biosfera son lugares donde se ensaya, afina, aplica y divulga el objetivo del Programa MaB, a saber, lograr un equilibrio entre las necesidades, a veces en conflicto, de conservar la diversidad biológica, fomentar el desarrollo económico y conservar los valores culturales. Son, por tanto, modelos reales donde aplicar métodos de trabajo que integren las necesidades sociales, culturales, espirituales y económicas de la sociedad y tengan unas bases científicas sólidas.

Estrategia de Sevilla, 1995

 

En la III Conferencia Internacional de Reservas de la Biosfera (Madrid, 2008) se aprueba el Plan de Acción de Madrid 2008-2013 (0,4 MB). Y en la siguiente (Lima, 2016), se aprueba el Plan de Acción de Lima (2016-2025) (0,3 MB), en consonancia con la Estrategia del Programa MaB 2015-2025 (0,2 MB).

Características y funciones de las Reservas de la Biosfera Subir al contenido anterior

 

Características de las Reservas de las Biosfera

 

Los espacios que se proponen y declaran como Reservas de la Biosfera han de acoger un patrimonio natural y cultural representativo y valioso para el conjunto del planeta; pero también deben contar con buenas condiciones ambientales y con una trayectoria, o una voluntad manifiesta, de trabajar por mantener e ir recuperando una relación más armoniosa entre el hombre y los recursos naturales.

Para conseguir este objetivo, las Reservas de la Biosfera se han dotado de unas funciones y una zonificación que se definen en el Marco Estatutario de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera (1995) (1,15 MB).

Las funciones son tres:

  • Conservación: contribuir a la conservación de los paisajes, los ecosistemas, las especies y la variación genética.
  • Desarrollo: fomentar un desarrollo sostenible ambiental, económico y social.
  • Apoyo logístico: propiciar apoyo a proyectos de demostración, educación y capacitación sobre el medio ambiente; de investigación y observación permanente en relación con la conservación y el desarrollo sostenible a nivel local, regional, nacional y global.

La zonificación que se establece en las Reservas de la Biosfera se divide en:

  • Zona núcleo: donde predomina la conservación, por lo que debe estar declarada como espacio natural protegido.
  • Zona tampón: donde se combina conservación y uso humano.
  • Zona de transición: donde se fomentan y practican formas de explotación sostenible de los recursos.

Las funciones y la zonificación de las Reservas de la Biosfera se entrelazan, expresando muy bien la idea de integración de esta figura: cada una de las zonas cuenta con una función predominante, pero en ningún momento son excluyentes. Todo el territorio declarado como Reserva de la Biosfera debe ser entendido como un continuo, donde, a través de un acertado uso humano, se trabaje a favor de la preservación de los recursos naturales y el bienestar de su población.

Se trata, pues, de un modelo de carácter práctico, donde se desarrollan experiencias para orientar la gestión hacia la sostenibilidad de una forma participada y acordada por parte de responsables políticos y agentes sociales y económicos. Estos atienden, además, a los conocimientos y criterios de actuación de científicos, especialistas y conocedores de las técnicas de manejo tradicionales de los recursos naturales.

 

Designación y evaluación Subir al contenido anterior

 

 

Es a través de las experiencias de sostenibilidad, que implantan los habitantes de una Reserva de la Biosfera, como verdaderamente se pone en práctica el objetivo de conciliar conservación con progreso humano, finalidad que persigue esta figura de la Unesco.

La designación y la evaluación de las Reservas de la Biosfera se realizan a partir de unos formularios que facilita el Programa MaB.

  • Designación

El objetivo del formulario es realizar una descripción exhaustiva de todas las características naturales, sociales, ambientales, socioeconómicas y culturales del ámbito; así como de los instrumentos de planificación, gestión y participación con los que se propone dotar para el cumplimiento de sus funciones.

La elevación de nuevas propuestas o ampliaciones de Reservas de la Biosfera al Consejo Internacional de Coordinación del Programa MaB se realiza a través de los comités nacionales.

Formulario de propuesta de Reserva de la Biosfera (0,6 MB).

  • Evaluación

Las Reservas de la Biosfera se someten a una evaluación cada diez años, la cual se encarga a un equipo de científicos independientes.

Revisión periódica de Reservas de la Biosfera (0,5 MB).

 

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea